Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘sueño’

Vídeo

INSOMNIO: ¡TU CONSCIENCIA NO TE DEJA DORMIR!

Te dejo una reflexión sobre el insomnio: causas oficiales, causas extraoficiales y cómo solucionar el problema.

VICENT GUILLEM: LAS LEYES ESPIRITUALES

Perdona que insista pero ¿no sería mejor para todos tener un recuerdo consciente de cómo funciona el sistema de las reencarnaciones sucesivas, para conseguir que los espíritus evolucionen?

La evolución espiritual sólo es auténtica cuando ha sido elegida verdaderamente, por decisión propia del espíritu. Si el espíritu fuera consciente en todo momento de la presencia de seres superiores tutelando su progreso, no actuaría libremente, sino condicionado por la presencia de sus guías. Le pasaría igual que al niño que actúa de una forma en presencia de sus padres o sus maestros, por temor o por respeto a éstos, mientras que, en su ausencia, actúa de forma diferente, más de acuerdo a como es en realidad, ya que se siente más libre, al no haber ningún adulto que lo pueda amonestar si hace alguna travesura. Durante el tiempo que el espíritu está desencarnado en el mundo espiritual, la presencia de los seres superiores tutelares es más manifiesta. La encarnación en el mundo físico en las condiciones a las que os enfrentáis, es decir, sin recuerdos ni manifestaciones evidentes de una supervisión superior, pretende que el espíritu actúe con total libertad, sin ningún tipo de coacción, para que sea él mismo a través de sus propias experiencias el que decida lo que quiere.

Entonces ¿quiere decir que uno no puede ser consciente de la realidad espiritual mientras esté encarnado?

Tampoco es eso. Si así fuera no estaríamos hablando tú y yo sobre ello, ya que ahora mismo tú estás encarnado. El que quiera sinceramente profundizar en la realidad espiritual obtendrá las respuestas y la ayuda espiritual que necesita. Mira el ejemplo en ti mismo. Has empezado a hacerte preguntas fundamentales y a buscar sinceramente y vas obteniendo respuestas. Pero la mayoría prefiere mirar hacia otro lado. La gran curiosidad que tenéis por averiguar cómo funciona materialmente el Universo es la que os impulsa a realizar descubrimientos científicos cada vez más importantes. También en lo espiritual el espíritu necesita responder a sus interrogantes para sentirse realizado y a través de la búsqueda de las relaciones causa-efecto se van consiguiendo descubrir realidades que permanecían ocultas a simple vista.

¿Y cómo va a suceder eso? ¿Cómo vamos a obtener una respuesta?

El espíritu puede conocer esta realidad espiritual aparentemente oculta cuando pone empeño en profundizar en sí mismo, porque las leyes espirituales están escritas en el espíritu. Hay algo en el espíritu que le permite reconocer lo verdadero de lo falso cuando se le pone enfrente. Ese algo es la voz de la conciencia, la voz del sentimiento, que es cada vez más clara a medida que el espíritu está más evolucionado. Si nos paráramos a escucharla de vez en cuando, obtendríamos muchas respuestas. Pero deberá ser por el propio esfuerzo y voluntad que se vaya logrando conocer la realidad espiritual, que es también la realidad de uno mismo. Por eso hay un proverbio muy antiguo que dice: “Conócete a ti mismo y conocerás el Universo”.

Y de esta forma ¿no se está abandonando al espíritu a su propia suerte, como el niño pequeño que es abandonado por sus padres?

No se le abandona, los espíritus guía siempre están ahí ayudando. Nos sugieren sutilmente las respuestas cuando tenemos preguntas que sinceramente no sabemos resolver. Lo que pasa es que en vosotros mismos existen tantos miedos y tabúes que a vuestros hermanos del mundo espiritual les resulta muy complicado ayudaros, ya que no admitís respuestas que no encajen con vuestros prejuicios y arquetipos.

¿Qué quieres decir?

