Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘relaciones de pareja’

CONSEJOS AL HOMBRE PARA HACER MEJOR EL AMOR A UNA MUJER

Puedo decirte que es el mejor, más claro y más sincero mensaje que conozco hasta ahora, dirigido a los hombres sobre cómo hacer BIEN el amor a una mujer. Además dicho por una mujer, Neus, de ElMundoDeNeus. Amor y consciencia.

No dejes de verlo.

Anuncios

VIRGINIA BLANES

Te dejo una charla sobre el ego, sobre la evolución, sobre el amor… de la mano de Virginia Blanes, una mujer que además de belleza aporta una gran sabiduría y experiencia para que reflexionemos sobre nosotros mismos y nuestras relaciones con las personas que nos rodean. Otro gran descubrimiento.

Gracias Virginia

JENNIFER HOFFMAN: PREDICCIONES PARA EL 2012

Predicciones para el 2012
por Jennifer Hoffman
Enero de 2012
Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
Hemos estado esperando la llegada del 2012 durante muchos años, así que es difícil creer que por fin estamos aquí. Muchos de nosotros tenemos la sensación de que hemos recorrido un largo camino para llegar hasta aquí y así ha sido. Ésta no ha sido una década fácil, e incluso antes de eso, desde principios de los 90s, muchos de nosotros hemos luchado con una variedad de cuestiones que nos han desafiado hasta lo profundo de nuestro ser, hasta el punto en que, a veces, nos preguntamos si el destino iba a valer la pena el viaje que nos tomaría para llegar allí.
Pero la lucha ha terminado y ahora podemos empezar a vivir vidas más poderosas, conscientes e intencionales. Estos son los tiempos que hemos estado esperando, y estamos entrando en una nueva tierra, que cada uno de nosotros ha jugado un papel en crear.
El 2012 será un año interesante – yo no lo llamaría desafiante, porque creo que ya estamos más allá de los desafíos. Hemos experimentado suficientes de ellos para saber lo que son: oportunidades para aceptar nuestro poder y re-considerar la ilusión de la realidad que estamos creando para nosotros mismos.
Si bien nosotros podríamos estar viviendo una vida de gracia y facilidad a partir del 2012, otros no serán tan afortunados. La separación entre las dimensiones será cada vez más evidente a medida que avance este año, y sabremos, por lo que estén experimentando, quién ha estado haciendo su trabajo de sanación y transformación y quién no. Recordar que todos somos poderosos y soberanos en nuestras vidas puede ayudarnos a resistir la tentación de arreglar, sanar o interferir de cualquier otro modo en las vidas de los demás. Eso no quiere decir que no podamos ayudar a las personas; quiere decir que hacemos nuestra sanación y ayuda más potente al ser nosotros nuestro yo más poderoso.
El 2011 se definió como un año en el que podíamos estar ‘agradecidos’ y experimentar nuestra grandeza. En el transcurso del año hemos experimentado nuestra grandeza a través de nuestra pequeñez, donde tuvimos que ver lo que estaba limitando nuestros flujos de energía y cómo teníamos que tomar la responsabilidad de crear la vida que queríamos. Un aspecto particularmente doloroso del 2011 fue la constatación de que nuestros compañeros álmicos a menudo no estuvieron interesados en pasar a la siguiente fase de la relación con nosotros. Nuestra única opción, muchas veces, fue soltarlos a su propio aprendizaje y camino de sanación. Esto se discute en detalle en mi libro, Ascendiendo a los Milagros – el Sendero de la Maestría Espiritual, y seguirá siendo un tema en el 2012.

El 2012 tendrá tres temas centrales:

Verdad – Éste será un año en que la verdad será revelada, ya sea esa verdad acerca de la codicia, corrupción, negocios sucios, engaño y manipulación que ha enriquecido a unos pocos a costa de los demás, o la verdad acerca de nuestras relaciones y asociaciones, acerca de quiénes somos y qué queremos realmente y estamos dispuestos a permitirnos tener. Cuál es su verdad, qué es lo que saben que es verdad sobre sí mismos como seres divinos, espirituales, y cuán dispuestos están a aceptarlo es una pregunta que todos tendremos que enfrentar este año. La verdad del mundo que hemos creado, individual y colectivamente, nos será revelada, junto con la invitación y oportunidad de transformarla.
Alineación – Una vez que conocemos la verdad, podemos ver el camino que tomamos para crearla. Esto es con lo que estamos alineados y es uno de los aspectos de transformación más importantes del 2012. ¿Con qué hemos estado alineados para crear nuestra realidad a cada momento? ¿Cómo se alinea nuestra realidad con la verdad de quienes somos? ¿Cómo apoya a nuestra verdad lo que hacemos, pensamos, creemos y conocemos? Cualquier área en la que no estemos alineados con el deseo de plenitud de nuestra alma, que incluye la alegría, amor y abundancia, será revelada de una forma que permita que se produzca la transformación. ¿Tenemos el coraje para transformarnos? El 2012 estará lleno de oportunidades para que enfrentemos aquello con lo que estamos alineados y elijamos cambiarlo.
Integridad – Nuestro nivel de integridad se manifiesta en nuestras vibraciones energéticas, ya que ellas, más que nada, indican dónde estamos en nuestro camino. Los tipos de personas, situaciones y experiencias que atraemos, las lecciones que enfrentamos, nos muestran exactamente dónde estamos. Donde no hayamos estado en integridad con nuestro poder, ya sea dándoselo a los demás, no aceptándolo o viéndonos a nosotros mismos como impotentes, nos será revelado de modo que podamos ponernos en integridad con lo poderosos que somos. Para poder tener la vida que queremos, que pretendemos para nosotros mismos, debemos estar en integridad con ella en todos los niveles, espiritual, energética, física e intelectualmente y alineados en nuestro cuerpo, mente, emociones y espíritu.
Aquí tienen algunas observaciones generales sobre lo que nos reserva el 2012:

