Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘futuro’

LAS PROFECÍAS DE JUAN DE JERUSALÉN

Hace mil años se escribió claramente el futuro, el siglo XX y XXI, lo escribió Juan de Jerusalén.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es

Veo y conozco.

Mis ojos descubren en el cielo lo que será, y atravieso el tiempo de un solo paso. Una mano me guía hacia lo que ni veis ni conocéis. Mil años habrán pasado y Jerusalén ya no será la ciudad de los cruzados de Cristo. La arena habrá enterrado bajo sus granos las murallas de nuestros castillos, nuestras armaduras y nuestros huesos. Habrá sofocado nuestras voces y nuestras
plegarias.

Los cristianos venidos de lejos en peregrinación, allí donde estaban sus derechos y su ley, no osarán acercarse al sepulcro y a las reliquias si no es escoltado por los caballeros judíos, que tendrán aquí, como si Cristo no hubiera sufrido en la cruz, su Reino y su Templo. Los infieles serán una multitud innumerable que se extenderá por todas partes y su fe resonará como un tambor de un confín al otro de la tierra.

Veo la inmensidad de la tierra. Continentes que Herodoto no nombró sino en sueños se añadirán más allá de los grandes bosques de los que habla Tácito y en el lejano final de mares ilimitados que empiezan después de las columnas de Hércules.

Mil años habrán pasado desde el tiempo en que vivimos, y los fondos de todo el mundo se habrán en grandes reinos y vastos imperios. Guerras tan numerosas como las mallas de la cota que llevan los caballeros de la orden se entrelazaran, desharán los reinos y los imperios y tejerán otros. Y los siervos, los villanos, los pobres sin hogar se sublevaran mil veces, harán
arder las cosechas, los castillos y las villas, hasta que se les queme vivos y se obligue a los supervivientes a volver a sus cubiles, Se habrán creído reyes.

Mil años habrán pasado y el hombre habrá conquistado el fondo de los mares y de los cielos, y será como una estrella en el firmamento. Habrá adquirido el poder del sol y se creerá dios, construyendo sobre la inmensidad de la tierra mil torres de babel. Habrá edificado muros sobre las ruinas de los que levantaron los emperadores de Roma y éstos separarán una vez más las legiones de las tribus bárbaras.

Más allá de los grandes bosques habrá un imperio. Cuando caigan los muros, el imperio no será más que agua cenagosa. Las gentes se mezclarán una vez más. Entonces empezará el año mil que sigue al año mil.

