Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘materia’

¿CONOCÍAS A SERGI TORRES?

ATER TUMTI

Te dejo un resumen general sobre los principales argumentos de Matías DeStefano. Si no conoces nada de Matías aquí tienes un buen resumen completo, escúchalo con el corazón. Si ya conocías a Matías te puede venir bien recordarlo. He estado en varias charlas de Matías y en uno de los talleres donde se experimentaba esto y puedo decirte que es una excelente persona, especial.

SE GESTA EL ADVENIMIENTO DE UNA NUEVA ESPECIE HUMANA

(El País, 15.9.2011)

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/gesta/advenimiento/nueva/especie/humana/elpepisoc/19820610elpepisoc_4/Tes
La doctora cardióloga Thérése Brosse, una joven y vital octogenaria, presentó en Madrid su obra Conciencia-energía, en la que se recogen las bases científicas de una reciente y vanguardista ciencia, el holismo, que considera al hombre en su totalidad. Esta investigadora es una de las pioneras del último paradigma admitido en la ciencia actual: la existencia de una conciencia universal, de naturaleza energética, por encima de los dos niveles hasta ahora considerados como únicos constituyentes del ser humano (el psíquico y el fisiológico). Brosse habla de los descubrimientos en el campo de la microfísica como evidencia irrefutable de esta teoría.

Pregunta. ¿Por qué se interesó en un dominio tan controvertido, considerado incluso metafísico, como el de la conciencia?

Respuesta. Todo comenzó en 1934, cuando era jefa de Cardiología Clínica en la facultad de Medicina de París, en donde realizaba registros eléctricos de anomalías del aparato circulatorio. Allí pude observar que una actividad mental simple originaba una regularización cardiovascular, mientras que si el paciente era conmovido por el miedo a no realizar una tarea más difícil, los desórdenes se acentuaban. Sabiendo que las emociones venían del diencéfalo y que el estado intelectual estaba en relación con la corteza-cerebral, era evidente que la puesta en juego, desde el punto de vista estructural evolutivo, regulaba automáticamente y, sin ningún esfuerzo otro inferior (el diencéfalo en este caso). Fue entonces cuando me planteé si no habría un tercer nivel que regulase al intelectual o mental y, por ende, al resto. Esta inquietud fue parcialmente calmada cuando, en tres misiones científicas a la India, efectué registros en los yoguis Y aprecié que ellos trascendían de la dualidad psicosomática: había, pues, un tercer nivel, puramente energético, conocido no sólo hace 7.000 años por los vedas, sino también por los físicos. La conciencia pasó a ser, a partir de ese momento, objeto de mis investigaciones.
“La conciencia es un vacío cuántico”

P. ¿Quiere decir que la física tiene puntos en común con la filosofía oriental?

R. Efectivamente. La conciencia no es más que un vacío cuántico. El físico suizo Lawrence Domash, por ejemplo, afirma que la conciencia pura es la última esencia del universo, comprendido el universo físico. En realidad, la evolución de la ciencia ha descubierto la conciencia gracias a sus experimentos sobre la materia: los resultados de la física cuántica, relativa a ondas y partículas, es exactamente lo mismo que experimentan los místicos en su vida interior. La investigación sobre la naturaleza de partículas menores a los cuantas, descubiertos por Planck, presuponen divisiones cada vez mayores, hasta llegar al dominio de lo universal. En este sentido, el físico Stephan Lupasco ha definido un sistema energético microfísico, que se encuentra en todos los demás sistemas, en todas partes, jugando un papel de catalizador y de, origen mismo del resto de los niveles. Si a ello se añade el hecho de que el estado cuántico de la materia es también tributario de la conciencia del observador, que todo en el mundo es energía y la equivalencia entre materia y energía (ya postulada por Einstein), nos encontramos con un nivel energético supremo y universal. La conciencia, así, ha sido expresada en el lenguaje de las matemáticas como un operador y, en términos cuánticos, como una función de onda. Para la tradición oriental tántrica, en cambio, es una fuerza eterna, que se expresa tanto en el hombre como en el universo; una energía consciente, ya que la conciencia es energía.

P. Pero si la conciencia es energía y es universal, ¿dónde se localiza en el ser humano?

R. El neurofisiólogo, norteamericano Pribran, de la Universidad de Stanfórd, investigando sobre la localización de la memoria en el cerebro, descubrió que no la había, sino que se trataba de una serie de ruedas energéticas, entremezcladas entre sí, portadoras de la información general, que se encontraban en el cerebro, en un campo energético que no tenía límites. Así, llegó a la conclusión de que la conciencia es un holograma, o sea, un dominio o un campo de potenciación y de frecuencia, que está por debajo de un universo concreto. Curiosamente, un premio Nobel de Física, el británico David Bhon, afirma que también universo es holográfico y que origina una serie de imágenes concretas a través de fluctuaciones energéticas. La unión de ambas concepciones holográficas implica, pues, todas las posibilidades energéticas. Por tanto, no importa la localización orgánica de la conciencia, ya que, al tratarse de un holograma, todos los puntos contienen información de la totalidad: lanzando un rayo láser a un punto determinado del cerebro se encuentra información completa.
“El cuerpo contiene todos los niveles de conciencia”