Cambios en la Tierra

Tendemos a ver el potencial de cambios en la tierra con un cierto temor, porque sabemos que no hemos sido buenos administradores de la tierra, sabemos que hemos malgastado sus recursos, abusado de ella en tantas formas, y esperamos que la retribución final no sea algo demasiado terrible. Mientras que muchos de nosotros estamos cambiando eso, muchos otros no.
Los cambios de la Tierra en el 2012 se enfocarán en áreas específicas y van a incluir (en este orden), volcanes, terremotos, inundaciones y cambios en la corteza terrestre, como deslizamientos o hundimientos de tierra. Estarán enfocados en partes del mundo que están fuera de equilibrio energéticamente, como el Medio Oriente (especialmente Arabia Saudita), Filipinas y alrededor de las islas de Indonesia, la mitad oriental de la India y Pakistán y la parte oriental de África. Los cambios de la tierra perjudiciales nos hacen prestar atención a la tierra; si tomamos medidas preventivas, la tierra no tendrá que gritarnos para llamar nuestra atención.

Vórtices y Portales Energéticos

Los vórtices son concentraciones de energía en la tierra y los portales son aperturas en la red electromagnética de la tierra que permiten que la energía fluya hacia la tierra. Hemos creado muchos portales nuevos en el 2012, ahora tenemos que darles poder. Existen todavía vórtices antiguos, especialmente en el Medio Oriente y África, que permiten que fluya la ‘vieja’ energía de separación, pero se están contrayendo y se contraerán más en el 2012. El Sol está apoyando esto y el 2012 verá erupciones solares, EMCs (eyecciones de masa coronal) y cambios en los tipos y niveles de radiación que emite el Sol a la Tierra, que harán historia.
Muchos trabajadores de la luz serán llevados a zonas nuevas en el 2012, a lugares que no esperaban, pero estas zonas necesitan su energía y también serán comunidades donde serán apoyados y celebrados. Los tiempos de hibernación han terminado, tenemos que estar ahí afuera en el mundo, en lugares que nos apoyen a nosotros y a nuestra energía, y donde se necesite nuestra energía para empoderar a los vórtices de la nueva tierra y ser un elemento de anclaje para las nuevas energías que están entrando en la tierra.

Un Regreso a las Relaciones

Muchos clientes me preguntan: “¿Cuándo voy a tener una relación?” Porque hemos estado en el “desierto de las relaciones” desde hace años. Ahora que hemos resuelto muchas de nuestras cuestiones en torno al amor propio, valor, estima, merecimiento y aprecio, podemos enfocar la relación desde un punto de plenitud en vez de necesidad y vamos a encontrar relaciones que son verdaderas asociaciones en todo nivel. El 2012 nos va a bendecir a muchos de nosotros con relaciones amorosas e íntimas con parejas que nos valoren, honren y respeten. Establezcan su intención para la relación que quieren y van a crear una en el 2012.

El Nacimiento de la Nueva Tierra

Hemos dado a luz a una nueva tierra, que es una nueva conciencia, una mayor comprensión de nosotros mismos como familia humana, una conciencia más firme de nuestra conexión con la Fuente y un conocimiento más profundo de nosotros mismos como humanos divinos. La nueva tierra es la 5ª dimensión y más allá, que co-existe con la tercera dimensión y podemos entrar y salir en cualquier momento. En esta nueva tierra, tendremos mayor alegría, paz, amor y abundancia, seremos parte de comunidades afectuosas y sustentadoras con almas afines. La nueva tierra está aquí ahora, ha estado presente por varios años y durante el 2012 será elegida por más y más personas que estén dispuestas a hacer la transformación necesaria para ser parte de ella.

Un Año de Deleite, ‘de-Luz’, Alegría y Paz

El Arcángel Uriel dijo que el 2012 sería un año de ‘deleite’ [NT: ‘de-light’, juego de palabras entre delight (deleite, placer) y light (luz)], lo que significa que sería el año de la luz y para nosotros encontrar placer en nuestras vidas, nosotros mismos, en lo que hacemos, en donde vivimos, con quien vivimos y en nosotros mismos. Nuestro enfoque este año tiene que estar en crear alegría, en ser egoístas y rechazar lo que no nos sirva a nosotros y nuestro camino. Hemos sido guerreros y mártires por la tierra, la humanidad y el Universo por tanto tiempo, es hora de que bajemos nuestras espadas y dejemos que las nuevas generaciones de aquellos que necesitan encontrar su verdad y pasión tomen la posta.
Nuestra misión en la nueva tierra es enseñarles a otros cómo vivir en y con propósito, estar alegres, soltar el karma y entender la transformación para que puedan alcanzar los niveles de vibración necesarios para acceder a la nueva tierra, que es estar en el cielo en la tierra. Éste es nuestro rol como maestros y sanadores en la nueva tierra, y para enseñar eso, tenemos que conocerlo y experimentarlo. Sí, todavía podemos luchar, pero ya hemos hecho eso. No hay lugar en la vibración de la nueva tierra para nada menos que la alegría, la paz y la abundancia, y cuando estemos dispuestos a permitir esas energías en nuestras vidas vamos a experimentar el cielo en la tierra que es nuestro regreso final al Hogar.

Períodos de Poder

Durante el transcurso de cada año existen períodos de poder donde el equilibrio energético de la tierra cambia, se producen nuevas alineaciones energéticas, se abren nuevos vórtices o se cierran antiguos. Éstos a menudo chocan con nuestras propias vibraciones energéticas y nos puede hacer sentir muy incómodos o incluso enfermarnos físicamente. A estos los llamamos síntomas de la ascensión y son parte de nuestro viaje de ascensión, puesto que tenemos que atraer nueva energía a la tierra como parte de nuestra misión de crear el ‘cielo en la tierra’. Con estos períodos de poder podríamos ver cambios en la tierra, fuertes tormentas, inundaciones, terremotos o clima inusual. En nuestras propias vidas podemos experimentar finales repentinos, interrupciones, cambios de sentir o de pensar e incluso enfermedad física.