Veo y conozco lo que será. Soy el escriba.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre estará frente a la entrada sombría de un laberinto oscuro. Y al fondo de esa noche en la que va a internarse, veo los ojos del Minotauro. Guárdate de su furor cruel, tú que vivirás en el año mil que sigue al año mil.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil.
El oro estará en la sangre. El que contemple el cielo contará denarios; el que entre en el templo encontrará mercaderes; los mandatarios serán cambistas y usureros; La espada defenderá la serpiente. Pero el fuego será latente, todas las ciudades serán Sodoma y Gomorra y los hijos de los hijos se convertirán en la nube ardiente; ellos alcanzarán los viejos estandartes.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre habrá poblado los cielos y la tierra y los mares con sus criaturas; mandará, pretenderá los poderes de Dios, no conocerá límite. Pero todas las cosas se sublevarán; titubeará como un rey borracho; galopará como un caballero ciego y a golpes de espuela internará a su montura en el bosque; al final del camino estará el abismo.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, se erigirán torres de Babel en todos los puntos de la tierra, en Roma y en Bizancio; los campos se vaciarán; no habrá más ley que mirar por uno mismo y por los propios. Pero los bárbaros estarán en la ciudad; ya no habrá pan para todos y los juegos no serán suficientes; entonces, las gentes sin futuro provocarán grandes
incendios.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hambre oprimirá el vientre de tantos hombres y el frío aterirá tantas manos, que estos querrán ver otro mundo y vendrán mercaderes de ilusiones que ofrecerán el veneno. Pero éste destruirá los cuerpos y pudrirá las almas; y aquellos que hayan mezclado el veneno con su sangre serán como bestias salvajes cogidas en una trampa, y matarán y violarán y despojarán y robarán, y la vida será un Apocalipsis cotidiano.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, todos intentarán disfrutar tanto como puedan; el hombre repudiará a su esposa tantas veces como se case y la mujer irá por los caminos umbríos tomando al que le plazca, dando a luz sin poner el nombre del padre. Pero ningún maestro guiará al niño y cada uno estará solo entre los demás; la tradición se perderá; la ley  será olvidada como si no se hubiera anunciado y el hombre volverá a ser salvaje.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el padre buscará el placer en su hija, el hombre en el hombre, la mujer en la mujer, el viejo en el niño impúber, y eso será a los ojos de todos. Pero la sangre se hará impura; el mal se extenderá de lecho en lecho; el cuerpo acogerá todas las podredumbres de la tierra, los rostros serán consumidos, los miembros, descarnados; el amor será una peligrosa amenaza para aquellos que se conozcan sólo por la carne.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, aquel que hable de promesas y de ley no será oído; el que predique la fe de Cristo perderá su voz en el desierto. Pero por todas partes se extenderán las aguas poderosas de las religiones infieles; falsos mesías reunirán a los hombres ciegos. Y el infiel armado será como nunca había sido; hablará de justicia y de derecho,
y su fe será de sangre y fuego; se vengará de la cruzada.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el fragor de la muerte provocada avanzará como la tormenta sobre la tierra; los bárbaros se mezclarán con los soldados de las últimas legiones; los infieles vivirán en el corazón de las ciudades santas; todos serán, por turnos, bárbaros, infieles y salvajes. No habrá órdenes ni normas; el odio se extenderá como la llama en el bosque seco; los bárbaros masacrarán a los soldados; los infieles degollarán a los creyentes; el salvajismo será cosa de cada uno y de todos, y las ciudades morirán.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres se juzgarán entre ellos según sean su sangre y su fe; nadie escuchará el corazón sufriente de los niños; se les echará del nido como los pájaros a sus crías; y nadie podrá protegerlos de la mano armada con guantelete. El odio inundará las tierras que se creían pacificadas. Y nadie se librará, ni los viejos ni los heridos; las casas serán destruidas o robadas; los unos se apoderarán del lugar de los otros; todos cerrarán los ojos para no ver a las mujeres violadas.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, todos sabrán lo que ocurre en todos los lugares de la tierra: se verá al niño cuyos huesos están marcados en la piel y al que tiene los ojos cubiertos de moscas, Y al que se da caza como a las ratas. Pero el hombre que lo vea volverá la cabeza, pues no se preocupará sino de sí mismo; dará un puñado de granos como limosna, mientras que el dormirá sobre sacos llenos. Y lo que dé con una mano recogerá con la otra.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre comerciará con todo; todas las cosas tendrán precio, el árbol, el agua y el animal; nada más será realmente dado y todo será vendido. Pero el hombre entonces no valdrá más que su peso en carne; se comerciará con su cuerpo como los canales de ganado; tomarán su ojo y su corazón; nada será sagrado, ni su
vida ni su alma; se disputarán sus despojos y su sangre como si se tratara de una carroña.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre habrá cambiado la faz de la tierra; se proclamará el señor y el soberano de los bosques y de las manadas; habrá surcado el sol y el cielo y trazará caminos en los ríos y en los mares. Pero la tierra estará desnuda y será estéril, el aire quemará y el agua será fétida; la vida se marchitará porque el hombre agotará las
riquezas del mundo. Y el hombre estará solo como un lobo en el odio de sí mismo.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los niños también serán vendidos; algunos se servirán de ellos como de muñecos para disfrutar de su piel joven; otros los tratarán como a animales serviles. Se olvidará la debilidad sagrada del niño y su ministerio; será como un potro que se doma, como un cordero que se sangra, que se sacrifica. Y el hombre no será más que barbarie.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, la mirada y el espíritu de los hombres serán prisioneros; estarán ebrios y no lo sabrán; tomarán las imágenes y los reflejos por la verdad del mundo; se hará con ellos lo que se hace con un cordero. Entonces vendrán los carniceros; los rapaces los agruparán en rebaños para guiarlos hacia el abismo y levantar a los unos
contra los otros; se les matará para tomar su lana y su piel y el hombre que sobreviva será despojado de su alma.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, reinarán los soberanos sin fe; mandarán sobre multitudes humanas inocentes y pasivas; esconderán sus rostros y guardarán en secreto su nombre y sus fortalezas estarán perdidas en los bosques. Pero ellos decidirán la suerte de todo y de todos; nadie participará en las asambleas de su orden; todos serán siervos pero se creerán hombres libres y caballeros; sólo se levantarán los de las ciudades salvajes y las creencias heréticas, pero también serán vencidos y quemados vivos.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres serán tan numerosos sobre la tierra que parecerán un hormiguero en el que alguien clavara un bastón; se moverán inquietos y la muerte los aplastará con el talón como a insectos enloquecidos. Grandes movimientos los enfrentarán unos contra otros; las pieles oscuras se mezclarán con las pieles blancas; la fe de Cristo con la del infiel; algunos predicarán la paz concertada pero por todo el mundo habrá guerras de tribus enemigas.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres querrán franquear las murallas; la madre tendrá el pelo gris de una vieja; el camino de la naturaleza será abandonado y las familias serán como granos separados que nada puede unir. Será, pues, otro mundo; todos errarán sin vínculos, como los caballos desbocados corriendo en todas direcciones sin guía; desgraciado del caballero que cabalgue esa montura; carecerá de estribos y se precipitará en la zanja.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres no confiarán en la ley de Dios, sino que querrán guiar su vida como a una montura; querrán elegir a sus hijos en el vientre de sus mujeres y matarán a aquellos que no deseen. Pero ¿qué será de estos hombres que se creen Dios? Los poderosos se apropiarán de las mejores tierras y las mujeres más bellas; los pobres y los débiles serán ganado; los poblachos se convertirán en plazas fuertes; el miedo invadirá los corazones como un veneno.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, habrá surgido un orden negro y secreto; su ley será el odio y su arma, el veneno; deseará siempre más oro y se extenderá su reino por toda la tierra, y sus servidores estarán unidos entre ellos por un beso de sangre. Los hombres justos y los débiles acatarán su regla. Los poderosos se pondrán a sus servicios. La única ley será la que dicte en las sombras; venderá el veneno aun dentro de las iglesias. Y el mundo avanzará con ese escorpión bajo el pie.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, muchos hombres permanecerán sentados con los brazos cruzados, se irán sin saber adónde, con los ojos vacíos, pues no tendrán forja en la que batir el metal, ni campo que cultivar. Serán como la simiente que no puede echar raíces. Errantes y empobrecidos; los más jóvenes y los más viejos, a menudo sin hogar. Su única salvación será la guerra y combatirán entre ellos, y odiarán su vida.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, las enfermedades del agua, del cielo y de la tierra atacarán al hombre y le amenazarán; querrá hacer nacer lo que ha destruido y proteger su entorno; tendrá miedo de los días futuros. Pero será demasiado tarde; el desierto devorará la tierra y el agua será cada vez más profunda, y algunos días se desbordará, llevándose todo por delante como un diluvio, y al día siguiente la tierra carecerá de ella y el aire consumirá los cuerpos más débiles.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, la tierra temblará en muchos lugares y las ciudades se hundirán; todo lo que se haya construido sin escuchar a los sabios será amenazado y destruido; el lodo hundirá los pueblos y el suelo se abrirá bajo los palacios. El hombre se obstinará porque el orgullo es su locura; no escuchará las advertencias repetidas de la tierra, pero el incendio destruirá las nuevas Romas y, entre los escombros acumulados, los pobres y los bárbaros, a pesar de las legiones, saquearán las riquezas abandonadas.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el sol quemará la tierra; el aire ya no será velo que protege del fuego. No será más que una cortina agujereada y la luz ardiente consumirá las pieles y los ojos. El mar se alzará como agua enfurecida; las ciudades y las riberas quedarán inundadas y continentes enteros desaparecerán; los hombres se refugiarán en las alturas y olvidando lo ocurrido, iniciarán la reconstrucción.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres sabrán hacer realidad los espejismos; los sentidos serán engañados y creerán tocar lo que no existe; seguirán caminos que solo los ojos verán y el sueño podrá hacerse realidad. Pero el hombre ya no sabrá distinguir entre lo que es y lo que no es. Se perderá en falsos laberintos; los que consigan dar vida a los
espejismos se burlarán del hombre pueril, engañándole. Y muchos hombres se convertirán en perros rastreros.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los animales que Noé embarcó en su arca no serán, entre las manos del hombre, más que bestias transformadas según su voluntad; y, ¿quién se preocupará de su sufrimiento vital? El hombre habrá hecho de cada animal lo que habrá querido. Y habrá destruido numerosas especies. ¿En qué se habrá convertido el hombre que haya cambiado las leyes de la vida, que haya hecho del animal vivo pella de arcilla? ¿Será el igual de Dios o el hijo del diablo?

