Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘crisis’

TODA CRISIS ES UNA GRAN OPORTUNIDAD

En estos tiempos en los que la crisis económica está en un punto duro; muy duro para muchos, duro para algunos y poco duro para muy pocos, es el momento de parar y pensar.

Los que ahora, como yo, nacieron en los sesenta, en el baby boom español, nos criamos en una sociedad abundante. Tanto que no nos dimos cuenta de ello. Después vinieron los fantásticos ochenta, una explosión de libertad, creatividad y expansión que nos pilló en la juventud. No había fin de semana que no saliésemos al menos con dos o tres mil pesetas en el bolsillo (ahora al cambio dieciocho o veinte euros, pero entonces era bastante pasta para quien era estudiante).

Decía que es tiempo de parar, parar sí, para tomar aliento, plantear la estategia, tomar impulso y seguir con más fuerza. No te detengas, acepta la situación que te toca pero no te resignes. Tú puedes, sin ninguna duda, cambiar el rumbo de tu vida si así lo deseas. Si no tienes dinero, haz lo que esté en tu mano para cambiar el curso de tus acontecimientos, sé creativo, potencia tus virtudes, tus habilidades y dones, oriéntalos en el beneficio de quienes te rodean, así serás tú abundante también. Haz un plan estratégico orientando tus esfuerzos a tu propia promoción, contacta con quienes puedan necesitar de tus habilidades, promociónate. Si estás en casa compadeciéndote, ahí seguirás. Sal a la calle, publica en Internet, hazte tu propio mánager y anímate. Tarde o temprano saldrán las oportunidades.
Toda crisis, dicen, es una excelente oportunidad para comenzar de nuevo. Hazlo ahora, no tardes ni un minuto más.

Toma papel y lápiz y apunta a un lado todo lo que quieres, luego haz una raya vertical y apunta todo aquello que sabes hacer, otra raya vertical, apunta ahí los nombres de todas las empresas o personas, o sectores de actividad, que crees que te pueden ayudar. Ahora guárdala y olvídate. Cuando te acuestes recuerda esa hoja de papel, recuérdate escribiéndola y pide con toda tu alegría que eso empiece a ponerse en marcha, siéntete fuerte y capaz, rodeado de armonía y equilibrio, rodeado de buena vibración. da gracias por lo que te está ocurriendo y duérmete.

Cuando despiertes recupera esa hoja y vuélvela a leer, siente la fuerza de tu espíritu, siéntete capaz.
Entonces habrá empezado tu recuperación. Empieza a ponerte en marcha, sal a la calle con esa lista en tu mente, relaciónate con las personas pensando en esa hoja de papel y muéstrate alegre y confiado.

Destierra de tu vocabulario “no tengo dinero”, “estoy pasándolo mal”, “necesito dinero” “crisis”, y piensa positivamente.

Eres un ser único y precioso que estás viviendo en una realidad holográfica para experimentar, con el fin último de aprender para evolucionar. Todo lo que te pasa es perfecto y te ocurre en el momento adecuado para que aprendas, superes e integres. Nada es importante, nada dura infinitamente. Vives influenciado por las estrellas, los mares, los animales, la Tierra, el viento, el agua… eres todo eso a la vez y como tal vas y vienes. Aceptar, perdonar y olvidar son tres llaves mágicas que puedes utilizar para saltar por encima del sufrimiento y ver la luz que siempre brilla para tí. Aprovéchalo, aprovéchalo todo cada segundo con una sonrisa y piensa que lo que ahora te parece una catástrofe, después te hará sonreir. Así elegiste venir aquí, con esas condiciones, aunque no lo recuerdes. Esta tremenda universidad del Universo llamada Tierra abre sus puertas sólo a los más valientes, y cuando acabamos el curso y regresamos hacia casa volvemos más sabios, fuertes, compasivos y seguros que cuando decidimos venir. ¡Esto no es nada compañero! ¡Ánimo!

Con todo mi amor, Wabbla.

Anuncios

MAMERTO MENAPACE: NO HAY AÑOS MALOS

No hay años malos

Posted: 17 Jan 2013 07:36 AM PST

“Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.
Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. “Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso. Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas: -a aprender a amar -a dejar huella -a ser felices.
En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:
-Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos,…….
-Valorar la libertad como una forma de vencerme a mí mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.
-El tercer y último punto a cultivar es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores. Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de los micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos. Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.
Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual. Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.
Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.
Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.
Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro”.

MAMERTO MENAPACE monje benedictino.

PRESIDENTE MUJICA

El Presidente habló ante representantes de los 139 países presentes en la cumbre inaugurada por el Secretario Gral. de Naciones Unidas Ban Ki-moon.
Río de Janeiro, Brasil.

PÁRATE, RESPIRA, PIENSA

Todo va muy rápido, terremotos en Italia, hambruna, bancos que quiebran, políticos que nos mienten, empresas que cierran…

Párate y piensa, respira. Al respirar podrás empezar a escaparte de esa burbuja de irrealidad. Cuando pares y pienses, cuando te tomes el tiempo que tu yo necesita, podrás ver con claridad la auténtica realidad.