En el 2012 habrá 6 períodos de poder:

Enero 1 al 25: Ésta es la ‘calma antes de la tormenta’, un período en el que se nos da tiempo para relajarnos, refrescar y renovar nuestra energía y establecer las intenciones para el nuevo año. Lo que hagamos en este período tendrá un fuerte impacto en cómo se va a desarrollar el resto del año. Si utilizamos este tiempo para completar el trabajo de soltar, tener claridad acerca de nuestra vida y establecer poderosas intenciones para nuestra energía, estaremos listos para experimentar las bendiciones y alegría de este nuevo año en formas poderosas y benditas.
Marzo: El equinoccio de primavera traerá nuevas energías, cuyos efectos irán de leves a dramáticos, dependiendo de la energía, enfoque y nivel de sanación del receptor. Podría haber poderosas tormentas con mucha lluvia y viento. También más llamaradas solares que se mencionen en las noticias.
Junio a Julio: Junio es menos perturbador que Julio y habrá mayor actividad solar que lo normal, grandes descargas energéticas que nos harán sentir muy incómodos. Durante estos dos meses muchas personas tendrán despertares, fuertes impulsos de cambiar sus vidas de alguna manera y otros se darán cuenta de que su tiempo aquí ha terminado y decidirán marcharse. Si bien puede haber reportes de numerosas muertes y el número de suicidios también puede aumentar, esto simplemente manifiesta decisiones tomadas por aquellos que ya no desean participar en el plano terrenal.
Septiembre: Más información acerca de las relaciones gubernamentales y empresariales hará enojar a mucha gente. Puede haber revoluciones y levantamientos pues las personas se sienten abusadas y desempoderadas. Podría no ser seguro viajar durante este tiempo, especialmente a los países en el Medio Oriente, China y partes de Asia, la parte más oriental de Europa del Este y Pakistán.
Finales de Octubre hasta final de Noviembre: A este poderoso período se podrían referir en el 2013 como el momento en que el mundo cambió. Es un tiempo para que la información que una vez estuvo oculta se revele, la gente perderá la confianza en la sociedad en general y algunas personas podrían estar muy deprimidas. Hay un efecto más global en lo que está pasando, de modo que lo que ocurra va a afectar a un gran número de personas. Hay un mayor interés en las enseñanzas espirituales y empoderadoras, y va a surgir nueva información. Incluso podríamos llegar a tener pruebas de seres y energías extraterrestres en este tiempo.
Final de Diciembre 2012: El año termina en un tono serio, sin demasiada celebración, sino que habrá más un sentido de responsabilidad global sin ninguna tolerancia para cualquier cosa que no sea la verdad. Éste es también el momento en que se predice el final del Calendario Maya (para quienes creen que es el 21/12/2012), así que muchos estarán preocupados.
Un año intenso en el que podemos retomar nuestro poder, individual y colectivamente. El nivel de verdad que experimentemos va a ser a veces difícil de digerir, ya que va a revelar la manipulación de las masas, e incluso tecnologías como el control mental, que se han utilizado contra la humanidad durante siglos. Pero también es un año de redención, en el que podemos reivindicar nuestro poder, honrar nuestra divinidad y convertirnos en manifestadores más poderosos. En todo caso, el 2012 nos va a recordar que si no creamos la vida que queremos vivir, simplemente viviremos la vida que es creada para nosotros.
Les deseo las abundantes bendiciones, paz, alegría y amor que un Universo benévolo, amoroso y sustentador está esperando co-crear con ustedes.
Muchas bendiciones,
Jennifer Hoffman
Copyright (C) 2004-2011 por Jennifer Hoffman y Enlightening Life OmniMedia, Inc. Todos los derechos reservados. Este material está protegido por leyes de derechos de autor de los EE.UU. e internacionales y puede ser distribuido libremente en su totalidad, siempre y cuando se incluya el nombre del autor y la página web Uriel Heals, www.urielheals.com.

 

El material en español de Jennifer Hoffman lo pueden encontrar en http://www.templodelsol.com/ (fuera de servicio por el momento)

LAS RELACIONES

¿Cuándo aprenderé lo suficiente sobre las relaciones como para que las mías vayan sobre ruedas? ¿Hay alguna manera de ser feliz en las relaciones? ¿Acaso deben suponer constantemente una prueba?
No tienes nada que aprender sobre las relaciones. Únicamente has de manifestar lo que ya sabes.

Hay una manera de ser feliz en las relaciones y: consiste en utilizarlas para el fin que les es propio, y no para el que tu les has designado.

Las relaciones son una prueba constante; constantemente invitan a crear, expresar y experimentar las más elevadas facetas de ti mismo, las mayores visiones de ti mismo, las más
 magnificas versiones de ti mismo. En ninguna otra parte puedes realizar esto de un modo más inmediato, efectivo e inmaculado que en las relaciones. En realidad, si no fuera por las relaciones no podrías realizarlo en absoluto.

Sólo a través de tus relaciones con otras personas, lugares y acontecimientos puedes existir (como una cantidad cognoscible, como algo identificable) en el universo. Recuérdalo: en ausencia de algo distinto, tú no eres. Eres únicamente lo que eres en relación a otra cosa que no es. Así es en el mundo de lo relativo, a diferencia del mundo de lo absoluto, en el que Yo habito.