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, se deberá temer por hijo del hombre; el veneno y la desesperación le acecharán; no se le habrá deseado más que por uno mismo, no por él o por el mundo; será acosado por el placer y a veces venderá su cuerpo. Pero incluso el que sea protegido por los suyos estará en peligro de tener el espíritu muerto; vivirá en el juego y en el espejismo. ¿Quién le guiará cuando no tenga maestros? Nadie le habrá enseñado a esperar y a actuar.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre se creerá Dios, aunque no habrá progresado nada desde su nacimiento. Atacará vencido por la ira y por los celos. Y su brazo estará armado con el poder del que se habrá adueñado; Prometeo cegado podrá destruirlo todo a su alrededor. Será un  enano de alma y tendrá la fuerza de un gigante; avanzará a pasos inmensos pero no sabrá que camino tomar. Su cabeza estará cargada de saber pero ya no sabrá porque vive o porque muere será, como siempre, el loco que gesticula o el niño que gime.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, regiones enteras serán botines de guerra. Más allá de los límites romanos e incluso en el antigua territorio del imperio; los hombres de las mismas ciudades se degollarán; aquí habrá guerra entre tribus y allá, entre creyentes. Los judíos y los hijos de Alá no dejarán de enfrentarse y la tierra de Cristo será su campo
de batalla; pero los fieles querrán defender en todo el mundo la pureza de su fe y ante ellos no habrá más que duda y poder; entonces la muerte avanzará por todo el mundo como estandarte de los tiempos nuevos.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, multitudes de hombres serán excluídos de la vida humana; no tendrán derechos, ni techo, ni pan; estarán desnudos y no tendrán más que su cuerpo para vender; se le expulsará lejos de la torre de Babel de la opulencia. Se agitarán como un remordimiento o una amenaza; ocuparán regiones enteras y proliferarán: escucharán las prédicas de la venganza y se lanzarán al asalto de las torres orgullosas; habrá llegado el tiempo de las invasiones bárbaras.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, El hombre habrá entrado en el laberinto oscuro; tendrá miedo y cerrará los ojos, pues ya no sabrá ver; desconfiará de todo y temerá a cada paso, pero será empujado hacia delante y
no le será permitido detenerse. La voz de Casandra será, sin embargo, potente y clara. Pero él no la oirá pues querrá poseer más cada día y su cabeza se habrá perdido en las fantasías; los que serán sus maestros le engañarán y no tendrá más que malos consejeros.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los hombres por fin habrán abierto sus ojos; ya no estarán encerrados en sus cabezas o en sus ciudades; se verán y se oirán de un lado a otro de la tierra; sabrán que lo que golpea a uno hiere al otro. Los hombres formarán un cuerpo único del que cada uno será una parte ínfima, y juntos construirán el corazón, y habrá una lengua que será hablada por todos y nacerá así, por fin, el gran humano.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre habrá conquistado el cielo; creará estrellas en el gran mar azul sombrío y navegará en esa nave brillante, nuevo Ulises, compañero del sol, hacia la odisea celeste. Pero también será el soberano del agua; habrá construido grandes ciudades náuticas, que se nutrirán de las cosechas del mar; vivirá así en todos los rincones del gran dominio y nada le será prohibido.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los hombres podrán penetrar en las profundidades de las aguas; su cuerpo será nuevo y ellos serán peces, y algunos volarán más altos que los pájaros como si la piedra no cayera. Se  comunicarán entre ellos pues su espíritu estará tan abierto que recogerá todos los mensajes, y los sueños serán compartidos y vivirán tanto tiempo como el más viejo de los hombres, aquel del que hablan los libros sagrados.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre conocerá el espíritu de todas las cosas, la piedra o el agua, el cuerpo del animal o la mirada del otro; habrá penetrado los secretos que los dioses antiguos poseían y empujará una puerta tras otra en el laberinto de la vida nueva. Creará con la fuerza con que brota una fuente; enseñara es saber a la multitud de los hombres, y los niños conocerán la tierra y el cielo mejor que nadie antes que ellos. Y el cuerpo del hombre será más grande y más hábil. Y su espíritu habrá abarcado todas las cosas y las habrá poseído.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre ya no será el único soberano, pues la mujer empuñará el cetro; será la gran maestra de los tiempos futuros y lo que piense lo impondrá a los hombres; será la madre de ese año mil que sigue al año mil. Difundirá la dulzura tierna de la madre tras los días del diablo; será la belleza después de la fealdad de los tiempos bárbaros; el año mil que viene después del año mil cambiará en poco tiempo; se amará y se compartirá, se soñará y se dará vida a los sueños.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre conocerá un segundo nacimiento; el espíritu se apoderará de las gentes, que comulgarán en fraternidad; entonces se anunciará el fin de los tiempos bárbaros. Será el tiempo de un nuevo vigor de la fe; después de los días negros del inicio del año mil que viene después del año mil, empezarán los días felices; el hombre reconocerá el camino de los hombres y la tierra será ordenada.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los caminos irán de una punta de la tierra y del cielo a la otra; los bosques serán de nuevo frondosos y los desiertos habrán sido irrigados; las aguas habrán vuelto a ser puras. La tierra será un jardín; el hombre velará sobre todo lo que vive; purificará lo que ha contaminado; así sentirá que toda esta tierra es su hogar, y será sabio y pensará en el mañana.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, todos serán como movimientos ordenados, se sabrá todo del mundo y del propio cuerpo; se soñará con la enfermedad antes de que aparezca; todos se curarán así mismos y a los demás. Se habrá entendido que es necesario ayudar para mantenerse, y el hombre, después de los tiempos de cerrazón y de avaricia, abrirá su corazón y su bolsa a los más desposeídos; se sentirá caballero de la orden humana y así por fin un tiempo nuevo empezará.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre habrá aprendido a dar y compartir; los días amargos de la soledad habrán pasado; creerá de nuevo en el espíritu; y los bárbaros habrán adquirido el derecho de ciudadanía. Pero eso vendrá después de las guerras y los incendios; eso surgirá de los escombros ennegrecidos de las torres de Babel. Y habrá sido necesario el puño de hierro para que se ordene el desorden. Y para que el hombre encuentre el buen camino.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre sabrá que todos los seres vivos son portadores de luz y que son criaturas que deben ser respetadas; habrá construido las ciudades nuevas en el cielo, sobre la tierra y sobre el mar. Conservará en la memoria lo que fue y sabrá leer lo que será; ya no tendrá miedo de su propia muerte, pues en su vida habrá
vivido muchas vidas y sabrá que la luz nunca se apagará.

