Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘respeto’

BUÑOL: NOSOTROS. LA REVOLUCIÓN DESDE EL CORAZÓN

banner-nosotros-bu

Tendré el placer de compartir con los asistentes al acto y presentar mi primer libro. Será en Buñol (Valencia) España.

Anuncios

KOKO: MENSAJE A LA HUMANIDAD

La madre Tierra se comunica con nosotros a través de todos sus medios… Esta vez nos envía a una gorila.

NICOLÁS PAUCCAR Y EL PUEBLO Q’ERO

Esta es la primera parte de la conferencia, si te interesa continúa con las otras. Empieza exponiendo la realidad de la nación Q`ero, su constante conexión con Pacha, la Tierra, y su sencillez para comprender las cosas… Importante.

12 PASOS PARA SIMPLIFICAR TU VIDA…

Wayne Dyer – “EL CÓDIGO DE SANACIÓN EMOCIONAL” C.S.E.

Si no estás preparado para el Espíritu, lo más probable es que no sientas el resplandor de la inspiración. Dios estará a tu lado, te enviará la orientación, y las personas, que necesitas; pero si estás completamente ocupado, te perderás de estos regalos que pueden transformar tu vida.

1. Ordena tu vida, sentirás una gran oleada de inspiración cuando te deshagas de cosas que ya no son útiles en tu vida

• Regala las cosas que llevas uno o dos años sin utilizar.
• Regala esos archivadores viejos que ocupan espacio y que casi nunca utilizas.
• Dona juguetes, herramientas, libros, bicicletas y platos que no utilices a instituciones de caridad.
Elimina todo aquello que te despierte el deseo de adquirir objetos que contribuyan a una vida desordenada. Recuerda lo que dijo Sócrates: “Está más cerca de Dios quien necesita menos”. Así que mientras menos posesiones necesites asegurar, cuidar, desempolvar, organizar y mover, más próximo estarás a escuchar el llamado de la inspiración.

2. Elimina de tu agenda las actividades y obligaciones innecesarias e indeseables

Si no estás preparado para el Espíritu, lo más probable es que no sientas el resplandor de la inspiración. Dios estará a tu lado, te enviará la orientación, y las personas, que necesitas; pero si estás completamente ocupado, te perderás de estos regalos que pueden transformar tu vida. Así que dile no a las exigencias excesivas, y no te sientas culpable de inyectar una dosis de tiempo libre a tu rutina diaria.

3. Asegúrate de que tu tiempo libre sea libre

Ten cuidado con esas invitaciones que pueden mantenerte en la cúspide de la pirámide social, pero que te impiden el acceso a una inspiración gozosa. Si los cócteles, las reuniones sociales, los eventos para recaudar fondos, e incluso charlar y beber con los amigos no es la forma en que realmente quieres pasar tu tiempo libre, no lo hagas. Rechaza las invitaciones que no activen sensaciones de inspiración.
Creo que pasar una tarde leyendo o escribiendo cartas, viendo una película con un ser querido, cenar con mis hijos o hacer ejercicio, es más inspirador que asistir a un evento en el que suelen abundar las conversaciones inútiles. He aprendido a rechazar esos eventos sin tener que disculparme, y eso me ha permitido tener más momentos de inspiración.

4. Saca tiempo para la meditación y el yoga

Saca por lo menos 20 minutos diarios, siéntate en silencio y establece un contacto consciente con Dios. Escribí un libro sobre este tema, “Cayendo al abismo”, así que no me extenderé más. Sin embargo, diré que he recibido miles de mensajes de personas de todo el mundo en los que me expresaron su agradecimiento por haber aprendido a simplificar su vida cuando comenzaron a meditar. Te invito a que busques un centro de yoga cerca de tu casa y comiences a practicar con regularidad. Las recompensas son maravillosas: te sentirás menos estresado y más saludable e inspirado por todo lo que podrás hacer con y por tu cuerpo en muy poco tiempo.