P. ¿Qué papel juega el cuerpo en dichas manifestaciones energéticas y en el cosmos?

R. El papel del cuerpo es muy importante para el conocimiento de uno mismo, ya que él contiene la totalidad energética de todos los niveles de conciencia que, estando integrados, repercuten los unos sobre los otros: el sistema macrofísico, con los elementos constitutivos de nuestra materia; el sistema biológico de nuestro dinamismo vivo; el sistema psíquico de nuestras emociones y de nuestro intelecto y, por encima de todo, el sistema microfísico de nuestra universalidad y nuestras potencialidades evolutivas (la conciencia). Así, el despertar de la conciencia corporal entre los terapeutas de vanguardia es capital para nuestro período crucial de mutación, en el curso de la cual el descenso en nosotros de la energía cósmica bajo su forma supramental necesitará una transmutación biológica, que será la base de una nueva especie, cuyo cuerpo tendrá capacidad para expresar y sentir su unidad con el cosmos y todos los seres que encierra. Algunos yoguis, por ejemplo, han llegado ya a ello: son capaces, mediante determinadas técnicas, de ir desligando la conciencia nivel por nivel, hasta reintegrarla en lo un¡versal y lo absoluto; son capaces de impedir las fluctuaciones mentales, y así la conciencia se encuentra en el estado propio (los fenómenos paranormales que ello conlleva no son nada del otro mundo). Este desligamiento, de los principios energéticos está de acuerdo con los descubrimientos científicos acerca de la cronaxis de subordinación en el sistema nervioso, donde cada nivel superior regulariza el inferior.

P. Al parecer, la energía biológica se expresa mediante vibraciones. Usted parte de “vibraciones generalizadas” como una manifestación óptima; ¿quiere decir que hay pasos sucesivos, zonas que liberar?

R. Exactamente. La materia es un ritmo; la sustancia (sólida, líquida o gaseosa) es una frecuencia, y la energía vibratoria es la energía de la existencia. Nuestra energía biológica se expresa mediante vibraciones rítmicas, que es posible recoger experimentalmente sobre la superficie del cuerpo, sobre todo en ciertas zonas. Estas modulaciones, que se han denominado ondas periódicas lentas, varían su morfología según el nivel de conciencia del cual emanan, ya que los niveles son jerárquicos: su ritmo es tanto más lento cuanto más elevado es el nivel.

P. ¿Qué trascendencia pueden tener sus investigaciones para las generaciones futuras?

R. Debido al hecho de la estrategia evolutiva de la filogénesis, así como de la ontogénesis, las generaciones nacen con una conciencia cuyo potencial de comprensión es superior al de la precedente; tanto más cuanto su medio social ya es más evolucionado, gracias, sobre todo, a que los métodos pedagógicos han sido liberados de una gran parte de los antiguos tabúes y que el cuerpo de sus progenitores habrá sufrido una transformación vibratoria favorable. Hoy día, que tendemos espontáneamente hacia lo universal, se hace posible, incluso deseable, retornar personalmente al sí mismo que está en nosotros para participar del trabajo en curso. Nuestra época evolutiva en Occidente tiene sed de universalidad. Esto es la consecuencia de un cambio evolutivo natural, del cual me siento partícipe, junto con otros muchos, científicos o no.

MATÍAS DE STEFANO: ¿VA TODO MUY RÁPIDO?

Va todo muy rápido?.

Hace ya unos 50 años, comenzamos a entrar con más fuerzas en las puertas energéticas de la Galaxia.

Antes de comenzar con la siguiente explicación, quiero hacerles recordar algo por si no lo saben o no lo recuerdan: ¿sabemos todos que hay muchos soles y que unos giran alrededor de otros? La Luna, un planeta muerto, gira alrededor de la Tierra (debido a una colisión sucedida hace millones de años, cuando aún no había vida sobre nuestro mundo), la Tierra, gira alrededor del Sol (período que dura todo un año), y nuestro sol, gira alrededor de otro sol, Sirius, y éste a otro más grande, Alcyone, y así, hasta el gran cúmulo de soles del centro de la galaxia, el corazón de nuestro sistema.

La Galaxia es un espiral, lleno de soles y estrellas, y estos soles se iluminan unos a otros. Entre ellos, hay millones de nebulosas, nubes de polvo, planetas muertos, asteroides, gases, que desvirtúan la luz. Estas nubes, hacen que cada miles de años, la luz de esos soles más brillantes, no iluminen a los soles más pequeños.

Nuestro sol, es uno de esos tantos pequeños, un Sol que está asomándose por entre las nubes. Cuando nuestro sistema solar, como el de muchos otros, comienza a atravesar el radio de luz de los otros soles, todo lo que antes estaba en la oscuridad de los soles pequeños, comienza a movilizarse, iluminándose.

¿Cuál es el proceso de Iluminación?

