Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘ser uno’

EL PLACER DE SER EL OCÉANO

Fuente: centronagual.es

Somos el mismo mar: Es una experiencia difícil de explicar, pero de tal intensidad que resulta especialmente terapéutica desde un punto de vista psicológico. Es la sensación de pertenecer a la naturaleza misma, de ser naturaleza, y esta sensación es tan imborrable que despierta en nosotros el interés por vivir contemplativamente todo lo que nos rodea. Entonces ya no observamos un árbol, sino que somos el árbol. No vemos la luz, somos la luz. Y así con las estrellas, las nubes, el firmamento y todo aquello en que nos dejamos fluir. Pero lo más importante es descubrir que este aspecto también funciona con los demás. Entonces somos más que hermanos, somos el otro, somos la humanidad entera. Nuestro ego se disuelve y se vuelve uno y solidario con los demás, porque la experiencia nos está demostrando que así es». Saúl Martinez.

HOY HE RECIBIDO ESTE EMAIL

Queridos todos,

El siguiente escrito es de una claridad tan pura y tan acertada para el presente que estamos transitado, que sería una pena dejarlo pasar, sin tomar la decisión de leerlo.

Gracias!
Eduardo

Los Secretos del Subconsciente
Factor diferencial

Si existe algo que con dificultad digerimos los seres humanos, es el concepto de que estamos unidos, de que no hay separación entre nosotros y que por lo tanto hay una sola mente que piensa a través de cada individuo, generando así una conciencia colectiva, una memoria celular o un subconsciente; siendo las tres, afines en cuanto a su contenido y significado. Lo que sucede con todos nosotros es que observamos ahí afuera y vemos personas que consideramos “malas” o “equivocadas” porque matan, roban, engañan y lastiman; así que miramos hacia nuestro supuesto interior y pensamos: “yo jamás haría algo así” cuando en realidad lo estamos haciendo, de hecho estamos siendo todo eso y más a la vez.

Para comenzar a desenredar un poco estos hilos que entretejen una verdad que puedes aceptar o rechazar, debes recordar que antes que nada, eres y serás siempre energía. Si examinas cualquier parte de tu cuerpo con el microscopio adecuado podrás darte cuenta de que eres un baile eterno de partículas diminutas con carga eléctrica, de que toda(o) tú, eres un destello en el vasto universo y que estás unida a todo lo que es igual o afín contigo de manera permanente. Entonces cada pensamiento que tienes también está hecho de lo mismo que tú, por lo tanto cada pensamiento es energía, lo que significa que cuando piensas en algo o en alguien, extiendes un hilo elástico, infinito e invisible hacia esa situación o persona y este hilo que transporta energía vital, se va haciendo más fuerte en la medida en que continúes pensando con la misma intención.

De ahí nace esa comunicación no verbal, así también se desarrolla la telepatía. Estos hilos energéticos que vas creando a la par con tus pensamientos, también se entrelazan con otros de intención similar a la tuya, que están siendo creados por los pensamientos e intenciones de las demás personas en el universo. Esto quiere decir que cuando estás orando, te conectas con los seres humanos que están haciendo lo mismo y así sucede con cada uno de tus pensamientos porque ellos hacen conexión con cada hilo similar a su alrededor.

El subconsciente es ese almacén que ha guardado la historia humana; es esa parte nuestra que se comporta como un niño o como una niña y que necesita ser amada para sanar el dolor que alberga. Caminamos por la vida sin pensar en esto, vivimos sin conocernos y esto suele detener nuestros pasos u ocasionar que caminemos en círculos, pero para eso estamos aquí, para aprender, para recordar, para ser.

Si cada pensamiento que tenemos, conecta con otros que le son afines a través del espacio y del tiempo, entonces nuestro subconsciente o niño interior contiene los recuerdos o memorias de cada ser que ha estado aquí, así mismo contiene las propias vivencias de la persona que elegimos experimentar, por una sencilla razón: creamos las situaciones cotidianas por medio de nuestro pensamiento, somos creadoras y creadores responsables de cada emoción existente, responsables de lo que consideramos bueno o malo, positivo o negativo.

Entonces ¿Qué sucede cuando vemos un mendigo tirado en el asfalto? ¿Qué sucede cuando rechazamos un acto considerado impuro, cruel, maligno? ¿Qué pasa cuando alguien nos lastima? ¿Qué ocurre cuando no podemos olvidar aquello que pasó hace tanto tiempo? ¿Quién crea los virus que invaden repentinamente nuestro espacio? Podemos horrorizarnos y pensar: “Yo jamás habría creado esto”. O podemos elegir pensar así: “Si mis sentidos lo perciben entonces es mi creación y me hago responsable de ella, así que comienzo a enviarle mi amor, mi perdón, mi gratitud”. Puedes elegir, hazlo ahora.