5. Regresa a la sencillez de la naturaleza

No hay nada que sea más inspirador que la naturaleza. La fantasía de regresar a una vida menos tumultuosa casi siempre implica vivir en el esplendor de las montañas, los bosques o de un valle, en una isla, cerca al mar, o al lado de un lago. Estos deseos son universales, pues la naturaleza ha sido creada por la misma Fuente que nos creó a nosotros. Estamos constituidos por las mismas sustancias químicas de la naturaleza (somos polvo estelar, ¿recuerdas?).
Tu deseo de simplificar y de sentirte inspirado es impulsado por el deseo de ser tu “yo” natural, es decir, la naturaleza de tu yo. Así que camina o acampa en el bosque; nada en un río, lago o en el mar; siéntate frente a una fogata, monta a caballo, o esquía en la nieve. Esto no significa que tengas que darte unas vacaciones largas ni planearlas con meses de anterioridad: no importa dónde vivas, a pocas horas siempre habrá un parque, campamento o sendero que te permitirá disfrutar de la sensación de estar conectado con todo el Universo.

6. Marca distancia entre tú y tus críticos

Decide alinearte con personas que también quieran encontrar una inspiración simplificada. Dales una bendición silenciosa a quienes andan buscando defectos o son amigos de las confrontaciones, y apártate de su energía tan rápido como sea posible. Simplificarás tu vida enormemente si no tienes que justificarte ante nadie, y si recibes apoyo en vez de críticas. No tienes por qué soportar las críticas; simplemente agradece con amabilidad y promete pensar en lo que te digan, pues representa un conflicto que no te permitirá sentirte inspirado. No necesitas justificar tus deseos ni tu personalidad, pues esas sensaciones internas son el Espíritu que te habla: son pensamientos sagrados, así que no permi­tas que nadie los destruya.

7. Saca un tiempo para tu salud

Recuerda que el mayor problema de salud en nuestra sociedad parece ser la obesidad. ¿Cómo puedes sentirte inspirado y vivir con sencillez si consumes cantidades excesivas de alimentos y no haces el ejercicio que tu cuerpo te pide? Recuerda que tu cuerpo es el templo sagrado donde vives durante esta vida, así que saca un poco de tiempo cada día y haz ejercicio. Si sólo puedes darle una vuelta a la manzana, simplemente hazlo. De igual manera, incorpora a tu consciencia las pala­bras control de porciones: ¡tu estómago tiene el tamaño de un puño, no de una pala! Respeta tu templo sagrado y simplifica tu vida haciendo ejercicio y comiendo con moderación; ¡te prometo que te sentirás inspirado si comienzas a hacerlo ya!

8. ¡Juega, juega, juega!

Simplificarás tu vida y te sentirás inspirado si aprendes a jugar en vez de trabajar toda tu vida. Me encanta estar rodeado de niños porque me inspiran con sus risas y su frivolidad. De hecho, muchos adultos me han dicho: “Wayne, no has madurado: siempre estás jugando”. ¡Esto es algo que me enorgullece profundamente! Juego cuando hablo en el escenario, y juego mientras escribo ahora.
Quiero aprovechar para darle las gracias a Howard Papush, quien escribió un maravilloso libro titulado “Tiempo de receso: sorteando tu vida en medio de las tensiones”, el cual te recomiendo (Howard también ofrece seminarios en los que enseña a jugar y a divertirse). En su libro, Howard comparte esta hermosa frase de Richard Bach: “Tu vida está orientada por un aprendiz interior, por ese ser espiritual y juguetón que es tu verdadero yo”. Estoy totalmente de acuerdo: ¡por favor, entra de nuevo en contacto con tu yo real y juguetón, y aprovecha la menor oportunidad para jugar! Verás que todo será más dulce y más simple.