Cuando entiendes esto con claridad, cuando lo comprendes en profundidad, entonces bendices intuitivamente todas y cada una de tus experiencias, todo encuentro humano, y especialmente las relaciones personales humanas, pues las ves como algo constructivo en su más alto sentido. Ves que pueden utilizarse, que deben utilizarse, que se utilizan (lo quieras o no), para construir Quién Realmente Eres.

Esta construcción puede ser una magnífica creación de tu propio designio consciente, o una estricta configuración de los acontecimientos. Puedes elegir ser una persona que sea producto simplemente de lo que haya acontecido, o de lo que hayas elegido ser y hacer en función de lo que haya acontecido. Es en esta última forma en la que la creación del Yo se realiza.

Bendice, por tanto, toda relación, y considera cada una de ellas como especial y constitutiva de Quién Realmente Eres y ahora eliges ser.

Ahora bien, tu pregunta alude a las relaciones humanas individuales de tipo romántico, cosa que entiendo. De modo que permíteme referirme, específicamente y por extenso, a las relaciones amorosas humanas, ¡ese asunto que sigue dándote tantas preocupaciones!

Cuando las relaciones amorosas humanas fracasan (en realidad, las relaciones nunca fracasan, excepto en el sentido estrictamente humano de que no producen el resultado que quieres), es porque se habían iniciado por una razón equivocada.

(Por supuesto, “equivocado” es un término relativo, que significa algo opuesto a lo que es “correcto”, sea lo que sea. Resultaría más exacto, en vuestro lenguaje, decir “las relaciones fracasan – cambian – más a menudo cuando se han iniciado por razones no totalmente beneficiosas o que conduzcan a su supervivencia”.)

La mayoría de la gente inicia las relaciones con las miras puestas en lo que puede sacar de ellas.

El objetivo de una relación es decidir qué parte de ti mismo quisieras ver “descubierta”; no qué parte de la otra persona puedes capturar y conservar.

Sólo puede haber un objetivo para las relaciones, y para toda la vida: ser y decidir Quien Realmente Sois.

Resulta muy romántico decir que tú no eras “nada” hasta que llego esa otra persona tan especial; pero no es cierto. Y, lo que es peor, supone una increíble presión sobre esa persona, forzándole a ser toda una serie de cosas que no es.

Al no querer “desengañarte”, trata con gran esfuerzo de ser y hacer esas cosas, hasta que ya no puede más. Ya no puede completar el retrato que te has forjado de él o de ella. Ya no puede desempeñar el papel que se le ha asignado. Surge el resentimiento. Y después la cólera.

Finalmente, para salvarse a sí misma (y la relación), esa otra persona especial empieza a recuperar su auténtico yo, actuando más de acuerdo con Quien Realmente Es. Y en ese momento es cuando dices que “realmente, ha cambiado”.

Resulta muy romántico decir que, ahora que esa otra persona especial ha entrado en tu vida, te sientes completo. Pero el objetivo de la relación no es tener a otra persona que te complete, sino tener a otra persona con la que compartir tu completitud.

He aquí la paradoja de todas las relaciones humanas: no necesitáis a una determinada persona para experimentar plenamente Quienes Sois, y… sin otro, no sois nada.

Aquí radica a la vez el misterio y el prodigio, la frustración y la alegría de la experiencia humana. Requiere un conocimiento profundo y una total voluntad vivir en esta paradoja de un modo que tenga sentido. Y observo que muy pocas personas lo hacen.

La mayoría de vosotros iniciáis vuestras relaciones en los primeros años de madurez, con esperanza, plenos de energía sexual, el corazón abierto de par en par y el alma alegre e ilusionada.

En algún momento entre los cuarenta y los sesenta años (y para la mayoría más pronto que tarde), renunciáis a vuestro más magnífico sueño, abandonáis vuestra más alta esperanza, y os conformáis con vuestras menores expectativas; o con nada en absoluto.

El problema es sumamente básico, sumamente sencillo; y, sin embargo, trágicamente mal interpretado: vuestro más magnífico sueño, vuestra más alta idea y vuestra más acariciada esperanza se había referido a vuestro amado otro, en lugar de a vuestro amado Yo. La prueba de vuestras relaciones se había referido al hecho de hasta qué punto el otro se ajustaba a vuestras ideas, y en qué medida considerabais que vosotros os ajustabais a las suyas. Sin embargo, la única prueba auténtica se refería al hecho de hasta qué punto vosotros os ajustabais a las vuestras.

Las relaciones son sagradas porque proporcionan la más grandiosa oportunidad en la vida – en realidad, la única oportunidad – de crear y producir la experiencia de tu más elevado concepto de ti mismo. Las relaciones fracasan cuando las consideras la más grandiosa oportunidad de crear y producir la experiencia de tú más elevado concepto de otro.

Si dejas que, en una relación con otra persona, cada uno se preocupe de Sí mismo: de lo que Uno mismo es, hace y tiene; de lo que Uno mismo quiere, pide, obtiene; de lo que Uno mismo busca, crea, experimenta… todas las relaciones servirán magníficamente a este propósito, y a quienes participen en ellas.

Deja que, en la relación con otra persona, cada uno se preocupe, no del otro, sino sólo y únicamente de Sí mismo.

Parece una enseñanza extraña, ya que os han dicho que en la forma más elevada de relación uno se preocupa únicamente del otro. Pero Yo te digo esto: es el hecho de centrarte en el otro – de obsesionarte con el otro – lo que hace que las relaciones fracasen.

¿Qué es el otro? ¿Qué hace? ¿Qué tiene? ¿Qué dice, quiere o pide? ¿Qué piensa, espera o planea?

El Maestro entiende que no importa lo que el otro sea haga, tenga, diga, quiera o pida. No importa lo que el otro piense, espere o planee. Sólo importa lo que tú hagas en relación con ello.

La persona que más ama es la persona que está más centrada en Sí misma.