Cómo?

Es tan fácil o tan difícil como tú quieras que sea. De puertas para adentro sólo tú tienes la clave del cómo. Escúchate, sé consciente de esa sensación a la que nunca has hecho caso, entonces toma unas respiraciones, siéntete feliz y disponte a escucharla.

Respira.

Eso que pasa por tu cabeza son pregunas mezcladas con respuestas a mucha velocidad, eso, eso que no puedes entender es tu pensamiento alborotado.

Si eso te ocurre para, párate en seco, respira y escucha.

Busca un lugar agradable, huye de ambientes chungos, sin vida, con presiones, mal humor, envidias, celos, odios… Esa no es tu realidad.

Encuentra ese lugar y dedica unos minutos a tu respiración, es la clave para escapar de la irrealidad que nos impone la televisión, la prensa, la radio… la gente.

Respira más, respira mucho y párate. Siente tu interior, tus voces, tus pensamientos mezclados y pregúntate eso que te angustia. Pregúntate cómo, cuándo, por qué y entonces siéntete feliz, respira y escucha la respuesta dentro de tí.

Siempre está ahí la respuesta pero nunca queremos escucharla… miedo, inseguridad, comodidad… pero la respuesta la tienes en tu interior, la respuesta forma parte de tí, la respuesta siempre eres tú.

Por qué?

Somos un puñado de átomos, somos un cascarón de materia que sirve de vehículo para que un alma/espíritu puro y de luz pueda transitar en esta densidad llamada Realidad.

Por eso, sencillamente, estamos conectados con el Universo, por eso SOMOS el Universo y tenemos, por ende, todas las respuestas a todas las preguntas, pero no tenemos tiempo para escucharlas, ni tan sólo tenemos tiempo para formularlas.

Entonces párate, respira y piensa. Sé.

Por qué?

Somos luz, literalmente luz, no es una metáfora poética, somos luz, emitimos energía igual que un planeta o una piedra del río, pero nuestros ojos que sólo captan unos pocos miles de colores no están preparados para percibir la inmensa bacanal de luz que somos. Si pudiésemos ver lo que somos con nuestros ojos físicos dejaríamos lo que estamos viviendo y nuestra vida cambiaría en la mayor parte de los casos.

-No me lo creo.

Bien, no te preocupees, no creerlo es un indicio de luz ya que has llegado a leer hasta aquí.

Si no te lo crees es porque todavía no sabes respirar, parar y pensar. Es porque lo has probado poco.

Tómate tu tiempo, necesitas aislarte un par de minutos, aprovecha el tiempo en el baño, cuando conduces, cuando vas a dormir y párate, respira y siente las sensaciones de tu interior. Siente los impulsos reprimidos que brotan en tu mente en forma de imágenes. Déjate llevar por esos sentimientos positivos y descarta las imágenes negativas, de envidia, de odio, de engaños, de angustias. Elige lo otro.

Por qué?

Porque eres libre, piénsalo y verás. Elegir es un ejercicio de libertad. Elegir es poner en riesgo tu seguridad y tu comodidad por unos minutos para ascender otro escalón desconocido, y eso siempre da miedo. Elegir te permite después sentirte vivo y ser la persona más feliz. Lo otro es miedo y oscuridad, y si, somos seres de luz.

La clave está en la respiración porque  si no respiras te mueres en menos de 4 minutos. Es así de sencillo.

Si no comes te mueres en un mes. Si no bebes te mueres en unos días. Si no duermes te mueres en unas semas… pero si no respiras…

Dónde está la clave?

Deja de fumar. Yo, y sin que sirva de precedente hablo de mí, he fumado unos 25 años, y no sólo tabaco. Hace 5 que lo dejé y decidí respirar. Pruébalo, no importa lo lleno de alquitrán que estés, te sorprenderás de lo perfecto que es tu cuerpo y lo rápido que se recuperará. Sé consciente, elige la vida y comprobarás que eres luz.

Sólo entonces podrás empezar a entender lo que te estoy contando. Hay quien se ocupa de que continuemos dormidos, durante muchos siglos está elaborando de formas mil, trucos y engaños para que nos sea imposible despertar pero el tiempo se ha acabado. Tenemos periódicos que nos muestran noticias seleccionadas de muerte, guerra, destrucción, calamidades, pobreza, disturbios, robos… pero no nos muestran lo contrario. Igual ocurre con radios y televisiones del mundo. Tenemos tiendas que nos proveen de alimentos llenos de químicos y fitosanitarios que muestran unos frutos brillantes y lustrosos pero venenosos, y no nos ofrecen lo contrario. Tenemos trabajos en los que nos alientan a machacar a nuestros compañeros, a obviar nuestros principios de amor e igualdad (naturales en nuestra alma) para sustituirlos por la envidia, la avaricia, el odio y la competitividad; exención de valores. Y no nos dejan practicar lo contrario.

Por qué?

Porque se lo hemos permitido, porque hemos regalado nuestro poder generación tras generación. Tenemos ahora que recuperarlo de forma inmediata porque ya ha acabado el tiempo de dormir, ahora toca despertarse, lavarse la cara y mirarse en el espejo… toca pararse, respirar y pensar.