9. Disminuye el ritmo

Una de las observaciones más iluminadoras de Gandhi nos recuerda que, “La vida es algo más que aumentar el ritmo”. Este es un gran consejo para simplificar tu vida; de hecho, disminuye el ritmo de todas tus actividades durante un momento, aquí y ahora. Lee estas palabras lentamente. Desacelera tu respiración para que seas consciente de cada inhalación y exhalación…
Cuando vayas en tu auto, disminuye la velocidad y relájate. Desacelera tu forma de hablar, tus pensamientos y el ritmo frenético de todo lo que haces. Dedica más tiempo a escuchar a los demás; sé consciente de tu inclinación a interrumpir y a dar por terminadas las conversaciones, y opta más bien por escuchar. Detente y aprecia las estrellas en una noche despejada, o las formas de las nubes en un día gris. Siéntate en un centro comercial y observa cómo todas las personas parecen ir deprisa y sin rumbo alguno.
Si disminuyes el ritmo, simplificarás tu vida y te re­unirás con el ritmo perfecto con el que funciona la creación. Imagina que tratas de forzar a la naturaleza halando una planta de tomate que acaba de brotar: eres tan natural como esa planta, así que permítete estar en paz con la perfección del plan de la naturaleza.

10. Haz todo lo posible para evitar las deudas

Recuerda que estás intentando simplificar tu vida, así que no necesitas comprar objetos que la complicarán y la trastornarán. Si no puedes adquirirlos, olvídate de ellos hasta que puedas hacerlo; al contraer deudas, sólo agregas más capas de ansiedad a tu vida. Esa ansiedad te alejará de la paz, que es el lugar donde te encuentras cuando estás en Espíritu. Si tienes que trabajar más para pagar deudas, disfrutarás menos de tu vida actual; en consecuencia, estarás más lejos de la paz y la alegría, que son los símbolos de la inspiración. Te sentirás mucho mejor y disfrutarás tu vida si tienes menos en vez de contraer deudas que no te darán paz y tranquilidad, sino estrés y ansiedad. Y recuerda: el dinero que posees sólo es energía, así que niégate a conectarte con un sistema energético que no es real.

11. Olvídate del valor efectivo

Procuro no pensar frecuentemente en el dinero, pues he observado que las personas que lo hacen no piensan en casi nada más. Entonces, haz lo que tu corazón te diga que es lo que te hace feliz, en vez de pensar si será rentable o no. No te niegues a los placeres de la vida por razones monetarias; no determines tus compras por el hecho de obtener un descuento, y no te prives de sentir alegría porque no te hicieron una rebaja. Puedes llevar una vida feliz y satisfactoria, y si en este momento estás pensando que yo tengo el descaro de decirte esto porque tienes una situación financiera precaria, es porque tú mismo has levantado tu propia barrera de resistencia.
Deja de ponerle una etiqueta con precio a todo lo que tienes y haces: a fin de cuentas, en el mundo del Espíritu no hay etiquetas con precios. No hagas del dinero el centro de todo lo que tengas o hagas; más bien, descubre el valor inherente a todas las cosas: así simplificarás tu vida y regresarás al Espíritu. Un dólar no determina el valor, aunque vivas en un mundo que intenta convencerte de lo contrario.

12. Acuérdate de tu Espíritu

Si la vida te parece muy compleja, rápida, desordenada, frenética, o difícil, acuérdate de tu propio Espíritu. Estás enca­minado a la inspiración, un lugar sencillo y pacífico en donde estás en armonía con la sincronización perfecta de toda la creación. Viaja mentalmente allí y detente con frecuencia para recordar lo que realmente quieres.

Wayne Dyer
“EL CODIGO DE SANACION EMOCIONAL” C.S.E.

LOVE

LOS 4 ACUERDOS DE LA SABIDURÍA TOLTECA

COMUNICACIÓN NO VIOLENTA: UN LENGUAJE DE VIDA RELACIONADO CON TUS VALORES

I.Introducción.