¿Quieres un ejemplo? Mirad vuestra actitud frente a la muerte. Hoy por hoy, la muerte es un tabú para la sociedad occidental y cada vez que desencarna un espíritu se desata una verdadera tragedia entre los familiares y seres queridos. ¿Y por qué? Porque no queréis ver las evidencias que se os están dando respecto a la supervivencia del espíritu después de la muerte, simplemente porque para explicarlo tendríais que cambiar vuestro paradigma actual. Cuando los espíritus que han pasado al otro plano intentan despedirse y tranquilizar a sus seres queridos manifestándoseles de alguna forma, siempre hay una tendencia a no creer en lo que se vive y percibe, simplemente porque creéis que no es posible, porque no encaja en vuestros esquemas mentales, y la mente le hace creer a uno que se trata de una alucinación motivada por el estado de shock. Por un lado está la influencia de la Religión, que ofrece una explicación de la muerte y de lo que viene después basada en obtusos dogmas poco creíbles y no en las evidencias y los testimonios reales, y que opina que cualquier contacto con el mundo espiritual no supervisado por ellos, o bien es pura imaginación o, como ocurrió en épocas pasadas, “es cosa del demonio”, alentando el miedo a cualquier contacto con el más allá. Por otro lado, está la Ciencia Materialista, que sólo cree en lo que puede medir con sus aparatos, y que se niega a investigar seriamente el tema, obstaculizando al máximo el trabajo de unos pocos, pero valientes investigadores, que han convivido con enfermos terminales y con pacientes que han tenido experiencias cercanas a la muerte, que sí se han atrevido a dar el paso de intentar descorrer el velo. El resultado final es que la gente que está pasando por ese trance y sus seres queridos se encuentra en el más absoluto desamparo emocional, porque no encuentra ninguna explicación creíble ni ninguna esperanza consoladora.

¿Y qué ha que hacerse para recibir ayuda del mundo espiritual?

Es muy fácil. Sólo hay que pedirlo. Se trata de intentar enviar un mensaje telepático desde el sentimiento a través del pensamiento al mundo espiritual, y esperar a ver qué sucede. Simplemente se trata de exponer lo que a uno le pasa y lo que uno necesita, y pedir ayuda. Los espíritus guía están ahí para captar esos mensajes y actuar en consecuencia. Si lo que pedís lo hacéis de forma sincera, de corazón y lo hacéis con la intención de lograr vuestra mejora espiritual, no tengáis duda de que obtendréis una repuesta. Esta es la autentica forma de orar, y no el repetir una y otra vez un motón de frases con alabanzas a Dios, Jesús, o la Virgen que no tienen ningún significado ni para vosotros ni para el mundo espiritual.

¿Y cómo se contacta con el o los espíritus guía? Es decir, cómo es esa ayuda que viene del mundo espiritual, ya que yo no tengo conciencia de haber contactado nunca con ningún espíritu de ninguna forma, ni verbal ni visual.

Querrás decir hasta que empezaste a contactar conmigo, porque yo no estoy encarnado actualmente. Pero entiendo lo que quieres decir, ya que esta no es la forma habitual de contacto. Si la ayuda que recibís no es evidente para vosotros es porque esta ayuda se da de manera muy sutil, para no interferir en vuestro libre albedrío, y sólo se da cuando el espíritu lo necesita y esta receptivo para recibirla. El espíritu guía se comunica con vosotros mentalmente, a través de la voz de la conciencia. También el resto de espíritus os hablan mentalmente y os sugieren ideas dependiendo del tipo de inquietudes que tengáis. Por tanto, en la voz de la conciencia de cada uno hay una parte que viene el mundo espiritual, tanto de los guías como de los hermanos espirituales. Pero también hay una parte de nuestro propio yo espiritual, que alberga la sabiduría de incontables encarnaciones. En cualquier caso, esa voz intenta aconsejaros y ayudaros a resolver vuestros problemas, para que de cada circunstancia de la vida, sea ésta dolorosa o feliz, saquéis el mayor provecho posible para vuestra evolución espiritual, para que os sirva en vuestro proceso de eliminación del egoísmo y en vuestro aprendizaje de lo que es el amor incondicional. Para poder percibir esta ayuda hace falta creer que es posible, estar dispuesto a hacer las preguntas que necesitáis responder y estar dispuesto a hacer caso de las respuestas que os llegan desde la voz de la conciencia.