El dolor es un pensamiento erróneo que emerge de tu subconsciente para ser sanado, es tu oportunidad de cambiar un aspecto que es parte de tu individualidad y también es parte de la colectividad, así que todo aquello que hagas por otra persona en realidad lo estás haciendo por ti, porque no hay diferencia, porque no hay separación, porque aunque existan muchas razas, dialectos, lenguas o credos, todos estamos hechos de la misma esencia y contenemos un niño interior lastimado, un subconsciente que nos muestra qué cambios realizar, una historia celular que mezcla ignorancia, sabiduría, tristeza, alegría, apatía, amor, odio, compasión. La oportunidad de modificar los aspectos dolorosos de nuestra vida, llega con cada sensación de angustia, con cada reto, con cada lágrima, con cada bienvenida y con cada adiós.

Si te observas detenidamente, eres una niña o un niño que llama madurez al acto de esconderse detrás del miedo para protegerse de todo lo que considera un posible ataque a su integridad; es aquí donde tus pensamientos son fundamentales porque estamos hablando de que si te amas lo suficiente, también lo estás haciendo por cada niño interior herido, que habita la Tierra. Hay miedos que no sabes de dónde provienen, sientes pánico de algunas situaciones y sin embargo no recuerdas qué pudo ocasionarlas. Ahora ya sabes que vienen de ese lugar tan tuyo, llamado subconsciente, que te entrelaza con todo lo que percibes.

Si te dedicas a darle un lugar en tu ser a tus miedos, sin pretender cambiar su esencia, sin desear que desaparezcan porque los consideras una parte del todo, entonces puedes entrar en ellos y vivirlos, puedes pensar: “ohh siii tengo mucho miedo… ¿Puedo amar y aceptar este miedo? ¿Puedo permitirme sentirlo? ¿Puedo dejar que se quede aquí? ¿Puedo bendecir mi miedo, mi tristeza, mi depresión, mi enfermedad, mi miedo a dejar el miedo? ¿Puedo dejar partir mis miedos?

Cada pensamiento que llega a tu mente es un recuerdo a borrar, está ahí para ser transmutado por medio del amor, porque su energía puede curar ese mundo que tú y yo continuamos creando cuando pensamos.

Entre más veces recuerdes lo mal que va tu vida, más hilos de dolor creas para ti y para todo el mundo. Esto no quiere decir que tenemos que ser perfectas(os) , esto quiere decir que ser humanos significa amar nuestros “errores”, amar nuestras “faltas”, amar nuestra falta de amor. Hay miedo de hacer esto porque creemos que si amamos nuestras enfermedades, ellas se quedarán ahí por siempre y esto es falso, ya que aceptar los miedos nos permite quitarles poder, por eso la palabra “gracias” es una de las más bonitas y significativas que hay. Bendecir y agradecer cada situación que llega a nuestros sentidos es una hermosa manera de vivir.

La gratitud es curativa y es la aceptación de que la perfección de Dios es real en nosotros; el perdonarte a ti misma(o) por tus creaciones, es la puerta que te conduce a ser perdonada(o) por los demás y también te conduce a perdonar fácilmente a quienes te hayan lastimado, porque sólo hay una mente y un alma, esa eres tú, unida a mí, a los demás lectores y a todas las personas que lean este artículo ahora o después, así como a todos aquellos que conocen cómo funciona el mundo real.

La gratitud unida al hecho de perdonarnos por todo lo que hemos creado con nuestros pensamientos y al amor, son parte de la corrección de un error que tuvo que existir para que pudiéramos ser quienes realmente somos. Este tal vez es el secreto más profundo de nuestro subconsciente.

———————————-
Documentales renovados en: http://www.formarse.com.ar/documentales/documentales.html
Nueva colección de libros gratis espirituales , filosóficos y de crecimiento en diferentes categorías en: http://www.formarse.com.ar/libros_gratis/libros1.html

11 DEL 11 DEL 11, LA GRAN ACTIVACIÓN

El próximo 11 de noviembre se producirá un evento sin precedentes en la historia de la Tierra. Por primera vez se activarán de manera definitiva los Códigos de Luz del Alma. Los mismos que fueron desactivados hace miles de años.
Se cumple así un requisito imprescindible para la llegada de la Nueva Tierra: el ser humano, para ascender, tiene que estar completo.
Recuperaremos de este modo lo que nos pertenece por derecho propio: el recuerdo de quiénes somos y para qué hemos venido, así como las capacidades que nos son inherentes.
Pero una cosa es recuperar y otra saber utilizar.
Para las personas que están despiertas, la recuperación de esos recuerdos y capacidades puede representar una bendición. Muchos llevan años anhelándolo. Sin embargo, los que aún continúan anclados en la vieja energía pueden verse inmersos de repente en un profundo caos interior. Recuerdos a los que no encuentran sentido y percepciones que no comprenden y que, además, les asustan. Será necesario que, tras esa fecha, las personas que trabajan al servicio de la Luz aúnen sus esfuerzos para ayudarlos a integrar el proceso.
Cada uno de nosotros debe prepararse previamente para ese momento, tal como nos aconseja el Maestro Kuthumi con estas recomendaciones:

1. Buscar la paz interior. Un momento de silencio al día para escuchar la voz del corazón.

2. Recibir conscientemente la luz del sol, con la intención de absorber su poder sanador y elevador de frecuencias.

3. Mantener el rumbo en la dirección indicada por la voz del corazón. Aquello que somos se manifiesta en estos días más que nunca. Caen las vendas que nos cegaban, se derrumban barreras que nos limitaban. Por fin, muchos de nosotros nos animamos a emprender aquello que vinimos a realizar aquí, en esta dimensión.

4. Practicar el desapego de viejos patrones limitantes. Abandonar los pensamientos, costumbres y reacciones que alimentan aún la antigua energía, procurando transformarlos en luz por medio del amor.

5. Fomentar el Amor en todas nuestras relaciones, las que más amamos y las que nos conectan con el miedo. Estas últimas son las que más nos elevarán si somos capaces de bañarlas de amor y aceptación.

6. Recibir la energía de la Fuente en meditación. Su influencia en nuestros cuerpos sutiles es inmensa. Posee un gran poder transmutador que nos libera y nos conecta.

7. Sentirnos Uno. Practicar en nuestras visualizaciones la Unión con todo lo que es y con todo lo que existe.

Cuando llegue el momento recibiremos en nuestro interior una Gran Luz. Esa Luz trae los códigos de activación que necesitamos para recordar. Son códigos de una vibración muy alta. Cuanto más elevada sea la propia vibración durante ese día más armónica resultará la entrada de la Luz y su anclaje en cada uno de nosotros.
Podemos prepararnos como nos recomienda el Maestro Kuthumi pero, además, ese día debemos dedicarlo especialmente al cuidado de la propia energía, al equilibrio interior, a mantener la vibración bien alta. Actividades como meditar, pasear al sol o estar en contacto con la Naturaleza son las más recomendables. Hay que evitar especialmente todo lo que nos desconecte de nuestra esencia. Deberemos alimentarnos con moderación, procurando no ingerir alimentos de baja vibración, como la carne o los vegetales transgénicos, y realizar algún ejercicio físico que nos ayude a activar el flujo sanguíneo, ya que los Códigos de Luz serán transportados a través de la sangre, desde el corazón al resto de nuestro organismo.
La activación se estará produciendo durante todo el día, pero no percibiremos completamente sus efectos hasta el día siguiente, después de haber dormido un mínimo de seis horas.
A partir de la mañana del 12 de noviembre muchas personas sentirán el profundo deseo de dar un giro completo a sus vidas, otros emprenderán su camino con fuerzas renovadas y otros sentirán una gran confusión interna. Los efectos variarán en función del grado de evolución de cada uno y de las resistencias que esté oponiendo al proceso de cambio que todos estamos experimentando.
El objetivo de esta activación es acabar con las limitaciones que, desde el interior de nosotros mismos, nos están impidiendo evolucionar o despertar. No se trata de una injerencia en el libre albedrío de los seres humanos. Se trata de eliminar una limitación que nos fue impuesta hace miles de años, cuando algunos seres confusos decidieron interferir en nuestro proceso evolutivo.
Detenernos a explicar el cómo y el por qué de aquel suceso sería adentrarnos en la vieja energía de separación y lucha, de la que ya nos estamos alejando. Ya no importa cómo, cuándo, dónde, quién o para qué. Dentro de poco estará resuelto.
El 11 del 11 del 11 se producirá una gran activación, pero no será la última. Grandes acontecimientos nos esperan a la vuelta de la esquina. Recibámoslos con amor, libres de temores e inquietudes, porque llega el reino de la Luz a la Tierra, y eso se merece una gran fiesta.

15 de octubre de 2011.
Alicia Sánchez Montalbán
alicia@agartam.com
http://www.agartam.com

LA MEDICINA DE LA TIERRA

“Encerrada en el fondo del corazón humano hay una salvaje y traviesa pasión por la vida. Amar y ser amado, ir más allá de la supervivencia y abrazar la vida en su totalidad son los instintos principales del corazón que nos permiten continuar, incluso delante de toda oposición. Estos sentimientos han sido suprimidos en tantos seres humanos que la pasión del instinto de amor primario ha llegado casi a desaparecer en muchas naciones sofisticadas. Algunos la llaman pasión animal. Los Antepasados la llamaban la Fuerza tras la creación Divina. Los peregrinos del camino la vida de hoy pueden querer darle otro nombre: amor.