La Materia, ¿qué es?… Es un conjunto de diferentes grados de energía, es energía cósmica, es luz, vibrando muy fuerte, colisionando, chocando, ordenándose, generando formas, contextura, firmeza, materia… pero al fin y al cabo… luz, luz cósmica, energía pura, lo mismo forma todas las cosas que conocemos y desconocemos, lo que podemos ver, y lo que no vemos. Lo que nos hace una cosa u otra, vivos o muertos, espíritus, o humanos, lo que nos pone en Tercera Dimensión, o en Quinta, es simplemente la vibración de esa luz, de esa energía, que forma lo visible.

El grado de vibración puede ser bajo, estable, o rápido… a esos tres niveles de vibración de la materia, nosotros le llamamos: Pasado, Presente y Futuro. Ahora… ¿qué sucede si a esa luz estable… de presente… le agregamos de repente, muchísima cantidad de Luz? Luz a la cual no estamos acostumbrados en esta vida… luz de otros soles más lejanos, soles que para nosotros no son más que estrellitas.

Como una dosis de droga… todo comienza a alterarse… la energía deja de ser estable, y comienza a acelerarse, y colapsar… De vez en cuando, baja la vibración, y otras sube, en picos discontinuos, ya que aún las nubes tapan toda la luz de los soles.

¿Cómo vemos esto en nuestras vidas?

¡Todo se acelera! Habrán notado que los planes que tenían a largo plazo, ahora les pisan los talones… que cuestiones viejas, surgen de la nada, que el “tiempo” no les alcanza. Que sus ideas son más rápidas que sus acciones, o al revés.

Todo va mucho más rápido, porque hay más luz, incluso lo negativo se acelera, porque lo negativo también es luz, luz estancada, como agua de pozo ciego, y que ahora hierve… Si vemos bien las últimas décadas, los últimos 50 años, avanzaron mucho más rápido que los últimos dos siglos. Y hoy en día, los cambios son año a año, mes a mes. Nuestra mente cambia, su concepción de las cosas.

Sociedad: Hay y habrá muchos más divorcios, más bisexualidad, más huelgas, revoluciones, peleas, enfrentamientos, despidos, renuncias, desequilibrio en las bolsas de comercio, en las políticas, acelere imparable en la tecnología, en las ansias por conocer.

Individual: Dolores físicos, dolor de cabeza, dolor ocular, malhumor, enfermedades que vienen o se van, picos de estrés, picos de felicidad, bipolaridad emocional y racional por momentos…

TODO SE ACELERA

Comienza una liberación de karmas a gran escala. Más energía comporta más alteración en los iones, lo que genera más tormentas… más cambio climático. Sequía, Inundaciones.

Todo se Acelera…

Y nosotros… ¿qué hacemos?

Esto es como una ola… no podemos ir en contra de la ola, debemos dejarnos arrastrar por la corriente si no queremos salir dañados.

Esta alteración de la materia, es la que abrirá nuestras conciencias en los próximos cincuenta años. Hay mucho que pasar en estos años, mucho que transformar, el tiempo será cada vez más rápido, y por eso, debemos tomarlo relajadamente. Debemos Respirar profundamente, siempre, cerrar los ojos en el caos, y seguir caminando. Tengan en cuenta pues:

-Profunda y prolongada respiración y caminar mucho (o ejercicio suave: como yoga o algo tranquilo en sus casas)

-Permítanse estarse un rato largo al sol por las mañanas, recibiendo esta suave luz de energía -Busquen una alimentación más equilibrada, acorde a sus energías (dietas, ayurvedas, etc.)

-Cúbranse de un enorme globo de luz, protegiéndose de los cambios bruscos del exterior.

Todo lo que se acelera, en un momento bajará la velocidad, nosotros tenemos que ser pilares fuertes durante estos tiempos de fuertes cambios, para que en el momento del desacelere, no nos caigamos todos.

Tengan en cuenta, que cuanta más luz ingieran y más se abran a la energía del cambio, su materia vibrará más relajadamente, y tomarán vuelo vibracional hacia la Cuarta y Quinta Dimensión, equilibradamente, pero para eso, deben disfrutar de la energía de Tercera Dimensión.

Esta ola de luz se mueve rápidamente: lancémonos suavemente a ella y nademos

El Maestro Saint Germain nos dice: ” Es preferible salir a la calle sin ropa, antes que sin el Manto de Luz.”
Matías de Stefano

TODOS SUMAMOS 111

 

No hay mejor señal de los tiempos que comprobar que todos somos uno con el universo. Concretamente todos, sumamos 111. Curiosamente el año 2011 esconde un interesante enigma que todos podemos comprobar.

Más allá de las fechas específicas como el 1-1-11 el pasado día uno de enero, en el que hubo grandes cambios y una gran tormenta solar, acompañada de eventos únicos,que celebramos con ese maravilloso concierto de Brandenburgo, mientras estudiábamos la estructura fractal de los osciladores armónicos en La estructura fractal de los osciladores armónicos en la música: Concierto de año nuevo: JS.Bach. Conciertos de Brandemburgo.
Luego  llegó el 11-1-11 con El camino del Guerrero pacífico de Dan Millman.
Pero, llegará el 1-11-11 y el 11-11-11 que también, a buen seguro, nos depararán interesantes eventos que abrirán nuestra conciencia, tal y como ya pusimos de relieve en Creamos la realidad con nuestros pensamientos: La responsabilidad del ser. Reflexiones desde la conciencia.