¿Tiene que ver esto con la meditación?

Sí. Desde el punto de vista espiritual, meditar es intentar desconectar de los problemas diarios para alcanzar un estado de serenidad que permita escuchar la voz del interior que nos ayude a mejorarnos, a ver nuestros defectos y a empezar a vivir desde el sentimiento. Meditar implica analizarse a uno mismo para conocerse a uno mismo, descubrir cuándo actúa uno con el egoísmo y cuando por lo que siente. No importa qué método utilicemos para conseguirlo, si es más o menos estético, porque ya no es lo que se hace sino con la intención con la que se hace, y a veces nos quedamos con la apariencia pero no con el fondo. Lo digo porque hay mucha gente muy flexible y que tiene gran habilidad para colocarse y aguantar en posición de loto durante horas, que respira profundamente, dejando su mente en blanco, pero que una vez sale de la relajación continúa con sus malos hábitos espirituales y que se convence a sí misma de que es espiritual sólo porque practica una técnica de relajación determinada. Esto último no es meditar, sino sólo aparentar.

Ya pero, ¿cómo oír la voz de la conciencia? A mí eso me parece muy difícil. Es decir, ¿cómo distinguir entre un pensamiento que viene de la conciencia y cualquier otro pensamiento común de nuestra mente? Yo no lo veo nada fácil

Para que podáis oír claramente la voz de la conciencia tenéis que intentar acallar por un rato el parloteo de vuestra mente, liberarla durante esos momentos de las preocupaciones cotidianas. Buscad un momento de tranquilidad al día para estar con vosotros mismos, para meditar sobre vuestros males y vuestras actitudes del día, y entonces, si lo hacéis sinceramente, se os ayudará a encontrar las respuestas que necesitáis y se os reconfortará para que afrontéis con mayor entereza vuestras pruebas. La voz de la conciencia no es complaciente, no es parcial, no miente, y dice cosas que pueden molestar a nuestro egoísmo. Hay personas que tienen el canal de comunicación espiritual más abierto, porque confían en esta forma de percepción y han puesto su voluntad para mejorarla, y pueden distinguir entre una respuesta conseguida por reflexión propia o una dada por los espíritus guía, pudiendo establecer un diálogo consciente con ellos.

¿Y esta es la única forma en que se nos ayuda desde el mundo espiritual?

No. También recibís todos una ayuda más directa durante el sueño. Mientras el cuerpo duerme, el espíritu se despega por unos momentos del plano físico para acceder al plano espiritual, encontrándose con sus guías y seres queridos que le echarán una mano para resolver los problemas del día a día y darle fuerzas para continuar. Es decir, que todos realizáis viajes astrales durante la noche, aunque no de manera consciente. En la mayoría de gente, este contacto con el mundo espiritual vivido durante el sueño no se recuerda con total claridad, sino que sólo aparece en forma de imágenes y recuerdos más o menos nítidos, los sueños, que contienen en sí mismos ayudas espirituales encriptadas que ayudan a ver más claramente lo que cuesta tanto ver en estado de vigilia. Por esto es tan importante dormir bien para estar bien anímicamente, porque cuando la persona no duerme se impide a sí misma entrar en contacto directo con el mundo espiritual y recibir la ayuda y el aliento que necesita para afrontar las pruebas del mundo físico.

¿Entonces los sueños son recuerdos de viajes astrales?

No siempre. La mayoría son preocupaciones mentales. Pero algunos son recuerdos más o menos nítidos sobre viajes astrales, muchos en clave simbólica.

¿Entonces los sueños tienen una interpretación?

Los que son ayudas del mundo espiritual sí tienen interpretación. Existen símbolos comunes para todos. Normalmente en el propio símbolo está la clave para la interpretación el sueño. Los toros representan pruebas o tentaciones materiales. Los niños, el sentimiento. El agua, la sensibilidad. Si está limpia es que la sensibilidad también lo está. Si el agua está turbia es que hay algo oscuro en esa sensibilidad. Puede representar intenciones egoístas. Una casa representa el interior espiritual. Si alguien entra en una casa por una ventana y no por la puerta es que no es sincero, esconde algo, o intenta manipular. Andar por caminos con mayor o menor dificultad, bien a pie o bien conduciendo un vehículo suele representar el camino espiritual y los obstáculos que se encuentran en ese camino representan las pruebas que vamos a ir encontrando. Los helados pueden representar la complacencia. Caer hacia abajo significa un bajón emocional, una depresión.