Esa es una enseñanza radical…

No si la observas con atención. Si no te amas a ti mismo, no puedes amar a otro. Mucha gente comete el error de tratar de amarse a Sí mismo a través de amar a otro. Por supuesto, no se dan cuenta de lo que hacen. No se trata de un esfuerzo consciente, sino de algo que se da en la mente, a un nivel muy profundo, en lo que llamáis el subconsciente. Piensan: “Si puedo amar a otros, ellos me amarán a mí. Entonces seré alguien digno de ser amado, y, por lo tanto, Yo me amaré a mí mismo”.

El reverso de esto es que muchas persona se odian a sí mismas porque piensan que no hay nadie que las quiera. Se trata de una enfermedad; es el verdadero “mal de amores”, pues lo cierto es que sí hay otras personas que les quieren, pero no importa. No importa cuánta gente manifieste su amor hacia ellos; nunca es suficiente.

En primer lugar, no creen en ti. Piensan que tratas de manipularles, que tratas de sacar algo de ellos. (¿Cómo podrías quererlos por lo que realmente son? No. Debe haber un error. ¡Seguro que quieres algo! Entonces ¿qué es lo que quieres?)

Se cruzan de brazos, tratando de comprender cómo alguien puede realmente quererles. Así, no te creen, y emprenden una campaña para hacer que se lo demuestres. Tienes que demostrarles que les quieres. Y, para hacerlo, pueden pedirte que empieces a cambiar tu conducta.

En segundo lugar, si finalmente aceptan que pueden creer que les quieres, inmediatamente empiezan a preocuparse acerca de cuánto tiempo lograrán mantener tu amor. Así, con el fin de conservarlo, empiezan a cambiar su conducta.

De este modo, dos personas se pierden a sí mismas – literalmente – en la relación. Inician la relación esperando encontrarse a sí mismas, y, en lugar de ello, se pierden a sí mismas.

Esta pérdida de Uno mismo en una relación es lo que provoca la mayor parte de la amargura en estas parejas.

Dos personas se unen para compartir su vida, esperando que el todo será más que la suma de las partes, y se encuentran con que es menos. Se sienten menos que cuando estaban solos. Menos capaces, menos hábiles, menos apasionantes, menos atractivos, menos alegres, menos contentos…

Y ello es así porque son menos. Han renunciado a la mayor parte de lo que son con el fin de tener – y conservar – la relación.

Las relaciones nunca han tenido por qué ser así. Pero así es como las han experimentado la mayoría de las personas que conoces.

¿Por qué? ¿Por qué?

Porque la gente ha perdido el contacto (si es que alguna vez lo tuvo) con el propósito de las relaciones.

Cuando has dejado de ver a los otros como almas sagradas en un viaje sagrado, no puedes ver el propósito, la razón, que se oculta tras toda relación.

El alma ha venido al cuerpo, y el cuerpo ha venido a la vida, con el propósito de evolucionar. Estáis en evolución; estáis en devenir. Y utilizáis vuestras relaciones con cualquier cosa para decidir aquello que queréis devenir.

Esa es la tarea que habéis venido a realizar aquí. Esa es la alegría de crearse a Sí mismo. O de conocerse a Sí mismo. O de llegar a ser, conscientemente, lo que uno quiere ser. Eso es lo que significa ser consciente de Uno mismo.

Habéis traído a vuestro Yo al mundo relativo para poder disponer de las herramientas con las que conocer y experimentar Quienes Realmente Sois. Y sois quienes os creáis en relación con todo lo demás.

Vuestras relaciones personales constituyen el elemento más importante en este proceso. Por lo tanto, vuestras relaciones personales son “tierra santa”. Prácticamente no tienen nada que ver con el otro, pero, puesto que implican a otro, tienen todo que ver con el otro.

Esta es la divina dicotomía. Este es el círculo perfecto. Así, no constituye una enseñanza tan radical afirmar: “Bienaventurados los que se centran en Sí mismos, porque ellos conocerán a Dios”. Puede que no sea un mal objetivo en tu vida conocer la parte más elevada de Ti mismo, y permanecer centrado en ella.

Tu primera relación, pues, debe ser contigo mismo. Debes aprender primero a honrarte, cuidarte y amarte a Ti mismo.

Debes verte primero a Ti mismo como estimable para poder ver al otro como tal. Debes verte primero a Ti mismo como bienaventurado para poder ver al otro como tal. Debes verte primero a Ti mismo como santo para poder reconocer la santidad en el otro.

Si colocas el carro delante del caballo – como muchas religiones te piden que hagas -, y reconoces al otro como santo antes de reconocerte a ti mismo como tal, un día te resentirás de ello. Si hay algo que ninguno de vosotros puede tolerar es que alguien sea más santo que uno. Sin embargo, vuestras religiones os enseñan a considerar a los otros más santos que vosotros. Y eso es lo que hacéis, aunque sólo durante algún tiempo: luego los crucificáis.

Habéis crucificado (de una manera u otra) a todos mis Maestros, no sólo a Uno. Y lo habéis hecho no porque fueran más santos que vosotros, sino porque creíais que lo eran.

Todos mis Maestros han traído el mismo mensaje. No “yo soy más santo que tú”, sino “tú eres tan santo como yo”.

Este es el mensaje que no habéis sido capaces de escuchar; esta es la verdad que no habéis sido capaces de aceptar. Y esta es la razón por la que nunca os enamoráis realmente, auténticamente, de otra persona. Porque nunca os habéis enamorado realmente, auténticamente, de Vosotros mismos.

Así, deja que te diga algo: céntrate ahora y siempre en Ti mismo. Preocúpate de observar lo que tú eres, haces y tienes en un momento dado, y no cómo les va a los demás.

No debes buscar tu salvación en la acción del otro, sino en tu re-acción.