2011 El año del dilema Luz-Oscuridad.

El año 2011, será el año de la elección consciente. Si 2010 ha supuesto un salto cualitativo en el despertar de la conciencia a la luz de los nuevos avances y descubrimientos científicos: La energía-fase, el éter, la interacción entre energía y materia, mente y energía desde las emociones que actúan como osciladores armónicos, etc…2011 supondrá el “momentum”, el punto de alcance del horizonte de eventos que nos conduce al origen de nuestra propia esencia. La libertad requiere madurez para su ejercicio efectivo.
De alguna manera todos somos en parte luz y oscuridad. Cada uno de nosotros somos un Universo que interactúa en un Multiverso donde las densidades están distribuídas de forma diferente. Pero es la energía fase, la que pondrá el orden desde dentro activando el ser de luz y ordenando desde un acto consciente y libre la configuración de los “biofotones” y modificando la materia en nuestro universo interior, en relación con el resto de los multiversos. Las diferentes configuraciones de densidad, serán consecuencia directa de nuestros pensamientos, nuestros actos, nuestras emociones y nuestros sentimientos.
Y en suma:
“Las almas y los corazones regresan al lugar donde tienen su Orión”
Pero hay más. Lo que viene ahora es fascinante y se cumple para todos:
Si sumas a las dos últimas cifras de tu año de nacimiento, los años que vas a cumplir en 2011, el resultado te dará 111.
El número 111 es la expresión Universal de la energía primigenia, el nexo de unión entre la realidad cuántica y la lineal, la máxima expresión de la armonía en su relación con el todo. Nuestro regreso al Uno desde la diversidad. La materialización de la energía en la materia y el símbolo de la unificación en la luz.
Algo es incontestable: Todos este año sumamos 111: Si sumas a las dos últimas cifras de tu año de nacimiento, los años que vas a cumplir en 2011.  Haz la prueba.
Fuente: StarViewerTeam International 2011.

VIBRACION Y DENSIDAD

CAPÍTULO 3: VIBRACION Y DENSIDAD

La ilusión de la separación, que aparece como parte integral de la actual experiencia humana, surge de nuestra preocupación terrena por el yo, y de la densidad del medio ambiente en el que vivimos sobre la Tierra. Ambos factores tienden a separarnos unos de otros y aislarnos de los mundos de Creación superiores. Una apertura de la conciencia hacia los mundos desconocidos que nos rodean constituye un elemento importante en nuestro desarrollo espiritual; esto requiere que obtengamos de la ciencia Oculta una información más detallada sobre la naturaleza de las vibraciones y las densidades, para poder comprender los diferentes niveles o planos de la existencia.

La Ciencia Oculta explica que la materia está hecha de varias agrupaciones y combinaciones de átomos con sus respectivos electrones y protones, los cuales oscilan uno alrededor del otro en un movimiento vibratorio positivo-negativo, al tiempo que mantienen una distancia magnética fija uno del otro.

Todos los átomos, y la ‘materia’ que forman mediante sus agrupaciones coherentes, vibran en diferentes rangos de frecuencia dependiendo de su propia complejidad y densidad; una frecuencia baja permite un conglomerado denso de átomos, una frecuencia más alta crea una materia menos densa, más espaciada hacia el exterior y más refinada. Esto, a su vez, refleja su distancia del Centro de Pensamiento Creativo; la materia refinada de vibración de frecuencia más alta está más cerca del nivel espiritual superior del Origen, mientras que la materia más densa de baja frecuencia existe en las ‘orillas exteriores’ del rango evolutivo más lejano al Origen. Dentro de este espectro continuo es conveniente identificar tres grandes divisiones de frecuencia vibratoria.

En la extremidad exterior del rango más alejado del Centro-de-Pensamiento se encuentra el denso Reino Físico, que es nuestro nivel actual sobre la Tierra. Moviéndose hacia el Centro encontramos el siguiente gran nivel de vibración, menos denso y más tenue en lo tocante al espacio que toman sus átomos; este es el Reino Etérico (también conocido como nivel Mental), en el que la mayoría de nuestros planetas vecinos dentro de nuestro sistema solar reside actualmente. Próximo a la Mente Central-de-Dios de Pensamiento Puro encontramos los Reinos Espirituales Superiores de Luz, que son el hogar de almas más espiritualmente desarrolladas así como de los Maestros Ascendidos superiores y los Seres Angélicos.

Dentro de estos tres amplios niveles densos de lo Físico, Etérico y Espiritual, la ciencia de lo oculto identifica siete subdivisiones o niveles intermedios. También se explica que mientras nuestra experiencia conciente en la Tierra se manifiesta en el nivel más denso, todas las diferentes densidades coexisten y encuentran expresión en nuestros cuerpos y en el mundo que nos rodea.