Ya pero, ¿y si no sabes el significado de cada símbolo?

Se puede aprender a interpretarlos. Generalmente, en el propio sueño está la clave de la interpretación y el propio espíritu intuye si el sueño es o no importante, y si tiene que ver con algo de sí mismo. Si uno mismo no sabe interpretarlos, el mundo espiritual le da las pistas que necesita para poder hacerlo. Pero primero hace falta tener la voluntad de querer profundizar en uno mismo y en los sueños que se nos dan para ayudarnos en ese proceso.

¿Por qué la ayuda se da en forma de clave y no directamente?

Para no vulnerar el libre albedrío del espíritu, y para que sea él mismo el que trabaje por su propia evolución. El buen profesor de matemáticas sabe que si quiere que sus alumnos aprendan de verdad, no debe dar directamente las soluciones de los problemas matemáticos que plantea, sino que debe ayudar a que éstos los resuelvan por sí mismos, dándoles las indicaciones justas y precisas cuando por su capacidad les resulta imposible seguir adelante. Con el espíritu en evolución ocurre lo mismo. Si se le diera la solución directamente no se esforzaría él mismo en resolver sus propias pruebas espirituales y no avanzaría. Se volvería cómodo, esperando a que sean sus guías los que resuelvan sus problemas. Tampoco sería justo decirle a alguien la decisión que debe tomar porque eso sería una interferencia en su libre albedrío. El espíritu ha de decidir por sí mismo. Las pistas que se le dan son necesarias, porque hay ciertos detalles importantes que al espíritu se le escapan, y necesita conocerlos para poder resolver los problemas por sí mismo. Cuando el espíritu es totalmente consciente de su problema y tiene la capacidad para resolverlo por sí mismo, pero por su propia voluntad decide no hacerlo, entonces no se le da ayuda, porque no la necesita. Sería tan inútil como ir a repartir comida a un barrio de gente rica, que por sus propios medios puede conseguir la comida que se le ofrece.

LAS LEYES ESPIRITUALES
Vicent Guillem
http://lasleyesespirituales.blogspot.com

TERAPIA DE LUZ

Fuente: Aire de Luz - Salud Integral (http://www.airedeluz.com/)

Fundamentos sobre la Luz

La Luz es considerada por la ciencia moderna como una onda (vibración) y materia al mismo tiempo (algo impensable antes del comienzo del siglo XX, antes del advenimiento de la ciencia cuántica).

Nuestro concepto cotidiano de la Luz tiene mucho que ver con la energía que nos brindan las estrellas, y el sol en particular (por su proximidad), y las fuentes de iluminación más o menos naturales, que nos permiten conocer nuestro exterior y nos brindan información vital para nuestra supervivencia. Es conocido que el mundo vegetal normalmente absorbe de la luz solar las longitudes de onda que no incluyen la luz verde para sus procesos de fotosíntesis (por eso las vemos verdes).

En el contexto de la conciencia y de la bioenergía, la Luz es información, es geometría sagrada disponible de una forma más o menos libre, descodificada y pura. Es por tanto la capacidad de interpretar la Luz lo que permite al ser humano alinearse a un determinado nivel de conciencia.

La oscuridad no es sino una manifestación de la misma Fuente que ha creado la Luz. Es un elemento más de nuestro escenario de experimentación, una herramienta para nuestro quehacer en la dualidad, y aunque existe una escuela de desarrollo espiritual basada en la oscuridad nosotros aquí nos limitaremos a considerar la oscuridad como la ausencia de Luz, de información. La ausencia de información te vuelve vulnerable, te encadena a ciertos prejuicios o procesos mentales que tienen una visión muy parcial de la realidad.