Pretendemos con este artículo realizar un acercamiento a la Comunicación No Violenta, desarrollada por Marshall Rosenberg, Doctor en psicología clínica, educador y reconocido mediador en conflictos internacionales. También ha fundado el “Center for Nonviolent Communication” (CNVC), en el año 1984.

La CNV no hace referencia únicamente a una forma de violencia explícita de comunicación sino que trabaja otras formas de violencia más sutiles (no verbal, paraverbal, agresivo-pasividad…)

 

II. El proceso de la CNV y sus componentes.

El proceso de la CNV se divide en dos modalidades (escuchar con empatía y expresar con honestidad) y cuatro pasos (observar sin evaluar, comprobar cómo nos sentimos, decidir cuáles son nuestras necesidades y especificar una petición.

Si queremos llegar al deseo de dar desde el corazón, enfocaremos la luz de la conciencia de modo que ilumine cuatro zonas, a las que vamos a referirnos como los cuatro componentes del modelo de la CNV.

En primer lugar observamos  lo que ocurre realmente en una situación dada; lo que dicen o hacen los demás: ¿sirve o no sirve para enriquecer nuestra vida? El truco consiste en saber expresarlo claramente de modo que no incorpore ningún juicio ni evaluación; poder decir simplemente qué cosas que hace la gente nos gustan y cuáles no. Después, una vez hecha esta observación, comprobamos cómo nos sentimos. ¿Nos sentimos dolidos, asustados, alegres, divertidos, irritados, etc.? Y en tercer lugar decidimos cuáles de nuestras necesidades guardan relación con los sentimientos que hemos identificado. Siempre que utilizamos la CNV para expresar de forma clara y sincera cómo nos sentimos, está presente en nosotros la conciencia de estos tres componentes.

Por ejemplo, una madre podría manifestar esos tres aspectos del proceso diciéndole a su hijo adolescente: “Félix, me molesta ver dos calcetines sucios hechos una bola debajo de la mesita de café y otros tres al lado del televisor, porque estoy necesitando más orden en las habitaciones de la casa que compartimos.”

Acto seguido, la madre abordaría el componente número cuatro, que es una petición muy específica: “¿Estarías dispuesto a recoger los calcetines y llevártelos a tu habitación o meterlos en la lavadora?” El componente número cuatro se centra en lo que esperamos que haga la otra persona para enriquecer la vida de ambos.

Así pues, una parte de la CNV consiste en expresar de manera muy clara, ya sea verbalmente o por otros medios, información sobre estos cuatro componentes. Nos conectamos con los demás percibiendo primero lo que ellos observan, sienten y necesitan, y descubriendo después en qué enriquecerá su vida recibir lo que nos piden, su petición.

Cuando centramos nuestra atención en los aspectos citados y ayudamos a los demás a hacer lo mismo, establecemos una corriente de comunicación que discurre en ambos sentidos y se manifiesta de una manera natural: observo, siento y averiguo qué necesito, qué me hace falta para enriquecer mi vida; qué observas, sientes y necesitas; qué te hace falta para enriquecer tu vida.

Cuando usamos este proceso, podemos empezar de dos maneras; ya sea expresando la información de esos cuatro componentes o bien recibiéndola empáticamente de otras personas.

Es importante tener en cuenta que la CNV no es una fórmula preestablecida, sino un proceso que se adapta a diversas situaciones y a diferentes estilos personales y culturales. Aunque por razones prácticas podemos referirnos a la CNV como un “proceso” o un “lenguaje”, se pueden experimentar las cuatro facetas del proceso sin necesidad de articular una sola palabra. La esencia de la CNV está en la conciencia que tenemos de esos cuatro componentes, no en las palabras concretas que intercambiamos .

III.-Observar sin evaluar.

Aprendemos a separar entre la observación y la evaluación. Siempre que las mezclamos, la otra persona suele tener la impresión de que estamos criticando.

Las observaciones tienen que ser específicas del momento y el contexto.

“Juan no ha marcado un gol en veinte partidos”
en vez de:- “Juan juega mal el fútbol”.