“El que practica el ocultismo encuentra que la materia física existe en siete sub-grados u órdenes de densidad: Sólido, Líquido, Gaseoso, Etérico, Super Etérico, Sub Atómico, y Atómico. Partículas de todos estos grados entran en la composición del cuerpo, el vehículo físico. Sin embargo, el cuerpo físico tiene dos divisiones bien marcadas: el Cuerpo Denso, compuesto de sólidos, líquidos y gases, y el Cuerpo Etérico o Doble Etérico – como frecuentemente se le llama – que consiste de cuatro grados más finos de materia física. Cada partícula sólida, líquida y gaseosa del cuerpo físico está rodeada de una cubierta etérica: de ahí que el Doble Etérico, como su nombre implica, sea un duplicado perfecto de forma densa. En tamaño proyecta aproximadamente un cuarto de pulgada por encima de la piel.”

[‘The Etheric Double’, por A. E. Powell, Theosophical Publishing House, Londres]

Entre las densidades de vibración física y etérica existe un importante nivel intermedio: el Reino Astral, compuesto de materia etérica de baja vibración. Este es el asiento de nuestras emociones, sentidos y memoria, y el nivel en el cual nuestra mente subconsciente trabaja, grabando todos nuestros pensamientos y experiencias en el éter en donde quedan almacenados en un banco celestial de memoria (Los Archivos Akásicos) para que más tarde los podamos recuperar y revisar. El subconsciente a nivel Astral también actúa como una voz interna, conciencia o agente de intuición en calidad de guía de nuestra conciencia en la Tierra. El plano Astral es usualmente el primer nivel al cuál llegamos después de la transición que llamamos ‘muerte’.

Ya que la mayoría de las enfermedades se originan en el desorden mental o emocional, se manifiestan primero a nivel etérico antes de transmitirse al cuerpo físico. Muchas terapias de sanación de la Nueva Era y prácticas tales como la ‘Radiónica’ y la sanación espiritual son aplicadas en el nivel Etérico y pueden, por lo tanto, ser conducidas a distancia sin que ocurra un contacto físico entre el sanador y el paciente. La sanación es efectuada por transmisión a través de materia etérica más fina que interpenetra lo físico y la cual no está sujeta a las mismas limitaciones físicas de tiempo y espacio.

Lo que se conoce en el pensamiento de la Nueva Era como el ‘Conocimiento Superior’ existe como libre conocimiento disponible en los niveles superiores Etérico y Espiritual, pero la mayoría de nosotros no tenemos acceso a él desde el plano físico debido al “Velo de Olvido” que lo bloquea y que ha sido colocado entre nosotros y los mundos superiores para nuestra protección. Sin embargo, este conocimiento superior es en su mayor parte comunicado aquí en la Tierra por aquellos profesores y Maestros que son capaces de transmitir sus pensamientos directamente a una mente terrestre entrenada, conocida como ‘canal’. Este proceso es posible en la Tierra a través de ‘canalizadores’ los cuales han recibido entrenamiento durante largos períodos en sus vidas pasadas para abrir sus centros espirituales superiores. Sin embargo, es importante para el canalizador terrestre tener la capacidad de dejar a un lado sus emociones y preconcepciones terrenas, que, de otra manera, podrían colorear y distorsionar la comunicación. Los canalizadores usualmente pueden recibir la canalización al entrar en un estado de trance o, en casos de mayor evolución, directamente entrando a la mente consciente en forma de palabras, pensamientos o escritura automática.

Aquí abajo, en el planeta Tierra, vivimos dentro de un nivel físico denso con un rango de vibración relativamente bajo, con un rango de percepción restringido a la percepción limitada, lo que se extiende desde las bajas frecuencias de sonido (16 a 20.000 ciclos por segundo), hasta el espectro superior visible de frecuencia de luz. El espectro de frecuencia de luz va desde el color rojo más bajo, moviéndose a través del naranja, amarillo, verde, azul y violeta hasta el punto en donde nuestra visión se detiene en el nivel ultravioleta. A medida que nuestra visión cesa por encima de este rango, somos incapaces de ver ‘materia’ de alta vibración, ya que es totalmente invisible para nosotros, aun cuando de hecho nos rodea e interpenetra nuestra materia física. Para poder ver mundos vibracionales y materia superior debemos tener la capacidad de elevar nuestros propios niveles vibratorios hasta ese mismo nivel. Igualmente, con nuestra visión física, somos incapaces de ver la vida en otros planetas no físicos, como tampoco podemos ver las naves espaciales que visitan nuestros cielos, a excepción de aquellos casos en donde ellos mismos escogen bajar sus niveles vibratorios hasta nuestro propio nivel físico denso de percepción.

“El Mundo del Espíritu tiene tantos planos diferentes de existencia como la cebolla tiene capas, cada uno formando una piel exterior que protege la anterior y suministrando un medio para contactar las experiencias que ese nivel en particular tiene que ofrecer. Estos planos son coexistentes con nuestro mundo físico, invisible para nuestro lento sentido de la vista, y al mismo tiempo tan real como las ondas invisibles que transportan nuestros programas de radio.

A medida que un Espíritu desciende, plano tras plano, y penetra en las profundidades de la experiencia, debe tomar un cuerpo con los órganos de los sentidos apropiados, para su manifestación en esa esfera en particular, de modo que esos sentidos puedan responder a la vibración de las cosas que existen dentro de esa esfera en particular.