Nuestro cuerpo de Luz o alma es nuestro cuerpo de experimentación menos denso, con mayor frecuencia vibracional. Su cometido es el de permitir al Espíritu encarnar (tomar los otros tres cuerpos más densos). Nuestra alma no envejece, ni enferma (tal y como lo entendemos nosotros), aunque si se deprime (no es una depresión mental ni emocional) en el sentido que disminuye (o aumenta) su vibración.

Nuestro alma tiene como objeto aumentar su vibración. Y eso se produce cuando estás al servicio de ti mismo y te comprometes con tu evolución (aceptando y invocando cambios en tu vida). Es así cuando realmente estás al servicio de los demás, y no sacrificandote por los demás o yendo a “salvar” a otros; el servicio es hacer el trabajo en ti mismo y vivir de manera que todos cuantos entren en contacto contigo se vean afectados “positivamente” (en evolución y no en involución) por tu viaje. Aunque realmente hasta la oscuridad realiza su parte del trabajo para que puedas evolucionar.

Toda ayuda a la evolución se ve equilibrada por un “despiste/zancadilla” por parte de la oscuridad, en un intento de hacer el camino “más interesante”, “más complejo” y al mismo tiempo “más divertido”. Evidentemente a nuestra parte mental le cuesta entender esto.

Fundamentos sobre la conciencia

Se dice de la conciencia que es el testigo inalterable, desde el no tiempo, que enciende la Luz del ser.

Desde un punto de vista terapéutico cabe mencionar que nuestra mente, esa magnífica herramienta, toma el control de nuestras vidas en un intento absurdo por evitar el dolor y el sufrimiento, o, en caso extremo, lo que ella entiende por la muerte. A causa de esta identificación con nuestra mente, perdemos la conexión con nuestras emociones, con nuestro corazón, y con nuestro cuerpo físico, es decir con la inteligencia de nuestras células. Lo que decimos a menudo no se corresponde con lo que pensamos, y esto puede ser incluso lo opuesto de lo que sentimos.

Nuestras reacciones se convierten en automatismos cuando cerramos nuestro corazón: incapacitados voluntariamente para sentir porque no sabemos ni reconocer nuestras emociones, ni aceptarlas, ni dejarlas ir.

Nuestra mente crea escenarios ficticios para justificar sus propias mentiras. Vivimos así en un “sueño”, en un escenario creado a nuestra propia conveniencia (aunque esté llena de sufrimiento) porque nos apegamos a lo que nos dicen nuestros limitados sentidos.

Nuestro nivel de conciencia global es el nivel más bajo alcanzado por nuestros tres cuerpos más densos, es pues nuestro nivel de vibración, nuestro nivel de “crecimiento espiritual” como seres encarnados, o, lo que es lo mismo, nuestro nivel de integración con el cuerpo de Luz.

Un poco de historia

Hace unos 100.000 años el desarrollo humanoide en el planeta adquirió o se benefició de un nuevo mecanismo espiritual en el ADN (se plantaron las semillas de la iluminación en el ADN del ser humano), convirtiendo a la Tierra en el único planeta de libre albedrío de su tiempo.

Algunos elementos a considerar:
Hace aproximadamente 40.000 años se desarrolló una civilización con la más grandiosa sociedad que el planeta haya conocido, grandiosa en conciencia. Esta civilización fue Lemuria y su objetivo fue construir el registro akáshico del planeta. Los lemurianos no se reencarnaban en lemurianos.
En la Atlántida, aprox. 30.000-10.000 años, se trabajó para potenciar la separación del cerebro humano izquierdo del derecho, para separar la lógica de las emociones. Además se alcanzó un nivel de desarrollo tecnológico extraordinario que visaba potenciar todas las habilidades propiamente masculinas (yang), alejaba a los seres humanos (a las masas) de sus facultades espirituales y los marginaba a niveles de conciencia cada vez más bajos.
Las Escuelas de misterio de Egipto eran escuelas iniciáticas que pretendían perpetuar los conocimientos de las leyes espirituales que ya se conocían en la Atlántida y Lemuria.
Jesús de Nazaret realizaba imposición de manos para sanar a los niños. Dasira Narada (1846-1924) funda la Escuela de la técnica Zen (en sánscrito Dhyana), terapia que canaliza la energía universal a través de los chakras. Mikao Usui (1865-1926) funda la Escuela de Reiki que también establece un sistema de armonización natural al canalizar energía vital universal.
A mediados del siglo XX se demuestra científicamente que los seres humanos estamos unidos por campos morfogenéticos y se valida la “teoría del centésimo mono” (si un número suficientemente grande de personas (masa crítica) adquieren un nuevo conocimiento o forma de ver las cosas, esto se propaga a toda la humanidad).
Bert Hellinger (1925) crea la terapia de Constelaciones Familiares uniendo la terapia Familiar Sistémica y la Programación Neurolingüística.
Aire de Luz se inicia en la práctica de una terapia de conciencia que funde la clarividencia y las líneas energéticas familiares, para unir el pasado, el presente y el futuro, y descubrir tus mejores potenciales.