IV.-Identificar y expresar los sentimientos.

Cuando elaboramos un vocabulario de sentimientos que nos permite describir de forma clara y precisa nuestras emociones, nos resulta más fácil comunicarnos con los demás.

1. “Me siento un incapaz como guitarrista.” (inadecuado)
2. “Me siento decepcionado / frustrado por mi falta de capacidad como guitarrista.”(adecuado)

 

V.-Asumir la responsabilidad de nuestros sentimientos.

La CNV potencia la conciencia de que aquello que hacen o dicen los demás puede ser el estímulo, pero nunca la causa, de nuestros sentimientos.

Cuando alguien se comunica negativamente con nosotros, tenemos cuatro maneras de recibir el mensaje:

1. Echarnos la culpa a nosotros mismos
2. Echar la culpa a la otra persona
3. Darnos cuenta de nuestros sentimientos y necesidades
4. Darnos cuenta de los sentimientos y necesidades que oculta el mensaje negativo de la otra persona.

Las formas 3 y 4 estarían relacionadas con los principios de la CNV

 

En lugar de culpar a la otra persona por lo que sentimos, aceptamos la responsabilidad que nos corresponde reconociendo nuestras necesidades, deseos, expectativas, valores o ideas. Otra opción consiste en iluminar con la luz de la conciencia los sentimientos y necesidades de la otra persona en ese momento según ella misma los expresa.

Ej1: Cuando me han dicho que no vienes a comer me has dado un gran disgusto.

Ej2: Tuve un gran disgusto al enterarme de que no venías a comer porque quería hablar contigo de ciertas cosas que me están molestando.

En el Ej1, la persona atribuye la responsabilidad de su disgusto únicamente a la actuación de otra persona, mientras que en el ejemplo 2, la persona atribuye el origen de su sentimiento de disgusto a su propio deseo no satisfecho.

Al centrar la atención en nuestros sentimientos y necesidades, tomamos conciencia de que sentirnos heridos en algunas circunstancias viene por nuestra necesidad de que se reconozcan los esfuerzos que hacemos.

VI. Lo que queremos pedir a los demás para enriquecer nuestra vida.

Es importante evitar las frases vagas, abstractas o ambiguas, y recordar que tenemos que emplear un lenguaje de acción positiva para hacer saber a los demás qué queremos de ellos, en lugar de centrarnos en lo que no queremos.

Al hablar, cuanto más claramente manifestemos qué queremos, más probable será que lo consigamos. Ya que el mensaje que enviamos no siempre es el mismo que recibe quien nos escucha, necesitamos saber cómo averiguar si lo que hemos dicho se ha entendido correctamente. Sobre todo cuando hablamos a un grupo, debemos dejar muy claro qué clase de respuesta esperamos recibir. De otro modo nos enzarzaremos en conversaciones que no llevan a ninguna parte y que harán perder mucho tiempo a los miembros del grupo.

Para lograr que los demás confíen en que les estamos pidiendo algo, y no exigiéndoselo, debemos indicarles de alguna manera que sólo queremos que satisfagan nuestros deseos si les apetece hacerlo. El objeto de la CNV no consiste en cambiar a la gente ni en modificar su conducta, sino en establecer un tipo de relación basado en la sinceridad y la empatía que permitirá que se satisfagan las necesidades de todos.

VII.-La recepción empática.

Mediante la recepción empática pasamos a prestar atención a lo que observan, sienten y necesitan los demás y lo que nos piden, sabiendo escuchar el mensaje sin tomárnoslo como un rechazo personal.

En lugar de ofrecer empatía, solemos ceder a la fuerte necesidad de dar consejos o tranquilizar a nuestro interlocutor, o bien de explicarle cuál es nuestra postura o nuestros sentimientos. La empatía, sin embargo, exige de nosotros que vaciemos nuestra mente.

