Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘mente’

EMPIEZA YA A MEDITAR

¿Meditas con frecuencia? ¿Lo has intentado alguna vez? ¿Lo haces pero no funciona como desearías? Te dejo mi último vídeo.

EL MAYOR ENGAÑO HACIA LA HUMANIDAD

Otro interesante vídeo de Misterios Ocultos TV

EL DR. FRANCISCO CHELÓS, MÉDICO PSIQUIATRA

El Dr. Chelós, Paco para los amigos, es un hombre sabio, rodado, vivido. Cuando yo sólo tenía un año de edad, él ya estaba en París estudiando psiquiatría y sexología. Es nombrado por el gobierno francés médico jefe de los hospitales de París (Legión de Honor), también es honoris causa por la Oxford International University, pero sobre todo, es mi amigo. He tenido la oportunidad de vivir con él y otras personas muchas veladas hablando de diversos temas, todos ellos relacionados con la evolución del ser humano, con la libertad, con la evolución, con la toma de consciencia… Es un ser humano excepcional. Actualmente ha decidido entrar en los medios grabando diferentes vídeos sobre temas de interés relacionados con la psiquiatría, su especialidad. Como su amigo, he tenido y sigo teniendo el honor y el placer de realizar esos vídeos, tenemos una serie que iré publicando progresivamente y que estoy seguro de van a resultar de interés para el mundo.

El Dr. Chelós tiene consulta abierta en Valencia (España) y pueden contactar con él en los datos que aparecen en la descripción de todos sus vídeos.

Aquí os dejo los dos primeros.

GREGG BRADEN: LA CIENCIA DE LOS MILAGROS

Nuestros sentimientos crean la realidad que nos rodea. Sentimiento = pensamiento + emoción.

CAMINAR DE FORMA SAGRADA

Te dejo este bello texto que acabo de encontrar en el fb de mi hermana Mónica Alcazar:

chaman

Caminar de forma sagrada es hacer de la vida un arte,
vivir cada momento como si fuera el último,
dar cada paso como si fuera el primero.

Inspirar amor y conciencia
en este frágil cuerpo nuestro
y entrar en el cuerpo mayor
que todos compartimos.

Ver que cada paso debe ser dado
con ligereza, sin forzar nada,
sin crear más ego.

Caminar de manera sagrada
es liberarnos de nuestro sufrimiento
y permitir que la brillante esencia
del momento dirija nuestro siguiente paso.

En un cuerpo abierto,
en una mente abierta,
en un corazón abierto,
las posibilidades son ilimitadas.

La sanación se encuentra por doquier.
Cada paso es precioso.
Cada paso es una nueva sanación.

Caminar de forma sagrada.
Autor: Hehaka Sapa (Alce Negro en español,
Black Elk en inglés) fue un famoso chamán sioux.
Arte: Mihu

EL DESPERTAR DE LA INTUICIÓN

Cuando el estudiante ha terminado los ejercicios de respiración, está listo para la próxima etapa de esta práctica el próximo esfuerzo que debe realizar. Si ha practicado este ejercicio bien y con éxito, atrapará a la mente como a un pájaro en una red, el vuelo constante se detendrá, la actividad incesante se tranquilizará y yacerá en la red del control de la respiración sin aletear siquiera. No debe intentar regresar a la respiración normal por medio de un esfuerzo; es mejor que deje que su respiración se ajuste normalmente. La mente debe ahora cesar de concentrarse en la respiración y dar el paso siguiente; el despertar a la intuición. Digo deliberadamente despertar a la intuición, porque la intuición está siempre presente, no se duerme jamás y no necesita ser despertada.

El estudiante debe volver a la actitud de interrogación y de investigación que adoptó durante la meditación, pero esta vez el interrogante debe dirigirse no ya al cuerpo, a los deseos o a los pensamientos, sino a la misteriosa oscuridad que rodea su mente.

¿Quién soy yo?

¿Quién es éste ser que habita dentro de este cuerpo?

Deberá dirigir a sí mismo estas silenciosas preguntas, lenta, aplicadamente, con una total concentración del alma.

Después deberá esperar unos minutos, meditando tranquilamente y sin esfuerzo estas preguntas.