La clarividencia

La clarividencia es una facultad extrasensorial que permite a una persona “ver” más allá del velo que nos imponen nuestros ojos físicos, como por ejemplo:
el estado energético de una persona (chakras, bloqueos, implantes, …),
los guías que están con una persona,
los seres o entidades que acompañan a una persona,
los registros akashicos de una persona,
las personas o energías que se desenvuelven en la vida de una persona (personas vivas, difuntos, …),
los potenciales de una persona.

La clarividencia está estrechamente relacionada con las glándulas Pineal y Pituitaria. Es una facultad innata, que poseen todos los seres humanos sin excepción, pero que sólo está activada en ciertas personas (aunque realmente deberíamos decir que lo que está activado o no es específicamente ese inhibidor extrasensorial).

Un clarividente no utiliza cartas, bolas, velas, ni ningún soporte físico para desarrollar su visión.

En terapia la clarividencia se demuestra una herramienta muy potente, para desemboscar las falsas envolturas y abrir a la Luz aquello que nos hace sentir pequeños, aquello que nos limita, o simplemente aquello que nos impide ser.

¿Por qué una Terapia de Luz?

No existen dos sesiones de terapia de Luz idénticas. Para describir una sesión utilizaremos un símil.

Imagínate en una habitación, tu dormitorio. Toda tu vida la has hecho en esa habitación. Nunca has salido fuera y de hecho crees conocer tan bien tu habitación que te desenvuelves sin ningún tipo de luz y no piensas necesitar encenderla.

En un momento dado, sientes que estás dando vueltas, que te tropiezas siempre con el mismo mueble y presientes que debe “haber algo más” que se te escapa, pero no llegas a saber qué es.

De repente alguien enciende la luz de tu habitación (ese alguien siempre eres tú, con ayuda o sin ella), y descubres un espacio nuevo, obstáculos que no habías visto antes, puertas que no habían sido abiertas, persianas bajadas, y lo más importante, un mapa y unas llaves (o claves).

Pronto comprobarás que la realidad muchas veces está oculta tras un velo de apariencias.

No todo el mundo necesita un clarividente en su camino. No todos los clarividentes son terapeutas.

Cuando un clarividente aparece en tu vida quizás sea una señal de que la magia ha llamado a tu puerta, es magia de la buena porque tú eres un verdadero mago y el clarividente sólo te ayuda a recordarlo.

¿Cuál es la clave más común?

En la práctica clínica se demuestra que cada problema personal está marcado por la ausencia de amor. El problema es el amor en si mismo. El problema existe ahí donde hay una ausencia de amor, y lo importante es saber que si dejas fluir el amor, el problema se solucionará.

Los problemas de tu mundo exterior provienen de una emoción interior. La emoción es la manifestación interior que iguala a la cuestión en el exterior. Esta cuestión es la manifestación externa de la emoción y cada emoción es en cierta forma “ausencia de amor”.

Comprende esta paradoja: en el ahora hay amor (cada una de las emociones proviene del pasado). En el ahora hay cuatro emociones básicas: Enfado, Tristeza, Miedo y Amor. Evidentemente preferirías eliminar los sentimientos de enfado, tristeza y miedo y sentir sólo la bendición del amor, pero debes entender que los sentimientos del enfado, tristeza y miedo son una guía en tu camino para encontrar el amor.