VIII.Expresar reconocimiento

Con el único fin del elogio por sí mismo, establecemos:
1. El hecho en concreto que ha contribuido a nuestro bienestar
2. La necesidad particular que ha quedado satisfecha con él
3. El sentimiento de placer que se produce como resultado.

IX.Cuadro resumen de las dos modalidades y los cuatro componentes de la CNV.

Expresaré sinceramente cómo soy sin culpar ni criticar a nadie.

Recibiré con empatía cómo eres tú sin escuchar en tus palabras que me culpas o me criticas.

1. Los actos concretos que observo
(veo, oigo, recuerdo, imagino) que contribuyen (o no) a mi bienestar:
“Cuando yo veo, oigo……”
1. Los actos concretos que tú observas (ves, oyes, recuerdas, imaginas) que contribuyen
(o no) a tu bienestar:
“Cuando tú ves, oyes……”
2. De qué modo me siento en relación con estos actos:
“………me siento……..”
2. De qué modo te sientes en relación con estos actos:
“………te sientes……..”
3. La energía vital en forma de necesidades, valores, deseos, esperanzas o ideas que crean mis sentimientos:
“……….porque yo necesito……”
3. La energía vital en forma de necesidades, valores, deseos, esperanzas o ideas que crean tus sentimientos:
“……….porque tú necesitas……”

Pediré claramente lo que sé que podría enriquecer mi vida, sin exigirlo.

Recibiré con empatía lo que podría enriquecer mi vida, sin escuchar ninguna exigencia en tus palabras.

4. Los actos concretos que me gustaría que se realizaran:
“……..y me gustaría que tú……”
4. Los actos concretos que te gustaría que se realizaran:
“……..y te gustaría que yo……”

X.- ¿Cuándo la comunicación nos aleja ?

– Cuando nos herimos a nosotros mismos y herimos a los demás.

– Cuando emitimos juicios moralistas que presuponen error o maldad en todo aquel que no actúa de acuerdo con nuestro sistema de valores.

– Cuando hacemos uso de comparaciones que bloquean la compasión.- Cuando no somos conscientes de nuestra responsabilidad con respecto a todo lo que pensamos, sentimos y hacemos.

– Cuando comunicamos nuestros deseos en forma de exigencias.

XI.- Aplicaciones de la CNV en nuestra vida

Puede aplicarse de manera efectiva en todos los niveles de comunicación en las situaciones más diversas:

–       relaciones íntimas

–       familia

–       escuela

–       organizaciones e instituciones

–       terapia y asesoramiento psicológico

–       negociaciones diplomáticas y comerciales

–       disputas y conflictos de todo tipo

XII.- Beneficios que aporta la CNV

La CNV nos permite reestructurar nuestra forma de expresarnos y de escuchar a los demás, haciéndonos conscientes de lo que observamos, sentimos, y necesitamos.

Favorece la escucha atenta, el respeto y la empatía y propicia el deseo mutuo de dar de todo corazón:

  • Podemos crear relaciones personales más satisfactorias, basadas en el respeto, la compasión y la cooperación.
  • Resolver conflictos pacíficamente, ya sean personales, domésticos, institucionales o internacionales.
  • Romper con efectos de experiencias pasadas y condicionamientos culturales.
  • Saber decir “no” y aceptar el “no” del otro.
  • Resolver sentimientos de culpa, miedo, vergüenza y depresión.
  • Descubrir que las personas pueden contribuir naturalmente al bienestar de otros, si lo hacen desde la libertad.
  • Desarrollar la capacidad de escucha y comprensión.
  • Terminar con patrones de pensamiento que llevan a discusiones, ira y depresión.
  • Encontrar las necesidades que dan vida a individuos, familias, colegios, comunidades y empresas.

La CNV permite perdonarnos a nosotros mismos mediante la detección consciente de las necesidades que estábamos intentando satisfacer cuando hemos hecho algo que luego lamentamos, y centrar nuestra atención en lo que verdaderamente necesitamos.