DESCUBRE TUS AÑOS CLAVE

David Parcerisa te descubre un método para descubrir cuáles son y serán tus años clave en tu vida y cómo interpretarlos.

LAS PROFECÍAS QUE NO QUIEREN QUE SEPAS

Te dejo otro interesante vídeo de Misterios Ocultos TV en el que se dan algunas pinceladas sobre el futuro… Todas las líneas de tiempo convergerán en una sola y entonces el ser humano despertará.

VUELVE… ESO ES TODO

Cada vez que te des cuenta de que te has ido al pasado o al futuro, no te sientas culpable, no te crees problemas por ello. Simplemente, vuelve al presente. No pasa nada. Simplemente, recupera tu conciencia.
La perderás millones de veces; no te va a salir ahora mismo, inmediatamente. Puede suceder, pero no puede suceder por tu causa. Es un modo de conducta fijo desde hace tanto, tantísimo tiempo, que no lo puedes cambiar de buenas a primeras. Pero no te preocupes, la existencia no tiene ninguna prisa. La eternidad puede esperar eternamente. No crees tensiones por ello.

Cada vez que sientas que te has perdido, vuelve; eso es todo.
No te sientas culpable; eso es un truco de la mente, que está otra vez jugando a sus juegos. No te arrepientas. Simplemente, cuando pienses, vuelve a lo que estuvieras haciendo.
Si estás tomando un baño, vuelve; si estás comiendo la comida, vuelve; si estás dando un paseo, vuelve.
En el momento en que sientas que no estás aquí y ahora, vuelve… Simplemente, inocentemente, no crees culpa. Si te sientes culpable, no has entendido nada.