Así lo haré; pero, de alguna manera, eso suena como si no debiéramos preocuparnos de lo que los otros nos hacen en la relación con nosotros. Pueden hacer cualquier cosa, y, mientras conservemos nuestro equilibrio, nos mantengamos centrados en Nosotros mismos y todas esas cosas, nada nos afectará. Pero lo que hacen los demás si nos afecta. A veces, sus actos sí nos hacen daño. Y cuando el dolor aparece en las relaciones con otra persona es cuando yo no sé qué hacer. Está muy bien decir: “manténte al margen; haz que no te afecte en absoluto”, pero eso resulta más fácil de decir que de hacer. A mí me hacen daño las palabras y las acciones de las personas con quienes tengo relaciones.

Llegará el día en que no te lo harán. Y será el día en que realices – y actualices – el auténtico significado de las relaciones con los demás; su auténtica razón.

Sí reaccionas del modo en que lo haces, es porque has olvidado esto. Pero eso está bien. Forma parte del proceso de crecimiento; forma parte de la evolución. Es la Obra del Alma la que construyes en la relación con los demás; se trata de un grandioso conocimiento, de un grandioso recuerdo. Hasta que recuerdes eso – y recuerdes también cómo utilizar la relación como una herramienta en la creación de Ti mismo -, debes trabajar en el nivel en el que estás. El nivel del conocimiento, el nivel de la voluntad, el nivel de la remembranza.

Así, hay una serie de cosas que puedes hacer cuando reaccionas con dolor ante lo que la otra persona es, dice o hace. La primera es admitir con franqueza lo que sientes exactamente, tanto a ti mismo como a la otra persona. Muchos de vosotros tenéis miedo de hacer esto, pues pensáis que vais a “quedar mal”. En alguna parte, en lo más profundo de vosotros, os dais cuenta de que probablemente es ridículo que “penséis así”. Probablemente resulta mezquino; sois “mejores que eso”. Pero no es culpa vuestra: seguís pensando así.

Sólo hay una cosa que puedes hacer al respecto. Debes honrar tus sentimientos, puesto que honrar tus sentimientos significa honrarte a Ti mismo. Y debes amar a tu prójimo como a ti mismo. ¿Cómo puedes aspirar a entender y honrar los sentimientos de otra persona si no puedes honrar los que albergas en tu interior?

La primera pregunta en cualquier proceso de interacción con otra persona es: ¿Quién Soy, y Quién Quiero Ser, en relación con ello?

A menudo no recordáis Quiénes Sois, y no sabéis Quiénes Queréis Ser, hasta que probáis algunos modos de ser. He aquí por qué resulta tan importante honrar vuestros sentimientos más auténticos.

Si vuestro primer sentimiento es negativo, el hecho de tener dicho sentimiento a menudo es suficiente para desecharlo. Es cuando estáis coléricos, estáis molestos, estáis disgustados, estáis furiosos, tenéis el sentimiento de querer “hacer daño”, cuando podéis rechazar estos sentimientos primarios en tanto “no forman parte de Quienes Queréis Ser”.

El Maestro es aquel que ha vivido las suficientes de tales experiencias como para saber por adelantado cuál es su elección definitiva. No necesita “probar” nada. Ya ha llevado antes esa ropa, y sabe que no le sienta bien; no es “la suya”. Y, puesto que la vida de un Maestro está dedicada a la realización constante del Yo tal como uno mismo sabe que es, nunca albergará esos sentimientos “que no le sientan bien”.

He aquí por que los Maestros se muestran imperturbables frente a lo que los demás llamarían calamidades. Un Maestro bendice la calamidad, pues sabe que a partir de la semilla del desastre (y de toda experiencia) crece el Yo. Y el segundo objetivo de la vida de un Maestro es crecer siempre, ya que, una vez se ha realizado plenamente a Sí mismo, no tiene otra cosa que hacer excepto ser más que eso.

Es en esta etapa cuando uno pasa de la obra del alma a la obra de Dios, pues eso es lo que me corresponde a Mí.

Supondré, a efectos de nuestro análisis, que de momento estás en la obra del alma. Estás todavía tratando de realizar (de hacer “real”) Quien Realmente Eres. La vida (Yo) te dará abundantes oportunidades para crearlo (recuerda que la vida no es un proceso de descubrimiento, sino un proceso de creación).

Puedes crear a Quién Realmente Eres una y otra vez. En realidad, lo estás haciendo; cada día. Sin embargo, actualmente no siempre responderás de la misma manera. Frente a una experiencia externa idéntica, puede que un día decidas ser paciente, amable y cariñoso en relación a ella; y otro día puede que decidas enfadarte, ser desagradable y estar triste.

El Maestro es aquel que siempre responde de la misma manera; y esa manera es siempre la opción más elevada.

En esto, el Maestro es inmediatamente previsible; por el contrario, el discípulo es totalmente imprevisible. Se puede afirmar si alguien se halla en camino de ser Maestro simplemente observando con qué grado de previsibilidad escoge la opción más elevada en respuesta o como reacción a una determinada situación.

Por supuesto, eso plantea una pregunta: ¿cuál es la opción más elevada?

Se trata de una pregunta sobre la que han girado las filosofías y las teologías del hombre desde el principio de los tiempos. Si la pregunta te interesa realmente, es que estás ya en camino de ser Maestro, ya que lo cierto es que a la mayoría de las personas les interesa otra pregunta totalmente distinta.. No cuál es la opción más elevada, sino cuál es la opción más beneficiosa; o bien cómo puedo reducir mis pérdidas al mínimo.

Cuando se vive la vida desde el punto de vista del control de las pérdidas y la optimización de los beneficios, se pierde el auténtico beneficio de la vida. Se pierde la oportunidad. Se pierde la posibilidad. Y ello porque una vida vivida de ese modo es una vida vivida con temor; y esa vida afirma una mentira sobre vosotros.