Mediante el proceso de la CNV aumentamos nuestra capacidad para responder con habilidad ante las diferentes situaciones de la vida cotidiana, dotándonos de responsabilidad para con nuestra ecuación de decisión. Es decir, somos capaces de reconocer nuestros  sentimientos y responder con habilidad a nuestras necesidades, mediante la paralización de los juicios de valor y el examen interior de nuestros sentimientos y necesidades, así como su expresión sana.

La CNV se está mostrando como una herramienta útil y terapéutica en el trabajo con personas que padecen ansiedad excesiva, inestabilidad emocional o problemas de comunicación, entre otras dificultades, en el marco del trabajo de las habilidades sociales.

Jesús Mendieta Martínez (División DKG) /StarviewerTeam International 2011.

Apéndice

Algunos sentimientos básicos que todos tenemos

-Sentimientos cuando nuestras necesidades están satisfechas:

–       Agradecidos/as

–       Conmovidos/as

–       Deseosos/as

–       Optimistas

–       Emocionados/as

–       Orgullosos/as

–       Alegres

–       Aliviados/as

–       Asombrados/as

–       Cómodos/as

–       Energéticos/as

–       Esperanzados/as

–       Estimulados/as

–       Inspirados/as

–       Realizados/as

–       Seguros/as

–       Sorprendidos/as

-Sentimientos cuando nuestras necesidades no están satisfechas:

– Abrumados/as

– Avergonzado/as

– Confundidos/as

-Desalentados/as

– Desesperados/as

– Desilusionados/as

– Desilusionados/as

– Desesperanzados/as

– Enfurecidos/as

– Enojados/as

– Frustrados/as

– Impacientes

– Incómodos/as

– Inútiles

– Irritados/as

– Nerviosos/as

– Preocupados/as

– Reacios/as

– Solos/as

– Tristes

Algunas necesidades básicas que todos tenemos

Autonomía:

•  Elección de ideales/objetivos/valores

•  Elección de proyectos para lograr nuestros propios ideales, objetivos y valores

Nutrición y cuidado físico:

• Aire

• Agua

• Alimentación

• Descanso

•  Expresión sexual

• Contacto Físico

•  Movimiento, ejercicio.

• Protección de aquellas formas de vida que amenazan a la vida: virus, bacterias, insectos, animales depredadores

• Vivienda

Celebración y conmemoración:

•  Celebración de la creación de la vida y de los ideales alcanzados.

• Conmemoración de las pérdidas: de los seres queridos, los ideales, etc. (Duelos)

Esparcimiento:

•  Diversión

•  Risa

Integridad:

• Autenticidad

•  Creatividad

•  Propósito

• Autoestima

Comunión Espiritual

• Armonía

•  Belleza

•  Inspiración

•  Orden

•  Paz

Interdependencia:

• Aceptación

• Agradecimiento

• Amor

• Apoyo

•  Comprensión

•  Comunidad

•  Confianza

•  Consideración

•  Contribución al enriquecimiento de la vida

•  Empatia

•  Honestidad (la que nos da el poder para aprender de nuestras propias limi­taciones).

•  Proximidad

•  Respeto

•  Seguridad

•  Seguridad emocional

Bibliografía

–       Marshall B. Rosenberg, Ph. D. 2006. Comunicación no violenta. Un lenguaje de vida. Gran Aldea Editores.

– Para mayor información sobre Comunicación no violenta: Center for Nonviolent Communication (CNVC)

www.cncv.org  2428 Foothill Boulervard, Suite E+La Crescenta, California 91214, USA

Email: cnvc@CNVC.org   Teléfono en Estados Unidos: 1-818-957-9393

www.comunicaciónnoviolenta.com

Asociación Española para la Comunicación No Violenta

www.vivenciaempatica.org

Fundación para la Comunicación No Violenta en Bogotá, Colombia 

www.cnv.argentina.com.ar

Comunicación No Violenta Argentina