Posteriormente hará un pedido humilde y silencioso, casi una plegaria, dirigida al Yo en el centro de su ser, para que este revele su existencia. Las palabras en que formule el pedido deben ser palabras propias, pero tendrán que ser simples, breves y directas. De hablar como si se dirigiera a un amigo verdadero e íntimo: “Pedid y se os dará”, dijo Jesús, cuyo estado de conciencia era el del Yo en estado puro.

Una vez hecho el pedido, o silenciosamente musitada la plegaria, deberá hacerse una pausa y esperar ansiosa y confiadamente una respuesta. Digo “confiadamente” y, sin embargo, debe haber profunda humildad de alma cuando se pide la divina revelación. La humildad es el primer paso en el sendero secreto… y también será el último. Porque antes que la divinidad pueda instruir al hombre por la revelación de su propio yo, es necesario que él sea susceptible de instrucción, es decir: humilde.

Los dones intelectuales y el saber son cosas admirables y adornan al hombre, pero el orgullo intelectual pone una poderosa barrera entre él y la vida más elevada que constantemente lo llama, aunque sea en silencio. Los intelectualmente orgullosos están sentados sobre sus pequeños pedestales y esperan ser adorados, mientras, que en el fondo de sus corazones, habita una deidad, que es la única digna de recibir adoración. Nuestro yo intelectual, como un pavo real, se pasea ante la mirada admirativa del mundo; pero el que ha engendrado sus talentos, el creador verdadero de todas nuestras obras, el que ha transmitido el principio de la vida, permitiéndonos así existir, se contenta con permanecer en la sombra, desconocido e ignorado por los hombres.

Es sumamente difícil reconocer nuestra propia pequeñez, nuestra ignorancia y nuestra vanidad. Y sin embargo, es la conquista más grande, porque nos conduce directamente al encuentro de la vida divina, que prometió Cristo a todos los que perdieron la vida personal.

No necesitamos los conocimientos ni la cultura de una mente distinguida para entender y apreciar estas enseñanzas. Los simples, los analfabetos y los primitivos podrán llegar igualmente a ellas por un acto de fe y por la plegaria, y podrán entrar también con más facilidad en el estado de ánimo de reverencia.

Cuando llegamos al Yo superior por medio del análisis de nosotros mismos, los maduros estudios filosóficos dan escasa ventaja sobre el hombre de la calle. Y esto no quiere decir que tales estudios carezcan de valor; por el contrario, pues enseñan a la mente útiles prácticas de abstracción, de concentración y de profundidad. Es sólo por engendrar el orgullo de la sabiduría y el egoísmo de la importancia de nosotros mismos que levantan barreras sobre el sendero verdadero. El dominio de una docena de diferentes sistemas de intrincada filosofía no es tarea para muchos y, sin embargo, el dominio del orgullo personal es mucho más difícil. La humildad llega más fácilmente a los analfabetos y a los ignorantes, porque ellos tienen conciencia de su inferioridad social y mental. Y la humildad es esencial en todas las etapas del Sendero Secreto.

Los grandes secretos elementales de la vida son tan sencillos que muy pocos los ven. La gente es complicada, los intelectos son complicados, no la vida. Por lo tanto digo: atesorad en vuestro corazón y llevad siempre en vuestra mente la memorable frase de Jesús: “A menos que seáis semejantes a uno de estos pequeños, no entraréis en el Reino de los Cielos”. Las tremendas especulaciones teológicas no son necesarias para entender las simples verdades del Espíritu.

Hasta el momento, todos los esfuerzos del estudiante para descubrir su verdadero yo han sido dirigidos con deliberación, queridos conscientemente, voluntarios. Ahora ha llegado así al punto en que se requiere un viraje completo del procedimiento, donde la personalidad debe cesar de realizar nuevos esfuerzos, pues ha llegado al fin de la tarea que le fue asignada.

Todo el proceso de meditación es simple y consiste en elegir sencillamente este tema de la indagación del yo entre la multitud de las ideas que se presentan, pensar firmemente en él y nada más. Luego, cuando la actitud y la calidad de la concentración han sido desarrolladas vigorosamente, el estudiante abandona esta línea de pensamiento, se recoge en su interior y se pregunta quién es el que piensa en él. No trata de obtener una respuesta pensando acerca del Pensador; empieza por despojarse de toda clase de ideas y concentra toda su atención sobre el próximo despertar de este ser que ha estado cubierto por la pantalla de los pensamientos sin fin.