Sin esa vestimenta no le sería posible al individuo expresarse o recibir impresiones en el medio ambiente local, y las experiencias en ese plano en particular serían infructuosas.”

[‘Full Cycle’ por Ripley Webb – Marcus Books, Queensville, Notario, Canadá]

De esta manera, invisibles para nosotros en este nuestro nivel físico sobre la Tierra, existen mundos enteros de rangos de vibración superior, habitados por Seres que no podemos ver, ni oír, ni tocar. Y como sus altos rangos de vibración hacen que sus cuerpos sean menos densos que los nuestros, ellos pueden fácilmente inter-penetrarnos aquí en la Tierra sin que siquiera nos demos cuenta de su presencia. Esta frecuente idea, que nos deja perplejos, puede ser rápidamente comprendida si tomamos en cuenta que toda materia ‘sólida’ está compuesta por átomos que contienen ‘espacios’ entre ellos.

Se sabe, por supuesto, que aún en la sustancia más densa dos átomos nunca se tocan; el espacio entre dos átomos vecinos es increíblemente mayor que los mismos átomos. Hace tiempo, la ciencia física ortodoxa ha postulado un Éter que interpenetra toda sustancia conocida, tanto las más sólidas como las más gaseosas; y así como este Éter se mueve con perfecta libertad entre las partículas de materias mas densas, de la misma manera la materia Etérica la interpenetra a su vez, y se mueve con perfecta libertad entre sus partículas. Así, un Ser en el mundo Etérico podría ocupar el mismo espacio que un Ser que viva en el mundo físico; pero cada uno no tendría conciencia del otro, y de ninguna manera impediría el libre movimiento del otro.”

[‘The Etheric Double’ por A. E. Powell, The Theosophical Publishing House, Londres]

Aunque la mayoría de nosotros no puede ver las manifestaciones de rangos de vibración más altos, éstos son experimentados en ocasiones por aquellos que han desarrollado, después de muchas vidas, una sensibilidad psíquica. Aquellos con percepción extra sensorial superior a veces pueden ver apariciones nebulosas como los ‘fantasmas’, los cuales exhiben la habilidad de pasar a través del observador o de otros objetos sólidos. Incluso algunos de nosotros que no poseemos una percepción extra sensorial altamente desarrollada podemos a veces darnos cuenta de una persona o un lugar que tiene buenas o malas ‘vibraciones’. Todos podemos sentir subconscientemente, en nuestros niveles intuitivos más altos, aquellas vibraciones que se manifiestan alrededor nuestro.

Las grandes diferencias en niveles de densidad y vibracionales también explican por qué no somos capaces de ver ninguna forma de vida sensorial cuando enviamos sondas espaciales terrestres hacia planetas vecinos. Todos los planetas habitados en nuestro Sistema Solar incluyendo su vegetación y formas de vida, ya no existen en este denso nivel físico vibratorio. Actualmente existen en la 4ª y 5ª dimensión/densidad en el plano Etérico, un plano de vida y materia que nos rodea, que existe a un nivel vibratorio más alto y más tenue y que no es visible para nosotros, aunque es perfectamente sólido para ellos mismos. Cuando enviamos nuestras sondas espaciales exploratorias a los planetas vecinos, nuestra nave espacial, sin saberlo, pasa a través de estos planos vibracionales superiores y continúa descendiendo hacia la costra física del planeta habitado previamente, que desde hace mucho ha sido abandonado y que ahora está totalmente desprovisto de vida. Por ello, asumimos que no existen otros mundos habitados.

Sin embargo, hemos tenido muchas comunicaciones y visitas de nuestros Hermanos Espaciales interplanetarios con el paso de los años a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, y estos han sido publicados en numerosos libros editados por algunas editoriales esotéricas poco conocidas. Un famoso “contactado” es Tuella, cuyas comunicaciones con nuestros Hermanos del Espacio han sido publicadas e incluyen mensajes de un vasto grupo de naves espaciales interplanetarias estacionadas dentro de nuestro sistema solar, conocidas como el ‘Comando Ashtar’.

Entre las muchas comunicaciones que Tuella ha tenido con el Comando Ashtar, en un momento determinado ella intenta aclarar – en su libro titulado ‘Ashtar : Un Tributo’ – la naturaleza de los diferentes niveles vibratorios, al preguntar al Comandante espacial Ashtar sobre el nivel vibratorio superior ‘Etérico’ en el que viven todos nuestros vecinos, los Hermanos del Espacio:

Tuella: “Cuando dices que eres Etérico, debo asumir que has evolucionado más allá de la etapa de un cuerpo físico?”