Hace miles de años, en tiempos de la Atlántida, se produjo la desconexión de los seres humanos con la Madre Tierra (que representa a la Madre Divina). Todos tus problemas con tu propia madre son un reflejo directo de lo que pasa con la Madre Tierra. Observa las relaciones de tus padres. Cuando las barreras desaparezcan, cuando los bloqueos se disuelvan, tu conexión con la Madre Tierra será más fuerte, y de esta forma tu vida se volverá más poderosa, hermosa y expresiva.

Siempre son aquellos que se encuentran más cerca de ti los que más te lastiman. El plano terrenal ha sido estructurado de tal manera que tendrás que alcanzar las profundidades de tu “locura” para poder encontrar el perdón hacia aquellos que te brindaron amor y aquellos que te infligieron dolor. Siempre está estructurado de tal manera que haya justamente suficiente en tu interior para romper esos grilletes y a través de esto puedas avanzar hacia el próximo nivel de conciencia.

Tus sueños son tu orientación. Aquellos que no se sienten merecedores de vivir sus sueños encontrarán dolor y resistencia en la vida. Cuanto más te alejas de tus sueños más intenso se hace el dolor del cuerpo (un dolor que se convertirá en enfermedad). Si estás dispuesto a cambiar tus esquemas mentales y asomarte a tus emociones, obtendrás un regalo que es la liberación, un cambio en tu sistema de creencias y en tu forma de vivir.

La clave más grande con respecto a lo que eres, son tus padres, aquellos que están siempre más cerca de ti. Aún en el caso de que hayas sufrido un abuso a manos de un extraño, encontrarás que ese abuso se encuentra en algún lado en las energías de tus padres (no importa cuan secreto, cuan profundo, cuan oscuro o cuan oculto). El abuso siempre fluye a través de uno u otro de tus padres. Tus padres se unieron porque ellos son espejos el uno del otro. Ese espejo es exactamente igual. Es un reflejo de ti, de tu interior.

JEAN-PIERRE GARNIER MALET: EL DESDOBLAMIENTO DEL TIEMPO

PUBLICADO EN EL PERIÓDICO “LA VANGUARDIA”, principal diario de Catalunya.

Jean-Pierre Garnier Malet, padre de la teoría del desdoblamiento del tiempo “Nosotros, como el tiempo, también nos desdoblamos”

IMA SANCHÍS – 09/11/2010

Tengo 70 años. Vivo en París. Casado, 2 hijos y 3 nietos. Soy doctor en Física, mi especialidad es la mecánica de los fluidos. La política debe sustentarse en la tolerancia. Tengo la certeza de que hay que pensar en los demás como nos gustaría que los demás pensaran en nosotros

Su teoría ¿está avalada por la ciencia?

La respetada revista American Institute of Physics de Nueva York y su comité científico la han validado publicándola en el 2006 porque es una teoría que ha permitido, primero, prever, y luego, explicar la llegada de planetoides al sistema solar. ¿Quiere que le explique para qué sirve la ley del desdoblamiento del tiempo?

Sí, pero sencillito.

Tenemos dos tiempos diferentes al mismo tiempo: un segundo en un tiempo consciente y miles de millones de segundos en otro tiempo imperceptible en el que podemos hacer cosas cuya experiencia pasamos luego al tiempo consciente.

¿Y todo eso sin enterarnos?

Exacto. Tengo una síntesis instantánea de un análisis que he realizado en otro tiempo aunque no tenga la memoria de ello.

¿Así funciona el tiempo?

Sí, en cada instante presente tengo un tiempo imperceptible en el cual fabrico un futuro potencial, lo memorizo y en mi tiempo real lo realizo.

¿?

Tenemos la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en nuestro cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible.

¿Como en el cine, que sólo vemos 24 imágenes por segundo?