Durante la pausa que sigue a esta solicitación silenciosa, debe suspender la corriente de los pensamientos tanto como pueda, adoptando la actitud de quien espera atentamente que se le dé una respuesta. Después de esperar dos o tres minutos, puede repetir su pedido y esperar de nuevo. Después del segundo período de prueba, que puede durar de tres a cuatro minutos, se repetirá el pedido una tercera y última vez. Luego deberá esperar con paciencia, fervorosamente, por un lapso de unos cinco minutos, con el cuerpo inmóvil, la respiración lenta y tranquila, la mente en calma. De este modo termina su meditación.

La clave para una correcta interpretación de esta etapa consiste en recordar que lo más importante ahora es la reacción subconsciente al esfuerzo consciente que se realiza. La práctica consciente del reposo mental ha sido útil para la intensificación de la atención; es como tocar un timbre. Será necesario esperar que el subconsciente salga ahora a abrir. No hay que insistir demasiado, no hay que fatigarse excesivamente; es necesario dar al Yo Superior confianza y crédito para que manifieste su propia inteligencia, su acción específica.

Se puede estar pasando por un período en el que no llegue ninguna respuesta, cuando la nada suprema reine dentro del alma. Antes de abandonar esta “tierra de nadie” del alma, un sentimiento de intensa soledad puede adueñarse de uno. Pero tal sensación pasará. Si no se está preparado a ejercitar la paciencia mientras se espera silenciosamente esta revelación, se destruirá toda posibilidad de éxito.

La paciencia es importante. Debemos esperar humildemente por la revelación del Infinito que está dentro del hombre. Hasta que llegue la hora sagrada, seremos unos pobres huérfanos. Aquellos que introducen cualquier elemento de impaciencia durante este período de quietud mental, lo que hacen en realidad es perjudicarse.

De aquí en adelante, el estudiante debe vigilar minuciosamente la aparición de las primeras señales confirmatorias, las pruebas de que ha tomado el buen camino, las primeras y débiles evidencias de los movimientos de su yo más profundo dentro de él. Tales signos y señales nos son mostrados por el alma, pero muchas veces no son entendidos o simplemente no se las advierte.

Las primeras evidencias llegan quietamente, tan quietamente como cuando el sol insinúa su resplandor sobre un mundo en sombras, tan levemente que el estudiante quiera tal vez rechazarlas, pensando que son fantasías inútiles, pensamientos sin sentido o imaginaciones sin importancia. Hacerlo sería cometer un grave error. La voz del Yo Superior se oye al principio como un ligero susurro, y hay que escuchar atentamente. Los movimientos más tenues de corazón deben recibir una atención plena e indivisible, y el estudiante debe considerarlos con respeto y veneración, como mensajeros de un reino más alto. Estos enviados no son más que los heraldos de una fuerza dinámica que habrá de llegar más adelante, y que penetrará a todo su cuerpo con un poder de origen divino.

Hay algunos sutiles matices de sentimiento y de pensamiento que pasan por lo general inadvertidos o que se desechan en la vida diaria corriente. Estas experiencias desechadas son precisamente el material que el mediador debe utilizar a fin de cultivar y desarrollar. Habrá de concentrar todo su poder de atención sobre ellos, en cualquier momento que aparezcan, haciendo lo posible para someterse plenamente a esos estados.

En estos extraños momentos descubre lo que casi podría llamarse un segundo yo interior. Tales instantes pueden ser raros; incluso puede sentirlos sólo a intervalos irregulares. Pero su misma existencia evidencia algo que es. Estos estáticos momentos proporcionan una pista sobre la verdadera naturaleza del hombre.

Dentro de cada uno de nosotros hay pozos superpuestos de paz espiritual que no han sido cubiertos, de inteligencia espiritual que no han sido tocados. De vez en cuando llegan a nosotros los susurros que provienen de este segundo yo, unas voces veladas que nos piden que dominemos nuestros instintos, que tomemos el camino más alto y trascendamos el egoísmo. Debemos escuchar esas insinuaciones, aprovechar esos raros momentos. En ellos tenemos vislumbres de lo que podemos llegar a ser. Si estos instantes en que tenemos un relámpago de percepción espiritual pudieran prolongarse, ganaríamos la felicidad eterna. Porque hay algo que a veces se hace sentir de este modo en la profundidad misteriosa del alma. No sabemos qué es, pero podemos saber lo que dice. “Todo lo que de mejor hay en ti, eso soy yo”, dice su voz silenciosa. Esa voz está dentro de nosotros, y sin embargo permanece aparte, santificada.