Ashtar: “Correcto. No poseo una envoltura física tan densa como la vuestra. Soy definitivamente etérico, como lo son todas las personas que habitan otros planetas en este sistema solar. Sin embargo, esto no significa que son invisibles uno con respecto del otro, como lo somos para vosotros en circunstancias normales. Podemos vernos y vivimos de manera similar a vosotros, pero no tenemos esta densa envoltura física que vosotros tenéis. Las ventajas, beneficios y comodidades que ofrece esta forma de vida son enormes, y las irritaciones de la envoltura carnal son sumamente incómodas. A menos que escojamos convertir la frecuencia vibracional de nuestros cuerpos en una que sea visible a vuestra óptica, permanecemos invisibles para vuestra gente. Sin embargo, la gente altamente evolucionada, con un buen ojo psíquico, como decís, puede en algunas ocasiones vernos en forma vaporosa, aunque seamos invisibles para otros terrestres en el mismo lugar. Cuando vuestros clarividentes viajan en sus cuerpos espirituales hacia nuestras civilizaciones en otros planetas, pueden ver y son capaces de interpretar nuestras vidas porque no están utilizando sus ojos físicos sino su vista astral o psíquica para la cual somos visibles, tanto como si fuéramos seres físicos.”

Tuella: “Tengo curiosidad acerca de la naturaleza de la materia etérica. Por ejemplo, existe un caso del que tenemos archivos en donde uno de nuestros jets voló directamente a través de una nave espacial, sin tocar nada sólido. ¿Acaso tus naves están hechas de una sustancia vaporosa o se trata de una forma diferente a la materia terrestre?

Ashtar: “Tenemos todos los elementos que conocéis en la Tierra y muchos más. La forma etérica de los metales difiere en su estructura atómica y molecular de aquellos fabricados en la Tierra. Por ejemplo, en el hierro Etérico, la distancia entre el núcleo y los electrones en órbita es mucho mayor que la del hierro físico, como lo conocéis en la Tierra. Esto permite a los átomos del acero de la Tierra pasar directamente a través de los átomos del acero Etérico de tal manera que nada puede sucederle a una u otra forma de acero. La forma etérica del acero goza de una rango vibratorio más alto que el acero terrestre y, por lo tanto, no es aparente a la visión terrena o, si lo preferís, a la mirada física.

“En virtud de nuestro conocimiento de la Ley Universal, nuestro ser intrínseco consiste de un nivel vibracional superior al vuestro. Mirad, cada partícula del Universo está formada por moléculas cuyo centro contiene un átomo alrededor del cuál giran electrones y protones. Cada molécula de una estructura molecular diferente vibra a diferente frecuencia. El interior de una molécula es idéntico al formato del Universo. Los planetas giran alrededor de soles centrales; los sistemas solares alrededor de galaxias; las galaxias alrededor de un sol central universal. Cada molécula vibra en la frecuencia que cree apropiada para nuestra existencia.

“A medida que uno se vuelve más espiritual en su naturaleza, pensando únicamente en el bienestar de los demás y no en el poder ni en la avaricia, de igual manera vibrarán las moléculas superiores de ese ser que es uno. Conforme adquirimos conocimiento en nuestra dimensión, a estas moléculas les es posible vibrar tan rápidamente que la frecuencia se convierte en pura luz. Es por ello que nos nombramos las Fuerzas de la Luz. Dependemos de la luz del Origen – El Creador, Dios -, para poder existir.”

[‘Ashtar: A Tribute’ – compilado por Tuella – Guardian Action Publications, l985

Re-editado en l995 por Inner Light Publications, New Brunswick, NJ, EUA]

De esta manera, el estudiante del pensamiento de la Nueva Era, aunque quizá incapaz de ver o de sentir la presencia de los Seres que existen en otros niveles vibratorios, ahora puede, por lo menos, comprender su existencia. A medida que progresa nuestra evolución, conforme nos movemos hacia niveles superiores del ser, un rango mayor de percepción se abrirá para nosotros. Pero aún en estos momentos, ciertamente en estos momentos en particular, conforme luchamos a través de reinos más densos en nuestro viaje evolutivo, una creciente consciencia acerca de los reinos superiores puede abrir nuestra intuición a las muchas fuentes de guía y sabiduría que están disponibles para nosotros.

Pag. Anterior: Varios/Otros – Evolución.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=1893

Pag. Siguiente: Varios/Otros – Nuestro Yo Superior y Guías.

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=1894

– Para SUSCRIBIRTE o DESUSCRIBIRTE visita la Web http://www.trabajadoresdelaluz.com

WABBBLA: REFLEXIONES I

Voy a intentar ir escribiendo algunas reflexiones que me cruzan por la cabeza, no aseguro ni la constancia ni la extensión. Lo que os aseguro es que es lo que realmente pienso, o al menos algo de lo que pienso.

Aquí dejo las primeras, que espero no sean las últimas.

EL CUERPO FÍSICO

El cuerpo físico no lo es todo, de hecho tan sólo es una representación imperfecta de nuestra existencia. Nuestra mente sabe que existimos fuera y dentro de nuestro cuerpo físico a la vez, todos y cada uno en el fondo de nuestra razón sabemos que es imposible existir sólo en cuerpo físico, de otro modo ¿por qué tenemos consciencia de nosotros mismos? ¿por qué cuando soñamos, muchas veces nos vemos fuera de nuestro cuerpo físico?.
Nuestros otros cuerpos etéricos (los que se encuentran en planos vibracionales superiores al plano físico, y por lo tanto escapan a la percepción de nuestros conocidos cinco sentidos) son mucho más perfectos que el físico porque son pura energía vibrando a diferentes niveles e intensidades. Todos somos nosotros pero en muchos casos no somos conscientes de estos otros cuerpos vibracionales, cuerpos etéricos.