La eternidad no tiene problemas; todos los problemas existen en el plano horizontal (el ego).
El plano vertical (el Ser) no conoce problemas; es puro gozo, sin nada de ansiedad, sin nada de angustia, sin ninguna preocupación, sin ninguna culpa, sin nada.
Sé simple y vuelve.

Te perderás muchas veces, dalo por seguro. Pero no te preocupes por ello. Así son las cosas. Te perderás muchas veces, pero eso no importa. No prestes atención al hecho de que te hayas perdido muchas veces, presta mucha atención al hecho de que te has reincorporado muchas veces.
Que te pierdas es algo natural. Eres humano, has vivido en el plano horizontal (el ego) durante muchísimas vidas, así que es natural. Lo estupendo es que has regresado muchas veces. Has hecho lo imposible; siéntete feliz por ello.

En veinticuatro horas te perderás veinticuatro mil veces, pero te reincorporarás otras veinticuatro mil veces. Y ahora empieza a funcionar un nuevo modo. Has regresado un montón de veces; ahora se empieza a abrir una nueva dimensión, poco a poco.
Cada vez serás más capaz de mantenerte consciente, cada vez serán menos las idas y venidas. El recorrido de ida y vuelta se irá acortando cada vez más. Cada vez te olvidarás menos, cada vez te acordarás más; estás entrando en la vertical (el Ser). De pronto, un día, la horizontal (el ego) desaparece. La conciencia gana intensidad y la horizontal desaparece.

A esto es a lo que se refieren el Budismo Zen, el Vedanta y los hindúes, al decir que este mundo es ilusorio. Porque cuando la conciencia se hace perfecta, este mundo, este mundo que has creado a partir de tu mente, simplemente desaparece. Y otro mundo se te revela.
El Maya desaparece, la ilusión desaparece… la ilusión está ahí a causa de tu sueño, de tu inconsciencia.
Si puedes recordar, aunque sea una sola vez, que esto es un sueño, eso provoca un choque y el sueño se hace pedazos y tú te despiertas.
Este mundo que ves a tu alrededor no es el mundo real.
No es que no exista: sí que existe, pero lo estás viendo a través de un velo de sueño. Entre tú y él está la inconsciencia, la identificación.

Osho

http://www.formarse.com.ar/
https://www.facebook.com/formarse
https://plus.google.com/+formarse/posts
https://twitter.com/FormarseLibros

MATÍAS DE STEFANO: ¿VA TODO MUY RÁPIDO?

Va todo muy rápido?.

Hace ya unos 50 años, comenzamos a entrar con más fuerzas en las puertas energéticas de la Galaxia.

Antes de comenzar con la siguiente explicación, quiero hacerles recordar algo por si no lo saben o no lo recuerdan: ¿sabemos todos que hay muchos soles y que unos giran alrededor de otros? La Luna, un planeta muerto, gira alrededor de la Tierra (debido a una colisión sucedida hace millones de años, cuando aún no había vida sobre nuestro mundo), la Tierra, gira alrededor del Sol (período que dura todo un año), y nuestro sol, gira alrededor de otro sol, Sirius, y éste a otro más grande, Alcyone, y así, hasta el gran cúmulo de soles del centro de la galaxia, el corazón de nuestro sistema.

La Galaxia es un espiral, lleno de soles y estrellas, y estos soles se iluminan unos a otros. Entre ellos, hay millones de nebulosas, nubes de polvo, planetas muertos, asteroides, gases, que desvirtúan la luz. Estas nubes, hacen que cada miles de años, la luz de esos soles más brillantes, no iluminen a los soles más pequeños.

Nuestro sol, es uno de esos tantos pequeños, un Sol que está asomándose por entre las nubes. Cuando nuestro sistema solar, como el de muchos otros, comienza a atravesar el radio de luz de los otros soles, todo lo que antes estaba en la oscuridad de los soles pequeños, comienza a movilizarse, iluminándose.

¿Cuál es el proceso de Iluminación?

La Materia, ¿qué es?… Es un conjunto de diferentes grados de energía, es energía cósmica, es luz, vibrando muy fuerte, colisionando, chocando, ordenándose, generando formas, contextura, firmeza, materia… pero al fin y al cabo… luz, luz cósmica, energía pura, lo mismo forma todas las cosas que conocemos y desconocemos, lo que podemos ver, y lo que no vemos. Lo que nos hace una cosa u otra, vivos o muertos, espíritus, o humanos, lo que nos pone en Tercera Dimensión, o en Quinta, es simplemente la vibración de esa luz, de esa energía, que forma lo visible.

El grado de vibración puede ser bajo, estable, o rápido… a esos tres niveles de vibración de la materia, nosotros le llamamos: Pasado, Presente y Futuro. Ahora… ¿qué sucede si a esa luz estable… de presente… le agregamos de repente, muchísima cantidad de Luz? Luz a la cual no estamos acostumbrados en esta vida… luz de otros soles más lejanos, soles que para nosotros no son más que estrellitas.

Como una dosis de droga… todo comienza a alterarse… la energía deja de ser estable, y comienza a acelerarse, y colapsar… De vez en cuando, baja la vibración, y otras sube, en picos discontinuos, ya que aún las nubes tapan toda la luz de los soles.

¿Cómo vemos esto en nuestras vidas?

¡Todo se acelera! Habrán notado que los planes que tenían a largo plazo, ahora les pisan los talones… que cuestiones viejas, surgen de la nada, que el “tiempo” no les alcanza. Que sus ideas son más rápidas que sus acciones, o al revés.