El objeto de esta obra sobre quietud mental es entrar en el reino al cual los psicólogos llaman a menudo el subconsciente.

La respuesta de la intuición que despierta puede venir la primera vez que se practica este ejercicio, o puede llegar después de varias semanas y aun meses de práctica diaria. El estudiante que ha dominado plenamente todas las etapas previas está ya en situación de beneficiarse considerablemente si encuentra la ayuda de un Adepto auténtico, que ahora puede hacer nacer en él la intuición por medio de ciertos métodos secretos. Si tal encuentro es imposible o impracticable —porque encontrar Adeptos genuinos es extremadamente difícil en el mundo moderno—, en ese caso debe continuar adhiriéndose fielmente a las instrucciones que aquí se dan.

Extracto de PAUL BRUNTON – EL SENDERO SECRETO
Una Técnica para el Descubrimiento del Yo Espiritual en el Mundo Moderno.

Fuente: Trabajadores de la Luz

PLEYADIANOS: LA INTELIGENCIA EMOCIONAL ES UN AÑADIDO RICO Y VALIOSO…

Fuente: Trabajadores de la Luz (http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar)

La inteligencia emocional es un añadido rico y valioso en la realidad física y es la clave determinante para un desarrollo espiritual. Abriros para explorar vuestras emociones y asumir el riesgo dando la bienvenida a cualquier sentimiento profundo y a cualquier memoria que podríais haber disociado o encasillado o escondido. Hace falta una enorme cantidad de energía para mantener bloqueadas las memorias emocionales. Todo vuestro ser está repleto de memorias de eventos, tiempos y lugares que no habéis hecho más que vislumbrar. Habéis sido entrenados para ver sólo aquello que esperáis ver y desechar todo lo que no tiene cabida en vuestras creencias. Conforme va aumentando la presión de la energía acelerada, tendréis que hacer un hueco y prescindir de los «despojos» que lleváis dentro (las emociones no elaboradas y antiguas vibraciones de temor que están almacenadas dentro y entre vuestras células, átomos. huesos, músculos, tejidos, órganos y ADN). Cada parte de vuestro cuerpo está repleta de memorias. Visualizaros siendo flexibles, organizados, espaciosos, claros, fluyendo con la energía acelerada y moviéndoos con facilidad por vuestro cuerpo físico, para mejorar, a su vez. vuestras vidas.

Aunque parezca que la realidad esté a veces colocando un obstáculo en vuestro camino, esa manera de pensar surge siempre que os atascáis en un concepto limitante de vosotros mismos. Las creencias limitantes, con frecuencia. irán acompañadas de sensaciones de frustración. La humanidad todavía tiene que entender verdaderamente la aceptación de los electos dañinos de las creencias inútiles y sin valor con respecto al cuerpo físico. Cada vez que os sentís retados por la vida (dinero, sexo, salud, trabajo, relaciones personales o creencias religiosas) normalmente todo se resume al final en cómo manejáis vuestra energía. En las áreas en las que lucháis y en las que aparece la ansiedad, el enfado, la frustración y donde cosecháis resultados pobres, aparecen creencias negativas con respecto a vosotros mismos y vuestra manera de pensar no actúa en vuestro favor. A veces, vuestras creencias con respecto a asuntos importantes en vuestra vida la gobiernan entre bambalinas y ésas son precisamente las áreas que hay que investigar, examinar y liberar. Sentimientos de vergüenza dañan vuestro cuerpo, ya que actúan como termitas que se comen la estructura del edificio. Si simplemente reconocéis la existencia de un tema espinoso, los bloqueos y muros se van soltando para permitir que fluya más energía en vuestro cuerpo.