SOMOS PARTE DEL TODO

Estoy plenamente convencido, sé, que yo soy parte del todo, que soy el todo. Parto de la base de que yo estoy hecho básicamente de matera y la materia en una representación básica son moléculas, que a su vez están formadas por unos átomos, que a su vez se componen de un núcleo y electrones girando a su alrededor.
Sé que la distancia media aproximada entre un electrón orbitando en torno a su núcleo es equivalente a la de un balón de fútbol en el centro de un campo (el núcleo) y otro (el electrón) situado en el banderín del córner. Entre ambos no hay nada, sólo espacio.
Si continúo con esta idea llego a la conclusión de que básicamente estoy formado por espacio vacío sólo que no soy capaz de percibirlo. De hecho si hubiese una aguja lo suficientemente fina, podría atravesar mi cuerpo sin causar ningún daño. De manera que soy energía eléctrica y espacio que se agrupa en materia, pero no sólo yo. Todo lo que me rodea, el ordenador que utilizo, la silla que me sustenta, el suelo, las nubes, el alimento que como… todo es lo mismo. Energía y espacio. Soy una parte del todo, por lo que también soy el todo. Todo. ¿Cuál es entonces la diferencia entre mi cuerpo y un pedazo de mármol? La frecuencia de vibración, que constituye materia diferente y distinta; la velocidad a la que orbitan los electrones a su núcleo, su número y su asociación. Soy energía.

MI PENSAMIENTO CREA MI REALIDAD

Hoy me he levantado y he decidido que iba a tener un día estupendo. En cada segundo de mi tiempo tomo decisiones, algunas conscientes y otras no tanto, que modelan mi realidad y la transforman. Elijo en cada momento. Frente a una situación concreta tengo infinitas posibilidades y elijo una, pero de mí y sólo de mí depende elegir otra diferente, cuyos resultados también serán diferentes. Sólo si soy plenamente consciente de mis elecciones podré elegir la mejor respuesta, la más adecuada en cada momento. En cambio si no lo soy, mi realidad estará a merced de los estímulos que me rodean.
Puedo controlar mis necesidades básicas: hambre, sed, temperatura, estado emocional, cansancio… pero para ello tengo que ser consciente de que realmente puedo hacerlo y no lo seré hasta que no tome la decisión de probar. En cualquier momento puedo tomar control de mi mismo, con sólo pensarlo, con sólo desearlo.
Si decido llevarme bien con todos aquellos que me rodean cada día así será, y si decido lo contrario también así será. Yo tengo el poder de mi realidad en cada momento.

INDUDABLEMENTE NO ESTAMOS SOLOS

Hoy día, a finales de 2009, es evidente que los seres extraterrestres existen. Seres extra-terrestres son seres inteligentes, que no habitan la tierra que nosotros habitamos. En cambio me asombra que todavía haya personas que lo nieguen. Seguramente porque no son conscientes de otras cosas previas necesarias para llegar ahí.
El gran problema de esto es que todavía no se ha presentado uno de estos seres en una cadena de televisión en horario “prime time” y se ha declarado visitante de las estrellas. ¿Cómo demostrarlo?. De momento, a falta de pruebas más contundentes se trata de un acto de fe, tan grande como el de que Dios existe (por cierto, si soy el todo también soy Dios).
En los últimos años está hablándose también de seres intraterrenos. Se trata de una hipotética civilización de orígenes humanos que habita dentro de nuestro planeta desde hace milenios. Se habla de que habitaron la tierra mucho antes que nosotros… antes del “diluvio universal” de la biblia. Me lo creo. Pero volvemos a las pruebas para los incrédulos.
Estoy convencido de que durante muchos años los gobiernos de turno nos han ocultado esa y otras informaciones, lo que no acabo de entender es para qué y por qué lo han hecho… ¿quizás para que no nos demos cuenta de nuestro enorme poder personal? ¿para mantener nuestro status de homo-laborante? ¿para perpetuar el modelo de sociedad basado en el consumo-dinero-capital-empleo-productividad-beneficio?. Creo que todos, en el fondo, intuimos la verdad.
En ocasiones me he planteado si realmente hemos evolucionado del mono. Sé que no. Creo más que el ser humano ha habitado la tierra desde hace miles de millones de años, que ha ido evolucionando y se ha perdido la consciencia de ello (la Atlántida y Lemuria realmente existieron). Y creo sin lugar a dudas que hemos sido “creados” por una entidad superior (llámalo Dios, llámalo energía, llámalo Fuente, llámalo como quieras), pero del mono no. Somos el fruto de inteligencias superiores, las mismas que nos observan ahora mismo y siempre nos han observado y ayudado.
También me pregunto cómo es posible que desde 1920, aproximadamente, hayamos evolucionado tecnológicamente tanto y tan rápido… No hemos sido capaces de hacerlo antes durante cientos, miles de años. Me asombra!. El radar, el microondas, el motor de explosión, la primera máquina de vapor, el bolígrafo, la bombilla incandescente, la radio, la corriente alterna… ¿cómo puede ser?.

Con todo mi amor.

Wabbbla. Octubre de 2009.