Todo va mucho más rápido, porque hay más luz, incluso lo negativo se acelera, porque lo negativo también es luz, luz estancada, como agua de pozo ciego, y que ahora hierve… Si vemos bien las últimas décadas, los últimos 50 años, avanzaron mucho más rápido que los últimos dos siglos. Y hoy en día, los cambios son año a año, mes a mes. Nuestra mente cambia, su concepción de las cosas.

Sociedad: Hay y habrá muchos más divorcios, más bisexualidad, más huelgas, revoluciones, peleas, enfrentamientos, despidos, renuncias, desequilibrio en las bolsas de comercio, en las políticas, acelere imparable en la tecnología, en las ansias por conocer.

Individual: Dolores físicos, dolor de cabeza, dolor ocular, malhumor, enfermedades que vienen o se van, picos de estrés, picos de felicidad, bipolaridad emocional y racional por momentos…

TODO SE ACELERA

Comienza una liberación de karmas a gran escala. Más energía comporta más alteración en los iones, lo que genera más tormentas… más cambio climático. Sequía, Inundaciones.

Todo se Acelera…

Y nosotros… ¿qué hacemos?

Esto es como una ola… no podemos ir en contra de la ola, debemos dejarnos arrastrar por la corriente si no queremos salir dañados.

Esta alteración de la materia, es la que abrirá nuestras conciencias en los próximos cincuenta años. Hay mucho que pasar en estos años, mucho que transformar, el tiempo será cada vez más rápido, y por eso, debemos tomarlo relajadamente. Debemos Respirar profundamente, siempre, cerrar los ojos en el caos, y seguir caminando. Tengan en cuenta pues:

-Profunda y prolongada respiración y caminar mucho (o ejercicio suave: como yoga o algo tranquilo en sus casas)

-Permítanse estarse un rato largo al sol por las mañanas, recibiendo esta suave luz de energía -Busquen una alimentación más equilibrada, acorde a sus energías (dietas, ayurvedas, etc.)

-Cúbranse de un enorme globo de luz, protegiéndose de los cambios bruscos del exterior.

Todo lo que se acelera, en un momento bajará la velocidad, nosotros tenemos que ser pilares fuertes durante estos tiempos de fuertes cambios, para que en el momento del desacelere, no nos caigamos todos.

Tengan en cuenta, que cuanta más luz ingieran y más se abran a la energía del cambio, su materia vibrará más relajadamente, y tomarán vuelo vibracional hacia la Cuarta y Quinta Dimensión, equilibradamente, pero para eso, deben disfrutar de la energía de Tercera Dimensión.

Esta ola de luz se mueve rápidamente: lancémonos suavemente a ella y nademos

El Maestro Saint Germain nos dice: ” Es preferible salir a la calle sin ropa, antes que sin el Manto de Luz.”
Matías de Stefano

JESÚS-JESHUA: SER UN MAESTRO EN LA NUEVA ERA

Jeshua canalizado por Pamela Kribbe
Junio de 2009 – http://www.jeshua.net

Esta canalización también está disponible en archivo de audio en inglés (de la grabación de la canalización) y en archivo de audio en español (de la lectura de la traducción). El transcripto en inglés ha sido editado ligeramente para mejorar su lectura. Un profundo agradecimiento a María Baes por realizar la transcripción del material.

Traducido del inglés por Sandra Gusella

———————————-

Queridos amigos,

Yo Soy Jeshua.

Yo fui el portador de la conciencia Crística dos mil años atrás, y ahora ustedes son los que llevan esa antorcha. Es una antorcha de luz que trae cambio a este mundo, un mundo que está necesitando un cambio en este preciso momento. Ustedes viven en una época de crisis. Hay una crisis financiera, una crisis económica ocurriendo justo ahora, y también hay una crisis del planeta, se está produciendo una crisis medioambiental. Ustedes viven en medio de la crisis, la cual también es una oportunidad para el cambio. Siempre que las cosas cambian de un modo fundamental, un montón de cosas viejas necesitan desaparecer drásticamente y fundamentalmente.

Ustedes quienes se sienten inclinados a mis mensajes son los que van a señalar el camino a los demás. Sí, ustedes han nacido en esta época con un propósito; ustedes querían hacer el cambio, ser el cambio que la humanidad necesita. Ustedes son los maestros de la nueva era. Es a ustedes a quienes les traigo un mensaje de esperanza y aliento. Yo deseo incentivarlos a que tomen el rol de los maestros que son. Han pasado muchas vidas en la Tierra preparándose para estos tiempos, porque ahora el planeta y la humanidad están preparados para una transformación, una evolución hacia una conciencia basada en el corazón que reconoce la unidad de todo lo que está vivo y respira en la Tierra. Por siglos ustedes han sido los portadores de este sentido de unidad, han sido trabajadores de la luz en la Tierra antes, y ahora los tiempos están con ustedes. Miren debajo de la superficie de lo que parecen ser noticias negativas y malas. Miren debajo de todo eso. Esta es una gran oportunidad para el cambio.