Sí, la número 25 no la vemos, es subliminal. En publicidad se ha utilizado ese tipo de imágenes para influir con éxito en nuestro comportamiento, lo que ha mostrado que lo subliminal es accesible a nuestra memoria. El desdoblamiento del tiempo ha sido probado científicamente y la teoría ha dado justificaciones a escala de partículas y a escala de sistema solar.

Tenía entendido que las leyes de la cuántica no se aplicaban a las cosas grandes.

El fenómeno del desdoblamiento del tiempo nos da como resultado el hombre que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real.

¿Nuestro otro yo cuántico crea nuestra realidad?


Podríamos decir que entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. En física se llama hiperincursión y está perfectamente demostrada.

¿Estoy desdoblada como la partícula?


Sí. Y sabemos que, si tenemos dos partículas desdobladas, ambas tienen la misma información al mismo tiempo, porque los intercambios de energía de información utilizan velocidades superiores a la velocidad de la luz. ¿Conoce el principio de los gemelos de Langevin?

No.

En los años 20, Paul Langevin demostró que si un gemelo viajaba a la velocidad de la luz, envejecía menos que el que se quedaba quieto. A Langevin no le creyeron. Hubo que esperar 50 años: en 1970, gracias a los relojes atómicos, se comprobó esa ley.

Entonces, en ese tiempo imperceptible pasó mucho tiempo.

Exacto: si puedo viajar a velocidades prodigiosas, un microsegundo se convierte en un día entero. Cuando regreso, no sé si me he ido, puesto que he estado ausente un microsegundo.

Estupenda propiedad, ¿pero quién es el que viaja?, ¿yo?


Existe otra propiedad conocida en física: la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía). Somos a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias.

¿Y cómo asimilamos esa información?


En el sueño paradoxal, cuando estamos más profundamente dormidos y tenemos nuestra máxima actividad cerebral, se da el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y es ese intercambio el que le permite arreglar el futuro que ha creado durante el día, lo que hace que al día siguiente su memoria esté transformada.

Vaya.

El intercambio se realiza a través del agua del cuerpo. Ese intercambio de información permanente es el que crea el instinto de supervivencia y la intuición.

¿Fabricamos potenciales por medio de nuestro pensamiento?

Así es. Si por ejemplo pienso en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede sufrirla usted u otro. De manera que la conclusión es: “No pienses en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran en hacerte a ti”. No es una ley moral ni filosófica, es una ley física.

Es difícil controlar el pensamiento.

De día, mucho; pero justo antes de quedarnos dormidos tenemos un minuto, y basta con que durante ese minuto controlemos: esa es la manera de conectar con esa parte energética, llamémosla el doble, para pedirle que solucione los problemas.

¿Es como una oración?

No: es una relación, y hay que dejar totalmente las riendas al otro; las noches están para eso. La noche no sólo permite borrar potenciales no deseados, sino que también nos guía los pensamientos del día siguiente.

martes, 09 de noviembre de 2010

La web del científico: http://www.garnier-malet.com/

ASPECTOS MÉDICOS DE LOS BIORRITMOS

Convertimos la noche en día, trabajamos demasiado pronto o demasiado tarde, no nos concedemos pausas. A la larga, sin embargo, el biorritmo no se puede ignorar y la lucha contra el sueño no se puede ganar. Las consecuencias para el cuerpo son catastróficas.

En un mundo de alta tecnología dominado por las máquinas, el hombre se ha convertido en el factor de riesgo número uno. Las fábricas y centrales energéticas funcionan las 24 horas, día y noche; los trenes, camiones y barcos reparten mercancías alrededor del globo “just in time”. El organismo humano no puede seguir este ritmo. Así que sencillamente se toma un respiro y nos manda a los humanos a dormir.

Nuestra sociedad nonstop está a punto de colisionar con nuestro „reloj interior. Pues en todos los seres vivos, incluso en los unicelulares, cada función corporal rendimiento, humor, cansancio tiene altos y bajos que, en el caso del hombre, se repiten a lo largo de cada 24 horas, pero también a lo largo de meses o años.

Toda vida está sometida a un ciclo de tranquilidad y actividad dice el cronobiólogo Scott Campbell, de la Cornell University (Nueva York).

Vídeo en 2 partes.