Puesto que no sois temor, sois amor. El amor que no necesita protección no puede perderse. Pero nunca lo sabréis por propia experiencia si seguís respondiendo a la segunda pregunta, y no a la primera; ya que sólo una persona que piensa que hay algo que ganar o que perder responde a la segunda pregunta; y sólo una persona que contempla la vida de un modo distinto, que se ve a Sí misma como un ser superior, que entiende que lo importante no es ganar o perder, sino únicamente amar o dejar de amar, sólo esa persona responde a la primera.

Quien responde a la primera pregunta afirma: “yo soy mi cuerpo”; quien responde a la segunda, “yo soy mi alma”.

Quién tenga oídos para oír, que oiga; pues te aseguro que en el momento crítico de toda relación humana, sólo hay una pregunta:

¿QUÉ HARÍA EL AMOR?

Ninguna otra pregunta es importante; ninguna otra pregunta es significativa; ninguna otra pregunta tiene la menor importancia para vuestra alma.

extracto de CONVERSACIONES CON DIOS de NEALE DONALD WALSCH.

WABBBLA: REFLEXIONES III

SOBRE LA FELICIDAD Y CÓMO LOGRARLA (MANUAL PRÁCTICO)

Por la mañana te despiertas pronto, más temprano de lo que a tu cuerpo le gustaría. Cuando ya estás en este mundo empiezas a pensar en fu futuro inmediato: tienes que darte prisa porque no vas a llegar a tiempo al trabajo, además debes antes hacer un montón de cosas. Si tienes hijos seguramente debes llevarlos al colegio antes de llegar a tu trabajo. El día es gris y oscuro. Te das cuenta de que estás malhumorado y fácilmente puedes llegar a estar auténticamente enfadada. Sales a la calle y coges el servicio de transporte, o te subes a tu coche y te diriges a tu trabajo. Por el camino, deprisa deprisa, no reparas en la gente que te rodea, de hecho no miras a nada ni a nadie, sólo vas con los ojos abiertos y, en función de cómo estés en tu trabajo, vas evolucionando con un nivel de estrés bajo, medio, alto, muy alto o extremo. Posiblemente no repares ni en tu seguridad ni en la de aquellos que, como tú, también se dirigen a su puesto de trabajo, por ello es posible que circules más rápido de lo que es aconsejable, también es posible que puesto que no miras a nada ni a nadie, te acerques peligrosamente al vehículo que te precede en un vano intento de llegar antes. Como ya has pasado por ahí cientos de veces no prestas atención al pájaro que está posado ante ti, o al peatón que intenta cruzar pero se detiene para que no lo atropelles. Tampoco intentas contaminar menos circulando a menor velocidad porque no te importa ya que de momento puedes permitirte invertir un 15% de tu salario en combustible para tu vehículo. Es posible incluso que por el camino des una lección a algún indivíduo que “se pasa de la ralla” y que, como tú, también se dirige a su trabajo: le adelantas y bloqueas su salida para que aprenda a respetarte, obligándole a frenar para que no se coma al vehículo que lleva delante; entonces tú esbozas media sonrisa y aceleras triunfal durante 300 metros hasta que vuelves a encontrarte con otro imbécil que no va a la velocidad suficiente, y te acercas mucho para ver si espabila. Cuando llegas por fin a tu trabajo hablas con gente con quien no quieres hablar, soportas presiones de tus superiores siempre injustas porque tú lo harías mejor sola, además cada varios días te equivocas mucho en algo y recibes una bronca que hace que se dispare tu tensión pero todo está justificado, hay que aguantar porque necesitas el dinero cada mes. Seguramente, como trabajas ocho horas o más te quedas a comer en tu centro de trabajo, no te gusta y además te cuesta más dinero que si comieses en casa pero por no gastar combustible no vas. O a lo peor te llevas la comida en una fiambrera y comes en una sala que tu centro de trabajo ha habilitado con mayor o menor fortuna para tal fin. Comes con personas que no te caen demasiado bien, o a lo mejor intentas acercarte a aquéllas que mejor vibran contigo. Como no tienes demasiado tiempo no te quitas los zapatos, ni te echas un rato en tu sillón preferido, no descansas estirando la espalda porque no puedes hacerlo. Vuelves a trabajar deseando que ya sea hora de salir, fundes internet explorer, el MSN y estás harto de pasear por la web porque el tiempo parece haberse parado. Deseas que nadie te vea, que nadie se acerque a tu mesa, te escondes detrás de tu monitor e intentas siempre tener frente a tí la puerta y tras de tí una pared para que nadie vea qué estas viendo en la pantalla. Deseas que no suene el teléfono y que nadie te llame por la línea interna encargándote más trabajo o alguna reunión. No quieres que te llame ningún proveedor o cliente y tampoco te apetece que en los últimos 25 minutos surja ningún problema gordo con algo en lo que tú estás implicada. Eres maestro en prolongar tus tiempos de trabajo de manera que algo que puedes resolver en 45 minutos puede ocuparte fácilmente una o incluso dos jornadas completas, nadie más lo sabe. Estás harta de no poder tirarte pedos porque compartes espacio con una, dos, tres, cuatro o más personas que realmente están igual de hartas que tú. Cuando por fin es la hora de salir lo haces con una extraña ilusión, huyes rápidamente de tu trabajo, montas en tu vehículo y desandas el camino que pocas horas antes has andado, puede que te cruces con las mismas personas que siempre te cruzas pero que no conoces y nunca conocerás, pasas por los mismos lugares pero ahora son diferentes porque ya es de noche, sabes perfectamente dónde y cuánto va a durar el atasco porque siempre te ocurre lo mismo. Puede que en la intimidad de tu vehículo por fin consigas estirar un poco tu espalda, tirarte los pedos que antes te has guardado y fumarte varios cigarros porque te da la gana. Te das cuenta de que estás cansado, muy cansado, y lo que es peor estás triste, odias a demasiadas personas y hoy no has tenido un buen día. Antes de llegar a casa puede que tengas que ir a algún otro lugar, a recoger algo o a hacer algo para ti que no has podido hacer porque has estado todo el día trabajando. También es posible que vayas a “desengrasarte” un poco a un gimnasio para quemar adrenalina, o a jugar a algún deporte explosivo para lo mismo. También puede ocurrir que hayas quedado en el bar de siempre para tomarte unas copas y olvidar el duro día. Cuando llegas a casa entonces si que ya estás para tirar, sólo tienes ganas de comer algo, si te lo preparan mejor, y ver un poco la televisión hasta quedarte completamente zombie en el sofá y arrastrarte hasta la cama. No tienes ganas de hacer el amor con tu pareja, eso lo reservas para el sábado por la noche, para el viernes o para el domingo, que no trabajas. Te duermes, es lunes y estás desolada porque todavía quedan demasiados días para el fin de semana. Tu cuenta bancaria el día 7 tiene un saldo de 122 euros y te viene un pago de la hipoteca de 540, menos mal que tienes la VISA y podrás cubrirlo sin que lo devuelvan aunque te cobren una comisión desorbitada al sacar el dinero a crédito de un cajero, cuando llegue la paga extraordinaria te pondrás al día.