No hace falta que dispongáis de antemano de todas las soluciones (estad dispuestos a prestar atención y tomad nota). Observad los patrones y preguntaros a vosotros mismos: ¿A qué cosas está ligado el tema en cuestión? ¿Qué oportunidades y propósitos me están esperando si observo este asunto bajo otra óptica? Con una actitud abierta y positiva, la energía galáctica fluirá en vuestro cuerpo y entonces podréis sentir el impulso de buscar un trabajo físico o un masaje, escribir una nota en una revista o anotar cosas en un diario; también puede que tengáis ganas de dar un paseo en solitario por el bosque o llorar un rato. Las lágrimas sanas eliminan los obstáculos que bloquean vuestra memoria y pueden abrir un camino para liberar lo que estáis reteniendo en el interior. Siempre y cuando lloréis sin sentiros víctimas y no os limitéis al «pobrecito yo», vuestras lágrimas pueden ofrecer un bálsamo que surge del corazón con el valor de palpar puro sentimiento.

Para recuperar el poder y usar conscientemente la energía de la fuerza vital cósmica, debéis reconocer que vuestros miedos contribuyen regularmente al estado global de la polución emocional. Puede parecer que una fuerza externa os esté tiranizando; sin embargo, vuestras señales internas deben hacer patente esa solicitud al éter para que creéis la experiencia. El miedo tiene una frecuencia energética fácilmente reconocible y que se siente tan claramente como la frecuencia del amor. Puede que penséis que nadie desea el miedo, pero si consideráis cuánta atención y consideración producen las frecuencias del miedo, tal vez podáis ver por qué parece que es esta versión del mundo la que la mayoría de los humaos crea. Los miedos colectivos van mucho más allá de las amenazas de guerra y de déspotas tiránicos; por el contrario, están asentados en un sentimiento profundamente enraizado: el miedo de ser un ser poderoso.

Un uso sano del miedo tiene su sentido y puede servir como una voz de alarma para que no os acerquéis demasiado a un precipicio, sino que deis unos pasos atrás. Cuando os aproximáis a una situación que entraña un verdadero peligro, vuestro cuerpo siente un auténtico sofoco de energía, pues la amígdala, situada en el centro del cerebro. funciona como un centro ele poder con respecto al sistema de defensa del cuerpo y envía señales de «luchar o huir», junto con señales de conexiones neuronales que internamente disparan las luces rojas de emergencia y ponen en marcha las sirenas. Este sistema interno de alarma siempre está en alerta; por ello, es perfectamente posible que sintáis una sensación de miedo en respuesta a señales internas de las células si éstas sospechan una verdadera amenaza para la supervivencia. Desde un punió de vista práctico, un miedo sano emite una señal de alarma para mantenerse al margen de situaciones de peligro.

Vuestra mayor prueba consiste en que el cuerpo supere el miedo. Cuando el centro del miedo se activa continuamente y se convierte en un hábito, la mente no puede pensar claramente y el pensamiento racional se queda paralizado. Proyecta sensaciones de miedo cuando no hay un peligro inminente, distorsiona el sentido de integridad del cuerpo y crea un estado interno de caos; asimismo, envía ese miedo a la conciencia colectiva y a todo el mundo en general. Vuestro sistema natural e inteligente de recolección de datos del cuerpo trabaja a gran velocidad y en excelente colaboración con vuestras actitudes y expectativas. Cuando cambiáis de actitud, sin duda alguna cambiáis vuestra experiencia. Millones de células ayudan y evalúan sin cesar una miríada de elecciones que habéis tomado para ir al encuentro de vuestros deseos. En cada momento, vuestro cuerpo procesa gran cantidad de datos muy sofisticados relacionados con el pasado, el presente y el futuro. Debéis aprender a prestar mucha atención a las señales que enviáis y a daros cuenta y examinar cómo os sentís con lo que estáis creando y con lo que os encontráis. Reconocer vuestros sentimientos os puede llevar a una mayor autorrealización porque los sentimientos siempre son la clave para descifrar vuestras creencias. Recordad que los sentimientos remiten a las creencias, de modo que deberíais buscar los sentimientos sintiéndolos verdaderamente. Una vez que hayáis identificado la creencia que hay detrás. reconoced el papel de esta creencia y luego liberadla, y remplazadla por una visión que os aporte más poder.

El gran cambio en la percepción consciente que está barriendo el planeta establecerá los nuevos parámetros de la naturaleza de la inteligencia.