Se le pide a la humanidad que vaya profundo adentro y que preste atención a las emociones negativas y al miedo que emergen a la superficie en tiempo de crisis. Ahora más que nunca la humanidad necesita sanación, y está preparada para recibir sanación. Ustedes son quienes están señalando el camino. Ustedes son los maestros de la nueva era, y yo les pido que no se avergüencen de ustedes mismos. Porque debido a todas las experiencias que tuvieron en la Tierra antes, se han vuelto tímidos e introvertidos acerca de quiénes son, acerca de la luz que ustedes llevan adentro. Hay pasión en sus corazones y en su alma. Ustedes anhelan ser la luz brillante que son pero también se están escondiendo de su propio poder, porque ustedes acarrean viejos recuerdos de ser rechazados por esto, e incluso de ser perseguidos y asesinados por esto. Yo puedo ver sus miedos e inseguridades, pero ustedes son grandes y poderosos si creen en ustedes mismos. Ustedes vienen de un largo viaje. Visitaron la Tierra muchas veces y ganaron experiencia. Son almas viejas y maduras ahora y desean compartir la sabiduría de su corazón. Yo quiero que miren adentro de ustedes mismos y que sientan la pasión con la que nacieron, la pasión que hace la diferencia. Yo les pido que no se escondan más.

¿Cómo enseñan? ¿Cuál es la enseñanza de la que hablo? No se trata de transmitir teorías y conocimiento a los demás desde los libros; no se trata de predicar o decirle a la gente qué hacer. Se trata de una vibración que ustedes traen al mundo, una vibración de compasión y de paz interior. Y entonces cuando ustedes se dirigen a sus partes más oscuras, sus emociones de miedo, de ira y de desconfianza, cuando hacen brillar su luz en sus partes oscuras, es entonces que su vibración se eleva y que ustedes traen una nueva luz a este mundo. Será visible en sus ojos, en la manera en la que hablan o escuchan a los demás. No lo escondan, sean tan abiertos como puedan porque ustedes son hermosos. Es cuando tren esta vibración al mundo que las personas se sienten atraídas hacia ustedes. No porque ustedes sepan la verdad, o porque ustedes sepan qué es lo que les va a suceder a ellos, sino porque hay un espacio de seguridad y de cordialidad alrededor de ustedes. A su alrededor ellos se sienten aceptados. Esto es lo que es enseñar en la nueva era: aceptar al otro completamente con sus partes tanto luminosas como oscuras, viendo su belleza interior, su pasión y su inocencia e incentivándolos a verlas ellos mismos.

Ser un maestro en la nueva era es diferente de lo que ustedes pueden haber esperado. Se trata de encontrar paz adentro en lo profundo y de no dejarse descarriar por la negatividad que está alrededor de ustedes. En cierto sentido significa soltar al mundo, no ser de él, pero por otro lado estar abierto a cualquiera y permitir que ellos perciban la vibración que ustedes están irradiando hacia el mundo. Estar en el mundo pero no ser del mundo.

¿Cómo se verá su enseñanza, qué forma tomará?, es diferente para cada individuo. Cada uno de ustedes tiene una cierta pasión, un talento, un anhelo de hacer algo específico más que otra cosa. Vuestra energía, vuestra luz, puede tomar muchas formas, y para mí la forma específica que tome es de menor importancia. De lo que yo quiero que hoy ustedes sean conscientes es que son maestros, que han recorrido un largo viaje. Yo los aliento especialmente en esta época a no esconderlo más, a compartir vuestra sabiduría con los demás y a revivir su pasión. Eso es lo que significa traer una nueva energía a este mundo.


Abordar la alta sensibilidad

Todos ustedes se han vuelto muy sensibles. Vuestros corazones se han abierto. De muchas maneras, en esta era la energía femenina está renaciendo a través de ustedes, ya que ustedes son los primeros en abrirse a una conciencia basada en el corazón, reconociendo la unidad de toda la vida. Ustedes han abierto vuestros corazones, y como efecto colateral asimilan los sentimientos y emociones negativas de aquellos que están a su alrededor y los sentimientos que simplemente están presentes en la atmósfera alrededor de la Tierra. Esta sensibilidad por momentos puede ser una carga. A veces ustedes absorben tanta negatividad que se sienten exhaustos y deprimidos, y ni siquiera saben de dónde viene.

Abrir vuestros corazones, desarrollar vuestro lado femenino, ser receptivos y abiertos a las energías que los rodean es parte del desarrollo que están atravesando. Pero es muy importante para ustedes que también abracen su energía masculina, no en el sentido tradicional, sino de un modo nuevo y más elevado. En el pasado, su historia ha sido dominada por una energía masculina agresiva. Esta energía apuntaba a ganar poder y a manipular la realidad. Generalmente ustedes hacen una mala asociación con la energía masculina; piensan que es opresiva, agresiva y egoísta. Necesitan una nueva definición de la energía masculina. Ustedes necesitan la energía masculina para equilibrar vuestro lado femenino sensible. La energía masculina en su forma más elevada tiene que ver con foco, con establecer límites alrededor de ustedes mismos, y con ser muy determinados acerca de lo que quieren y de lo que no quieren que entre a su campo de energía. Una energía masculina superior no va a permitir que sean absorbidos completamente por la negatividad que los rodea. Les ayudará a poner límites a su alrededor. En cierto sentido, esta forma superior de energía masculina es como un caballero parado ante la puerta de su campo de energía, distinguiendo lo que los nutre y los alimenta de lo que no lo hace. Ustedes necesitan la energía masculina adentro para nutrir su lado femenino muy sensible. Entonces yo les pido que reconsideren la energía masculina, y que encuentren dentro de ustedes mismos una nueva definición, un nuevo sentimiento sobre esto. Tal vez ustedes puedan crear la imagen de un caballero o de un guerrero pacífico quien les ayuda a diferenciar lo que es correcto para ustedes, y que se aparten si sienten que cierto entorno, o ciertas personas, no están sirviendo a sus ideales más elevados.