Suena el despertador y te tiras de cabeza a la ducha, es martes, Por la mañana te despiertas pronto, más temprano de lo que a tu cuerpo le gustaría. Cuando ya estás en este mundo empiezas a pensar en fu futuro inmediato: tienes que darte prisa porque no vas a llegar a tiempo al trabajo, además debes antes hacer un montón de cosas. Si tienes hijos seguramente debes llevarlos al colegio antes de llegar a tu trabajo. El día es gris y oscuro. Te das cuenta de que estás malhumorado y fácilmente puedes llegar a estar auténticamente enfadada. Sales a la calle y coges el servicio de transporte, o te subes a tu coche y te diriges a tu trabajo. Por el camino, deprisa deprisa, no reparas en la gente que te rodea, de hecho no miras a nada ni a nadie, sólo vas con los ojos abiertos y, en función de cómo estés en tu trabajo, vas evolucionando con un nivel de estrés bajo, medio, alto, muy alto o extremo. Posiblemente no repares ni en tu seguridad ni en la de aquellos que, como tú, también se dirigen a su puesto de trabajo…

¿Sorprendido? ¿Sorprendida? ¿De qué? ¿De que te parezca un relato tan acertado? ¿De que haya dado en el clavo tantas veces seguidas? ¿De que sea un reflejo bastante acertado de un día de tu vida gris?. No es magia, a poco que uno se ponga a pensar consigue hilar lo que la gran mayoría vive día tras día, eso si, cada cual tiene sus matices.

¿No te gusta tu realidad tal como te la imponen? CAMBIALA.

Cambia todo aquello que no te haga feliz. Si tu trabajo te consume busca un trabajo que te haga feliz. Cámbialo todo, si te das cuenta que tu relación de pareja es triste y no tiene solución, no prolongues la agonía, cambia. Si odias vivir en el lugar donde vives vete a vivir a otro lugar que te guste.

¿Que no puedes hacerlo? SI QUE PUEDES, lo que ocurre es que tienes miedo. MIEDO, MIEDO, MIEEEEEEDOOOOOO. Piénsalo y verás como te da miedo.

La única solución es armarse de valor y dar el paso. Es muy difícil porque el miedo nos lo ponen dentro desde pequeños, pero te aseguro que cuando has saltado la valla y ya estás al otro lado te das cuenta que ha sido más fácil de lo que pensabas porque, entre otras cosas, ahora eres la persona más feliz del universo y lo ves todo de color rosa.

Si, si, no puedes hacerlo porque necesitas el dinero, ya lo sé. Párate a pensar y analiza para qué necesitas tanto dinero. Párate a pensar y analiza cuántas cosas tienes que no utilizas casi y que realmente lo único que hacen es aliviarte la profunda amargura que te produce tener un día que no deseas tras otro. Párate y piensa en lo que comes, en cuánta basura podrías dejar de comer. Piensa en cuántas marcas determinadas necesitas comprar para “dar buena imagen” y después piensa lo barata que sería la misma camisa de marca “la pera”, que además te abrigaría igual. Piensa en todo aquello que podrías eliminar de tu vida sin que ésta cambie en lo esencial y piensa en el dinero que no tendrías que gastar, en los plazos de préstamo que no tendrías que pagar, y luego piensa que realmente, posiblemente, en muy poco margen de error, podrías vivir con la mitad de dinero del que actualmente te pagan, o incluso menos, siendo igual o incluso muuuucho más feliz. Con el tiempo te darás cuenta que podrás hacer prácticamente lo mismo.

Cuando hayas pensado todo esto y llegues a la conclusión de que es muy bonito decirlo, pero otra cosa diferente es hacerlo… entonces y sólo entonces estarás frente a la mismísima puerta de tu libertad.

Sólo te quedará HACERLO. Hazlo, atrévete, verás que no es difícil. Las cosas cambiarán sólo si tú te atreves a cambiar. Y si lo haces estarás viviendo en plena armonía con tu corazón, serás feliz, te mirarás en el espejo y llorarás de alegría al verte tan radiante… tu luz eres tú, tu felicidad eres tú, tu equilibrio eres tú, tu salud eres tú. Todo lo otro que dia a dia sufres es lo que otros quieren hacer de tí, y no es bueno para tí porque no te hace feliz.

Con todo mi amor hacia tí, Wabbbla. Noviembre de 2009

In lake ´ch (Yo soy otro tú)


_