A lo largo de eones de tiempo, varias fases de desarrollo en la evolución del ser humano han adoptando sorprendentes giros y carices. El gran cambio en la percepción consciente que está barriendo el planeta establecerá los nuevos parámetros de la naturaleza de la inteligencia y destacará cuestiones, durante mucho tiempo ralentiza-das sobre el potencial de la mente humana. La energía procedente del espacio y de vuestro Sol puede crear mutaciones a nivel físico, además de orientar la conciencia humana a nuevas áreas de percepción. La mayor parte del mundo occidental identifica la inteligencia basada en la habilidad de descifrar símbolos (letras y números) en el mundo físico. Hoy en día, quizás tan sólo un tercio de la población en el mundo sabe leer y escribir; no obstante, numerosas culturas han desarrollado a lo largo del tiempo habilidades únicas para traducir las ideas a símbolos sin necesidad de la palabra escrita.

Las ideas operan con la modulación de frecuencias especificas, y pueden ser interactivas desde una realidad a otra. Las ideas también se transmiten mediante los rayos gamma emitidos por el Sol para ser descifrados y, a lo largo de los próximos años, la naturaleza íntima de la inteligencia, que se basa con frecuencia tan sólo en interpretaciones lógicas de la realidad. se volverá a considerar de nuevo. La flexibilidad de la percepción incrementa vuestra habilidad de ver y vivir la realidad desde una óptica nueva y refrescante, es decir, debéis estar atentos para reconocer creencias personales con respecto a vuestra propia inteligencia. La disposición de aceptar nuevos conceptos e ideas aporta grandes ventajas para el crecimiento personal.

Las energías aceleradas potencian una importante expansión de conocimiento y cada día más gente está estableciendo la conexión entre el poder de la mente y sus efectos sobre el medio ambiente físico. El repentino reconocimiento de cómo se manifiesta una situación se extenderá cada vez más. A veces, cuando el espíritu interior se libera para obtener una nueva visión de la perspectiva, pueden aparecer sentimientos de frustración o descontento. Una energía inquieta puede convertirse en una señal que indique qué cambio es inminente. Un método para determinar la inteligencia reside en cómo interpretáis vuestras experiencias y la sabiduría que cosecháis de las experiencias creadas. En muchos aspectos, parece que la gente de las palabras escritas ha aprendido a utilizar símbolos para traducir los eventos en insignificantes asuntos o se ha distanciado de la idea de que los pensamientos tienen conexión con el mundo sólido. El resultado es que los humanos se han encarcelado debido a su propio proceso de pensamiento. Por favor, considerad cada una de las experiencias como una elección válida para acumular mayor conocimiento. Existe mucha libertad para ver más allá de los confines de vuestras limitadas y temerosas interpretaciones de la realidad, y la libertad comienza a adquirir un nuevo significado cuando aprendéis a utilizar a vuestro cuerpo con mayor facilidad tanto en los mundos físicos como no físicos.

Considerad durante un momento cómo se estructura la mente: vuestras creencias y sentimientos modelan la percepción y continuamente estáis emitiendo una frecuencia energética que evita o atrae eventos vitales. A veces un evento se ignora como si estuvieseis ahuyentando a una mosca; sin embargo, todavía está impregnado con una tinta invisible y fijado en vuestro subconsciente. Otros eventos no los olvidáis nunca porque tenéis una memoria de experiencias similar a una bombilla que se enciende y se apaga. No importa si reconocéis un evento de manera consciente o no, ya que la situación y vuestras creencias proyectadas se almacenan fielmente según vuestra percepción en los bancos de datos de la memoria. Ampliar la mente para considerar el simbolismo y el significado de cualquier evento puede hacer que literalmente cambiéis de punto de vista si realmente intentáis conocer los intrincados significados de la vida. Conforme vuestras ideas con respecto a la naturaleza de vuestra mente continúan extendiéndose, el eslabón natural entre las realidades físicas e interdimensionales se vuelve mucho más evidente. Nuevas ideas son, de hecho, frecuencias electromagnéticas que aumentan, al igual que las radiaciones solares incrementan el campo energético alrededor del globo. Para adaptar y acomodar las nuevas ideas sobre la energía, ocurre un cambio en vuestras células a nivel subatómico gracias a las sutiles interpretaciones de las moléculas proteicas que liberan los códigos almacenados de percepción. Un proceso muy complejo entre proteina y aminoácidos afecta al AUN en un nivel muy profundo que cambia vuestra manera de percibir la realidad.

Extracto del libro “Recuperar El Poder”.
Sabiduría Pleyadiana para un mundo en caos.
Barbara Marciniak