Ser un trabajador de la luz y un maestro significa, por un lado, estar en el mundo y estar abierto y deseoso de esparcir su vibración cuando las personas se lo solicitan. Pero por otro lado, también significa que ustedes saben cuándo retirarse y cuándo decir no, y cuándo cuidarse bien, algo que con frecuencia es necesario en esta época cuando la energía puede sentirse muy pesada y muy difícil.

Hónrense y creen espacio para ustedes mismos cada día para regresar a ustedes mismos, para sentir quiénes son. Crear espacio para ustedes mismos puede ser tomado literalmente, encontrar un espacio físico en su casa o en la naturaleza donde puedan sentirse cómodos, donde puedan estar completamente con ustedes mismos. En ese espacio relajante ustedes pueden entrar al espacio interior, y eso es lo que realmente importa. Dentro de ustedes hay un espacio que es realmente una clase de conciencia. Es vuestro estado del ser, el verdadero núcleo de quiénes son y no puede ser expresado en palabras. Pueden sentir esta conciencia especialmente en momentos de quietud y cuando están solos, cuando no son bombardeados por las cosas externas que están sucediendo, ruidos, situaciones, cosas que los distraen. Para encontrar esta serenidad interior cada día es importante permanecer conscientes de quiénes son, un maestro y un portador de luz dentro de esta realidad. Entonces, yo les pido que encuentren un equilibrio entre estar solos y estar en el mundo, y que sientan cuál ritmo se ajusta a ustedes. Usen la energía masculina para diferenciar y determinar lo que es correcto para ustedes.

Redefinir la energía masculina

Para los trabajadores de la luz es el momento ahora de equilibrar en su interior las energías masculinas y femeninas. En cierto sentido ustedes se han vuelto temerosos de su propio poder. Ha habido tiempos, épocas muy antiguas, en las cuales ustedes mismos usaron su poder de una forma por la cual más tarde se sintieron arrepentidos. Estas fueron las épocas antes de Cristo, antes de que yo viniera a la Tierra; se remontan a la Atlántida y antes también. Ustedes aún tienen recuerdos de esas épocas, y nunca quieren volver a emplear mal su poder. Pero vuestra reacción ha sido demasiado extrema en cierto sentido. Ahora ustedes desean tanto desechar su poder que a menudo se sienten incapaces de sostenerse por sí mismos, de ser claros acerca de quiénes son y de qué es lo que quieren o no quieren. Esto es lamentable porque entonces pueden llegar a sentirse exhaustos y deprimidos por lo que está sucediendo a su alrededor, porque ustedes rechazan tomar su poder, no en el sentido de dominar a otros, sino en el sentido de conectarse con su pasión natural, sus instintos naturales, su sabiduría. Se ha vuelto difícil encontrar una definición positiva de la energía masculina, pero yo los aliento a encontrar una, porque es a través del renacimiento de la energía masculina que ustedes encontrarán su propio poder otra vez.

La energía femenina los conecta con vuestra alma. Es a través de los sentimientos a los cuales lo femenino es receptivo, que el alma les habla a ustedes. Pero para volcar la sabiduría interior de lo femenino al mundo, para manifestar vuestra pasión del alma en el mundo, ustedes necesitan saber cómo proteger su energía femenina, cómo tomar distancia cuando es necesario, cómo permanecer centrado y calmo en medio de energías que no resuenan con ustedes. Para ser el maestro y el pionero que ustedes verdaderamente quieren ser tienen que abrazar tanto al aspecto masculino como al aspecto femenino de ustedes mismos.

Cobren ánimo en todo esto. Las cosas están cambiando y ustedes no están solos. Muchas personas alrededor del mundo pasan por el mismo proceso que ustedes están atravesando. Hay muchos compañeros trabajadores de la luz que están vivos ahora, y si ustedes se conectan con ellos desde el corazón pueden sentir que son sus hermanos y hermanas. La distancia, el tiempo y el espacio no importan, ni la nacionalidad ni la raza. Sientan el campo de la conciencia Crística que ahora está llegando más cerca de la Tierra. Aunque pueda no ser visible en lo que ustedes leen en los periódicos o en lo que escuchan en la televisión, este campo está aquí. Una nueva conciencia está despertando.

Yo los estoy llamando. Yo soy parte de este enorme campo de conciencia como mucho de ustedes lo son. Somos uno en este campo. Somos iguales y yo los llamo para que vuelvan al hogar. Pueden sentir el hogar en el planeta Tierra ahora mismo si ustedes recuerdan quiénes son, si pueden sentir realmente su divinidad y la luz angelical que fluye a través de ustedes.

Los amo.

Acepten mi energía.

Yo les agradezco por recibirla.

© Pamela Kribbe 2009 – http://www.jeshua.net
Sitio en español: http://www.jeshua.net/esp

RAFAPAL ENTREVISTA A AMANDA RAMÍREZ

Rafael Palacios entrevista en junio de 2008 a Amanda Ramírez (Colombia), y ella nos da más pistas de nuestro futuro inmediato. Creerlo o no depende de cada cual. No te pierdas este vídeo. Gracias Rafa (www.rafapal.com)

http://video.google.es/googleplayer.swf?docid=7481056786097078983&hl=es&fs=true