Ama a todas las Cosas, la Madre de la Clan del Séptimo Ciclo Lunar, nos muestra los peligros de perder esa salvaje y alegre pasión por la vida. Nos recuerda que el falso sentimiento de seguridad ha sustituido nuestro amor por la existencia cada vez que creemos que no podemos mejorar nuestras vidas. Olvidamos cuántas veces hemos comprometido partes de nuestros sueños y aspiraciones personales. Por no amarnos a nosotros mismos lo suficiente para mantener vivo el sueño, hemos perdido confianza en nuestras capacidades personales, rechazando nuestra tenacidad y fuerza. Cuando nuestros sueños son reducidos poco a poco, la cruda pasión de la fuerza creativa desaparece en fragmentos que reflejan cada parte de los sueños de nuestra vida que hemos negado.

Quizás es hora de quererte a ti mismo lo suficiente para reclamar esas partes perdidas de tu sueño, y de volver a despertar tu pasión alegre y salvaje por la vida.”

Jamie Sams, “La Medicina de la Tierra” Ed. Integral

Gracias Vincent

FUISTE TÚ EL ELEGIDO

Asómate al precipicio de tu propia vida. ¿Qué ves?, ¿Te lo digo?,

Sí, eso que ves, es una parte tuya,
pero ahí, también hay una parte mía, que es igual que la tuya,
y una parte del Hermano Tigre, que es igual que la tuya,
y una parte del Hermano Árbol, que es igual que la tuya,
y una parte de la Hermana Piedra, que es igual que la tuya,
y una parte de la Madre Lluvia, que es igual que la tuya,
hay una parte de la Madre Montaña, que es igual que la tuya,
y una parte del Hermano Sol, que es igual que la tuya,
y hay una parte de la Madre Tierra, que es igual que la tuya.

Formamos todos, todos absolutamente todos, un entramado fantástico de grandes posibilidades de relaciones, que están ahí, simplemente viviendo como tú.

Ahora, dispara, dispara esas energías, que tienes en tu interior, sácalas, y aliméntate absolutamente de la vida, de esa vida que tienes cerca de ti.

Saca tu propio sentir, tu creatividad te ha sido otorgada para que disfrutes.

Todos esos falsos profetas que intentan atemorizarte, que intentan manipularte, no los escuches, solo sigue ese paso, ese aleteo, suave, firme y seguro, que está palpitando en tu interior.

Es demasiado fácil quedarnos sin hacer nada, pero tú, todos vosotros, estáis de una manera interconectados.

Ahora, es la hora, desperézate, muerde fuerte tu propia vida, híncale los dientes de la fortaleza de tu Ser. No temas nada, no te preocupes, solo ocúpate, pero esa ocupación va ligada a ese fluir constante que te rodea. Arriésgate de una vez por todas. Dedícate a tí, dedícate a observar, porque esa pequeña oruga que pasa delante de tí, te enseña una de las mayores sabidurías del Cosmos, de tu propio Cosmos, “la calma”.

No esperes, todo viene, todo llega, es una rueda que gira y gira. Deléitate girando tu propia rueda, ahora aquí, ahora allí, relájate. Siente solo por un momento “quien eres realmente”..

Debemos arrancar todas las etiquetas puestas e interpuestas por nosotros, puestas e interpuestas por los demás.

¿ Y cual es tu verdadero Sello?. ¿Cuál es esto que esta pegado a fuego en tu Alma?, observa el propio dibujo que hace juego con tu corazón. Ese dibujo, ese Sello marcado a través de los latidos, desde que naciste hasta ahora, “te identifica”.

Toda tu propia expresión lánzala a los Cuatro Mares, lánzala a los Cuatro Vientos, redibuja una y otra vez, que solo tú, puedes ahora ,aprender a escuchar ese “gran movimiento de cada uno de tus pasos”.

Naces bajo un acuerdo, en el cual “fuiste tú el elegido”.

No , no, no te escondas, sal, sal esa gran coraza de miedos y de dudas que fantasean y alimentan una parte “que no es tuya”. Tú eres vibración, alegría, esperanza, fuerza, tú eres un vendaval de emociones positivas, tú eres un huracán que arranca todo lo negativo que esta totalmente enganchado a tus entrañas.

Desconecta, atrévete a estirar ese hilo mágico y poderoso que te da tanto pavor, atrévete, no pasa nada, desconecta y “serás completamente libre”. Desconecta.

http://www.doomha.es/enero2010.html