Cómo?

Fácil, no puede ser difícil. EMPIEZA ahora mismo mostrando tu mejor cara, haciendo lo mejor con tus peores enemigos, regalando aquello que ibas a vender, perdonando aquello que nunca perdonarías, hablando con aquella persona que nunca hablarías porque la odias, perdonando a todos y cada uno de los que te han insultado, odiado, evidenciado, denostado, perjudicado, maltratado. EMPIEZA AHORA MISMO comiendo aquello que SABES que es bueno para tí, deja de lado esos alimentos que te ofrecen en bandeja aquelllos que necesitan que sigas dormido para abusar de tu bondad. Tienes bastante? Quieres más pistas?

Deja tu trabajo, ese trabajo que te está consumiendo, que te llena de ira el domingo por la tarde porque piensas que mañana vas a volver a ser infeliz. Déjalo y respira, párate. No te va a pasar nada más malo de lo que ya tienes. NO te vas a morir de hambre, apóyate en los tuyos por un momento, toma aire, recupérate y verás cómo al dejar ese trabajo tu ser de luz comienza de nuevo a brillar, aunque no le hagas caso porque todavías estás reaccionando. Él te va a a ayudar a salir y a recuperar tu centro. Cambia tu vida si no te gusta, párate y respira de nuevo y mira al cielo, observa las nubes y los pájaros, ellos no necesitan VISA para vivir. Sonríe, respira de nuevo y piensa en lo que has dejado atrás. Asúmelo, hazte responsable, échale huevos (u ovarios) y da el paso en el vacío. Va a haber una mano que se coloque bajo tu pie y evite la caída. Créelo porque SIEMPRE es así. Si no lo sabes es porque todavía no lo has experimentado, luego, después, lo ves con una sonrisa y a veces incluso lloras.

Por qué?

Porque SOMOS ángeles, seres de luz que hemos decidido bajar a la tierra para experimentar esta densidad tan nueva (y tan jodida), sin necesidad, por el puro placer de aumentar nuestra experiencia, por vivir nuevas enseñanzas, y en el tránsito hemos dejado atrás todos nuestros superpoderes. Si, superpoderes. Y ahora llegó el momento de recuperarlos.

Cómo?

Sencillamente, no puede ser difícil. Con consciencia. Escuchando dentro. Tomando tiempo para calmar nuestros sentidos y orientarlos de fuera hacia adentro y escuchar, respirar y escuchar con el cerebro dentro de nosotros.

LA CLAVE FINAL

La clave secreta también es sencilla, podemos hacerlo cuando decidimos que somos capaces. LLÁMALO CONVICCIÓN, LLÁMALO VOLUNTAD, LLÁMALO CONSCIENCIA. Llámalo “querer es poder”, llámalo como quieras. Yo lo llamo voluntad, otras veces lo llamo decisión, otras convicción, otras conciencia, pero siempre siempre es lo mismo. Es lo que llevas dentro y no escuchas porque no te han dejado escuchar, porque te han educado para que te mantengas ciego y sordo. Cámbialo, sonríe y siendo feliz cambia tu entorno, todo cambiará.

Con amor, Wabbbla.

MOUSELAND Y EL GOBIERNO DE LOS GATOS

Podeis ver un video breve  (unos 5 minutos) sobre un discurso de Tommy Douglas del año 1944, cuya voz (y subtítulos) se encuentra como fondo de unos dibujos animados que ilustran el contenido del discurso.

De nuevo,  hace más de 60 años se expresaron ideas sobre problemas que en el día de hoy todavía no se han solucionado.

Tommy Douglas era un POLÍTICO socialdemócrata canadiense que consiguió crear el sistema público de salud de Canadá (que es “semi-privado“, los médicos no son funcionarios, sino que trabajan privadamente, ver:  http://dsp-psd.pwgsc.gc.ca/Collection/H39-502-1999Sp.pdf . En su país se le recuerda como “el canadiense más grande“.

Recordemos que en España, en el año 1986, se aprobó la Ley General de Sanidad, que creó un sistemaTOTALMENTE PÚBLICO y UNIVERSAL. Al ministro que lo hizo, la gente apenas le recuerda (hay un hospital comarcal en Calatayud que lleva su nombre). Aquella Ley la presentó Ernest Lluch. En el año 2000, Ernest Lluch fue asesinado por ETA, por defender sus ideas políticas en un periódico.
A veces no valoramos lo que tenemos…

Pero vamos a ir un poco más lejos en el tiempo. Más lejos que las palabras de Allende que ya os enviamos. Más lejos que el discurso de Tommy Douglas. Vamos a remontarnos a la mayor crisis económica (financiera) que ha sufrido el mundo antes de la actual: la crisis del 1929.  En aquellos tiempos sí existieron políticos que dignificaron su trabajo, entre ellos F.D.  Roosevelt que apostó por defender a los ciudadanos frente a los especuladores y salir de la crisis a través de un programa, el New Deal, que incluía potentes inversiones públicas, la creación de la seguridad social, el fortalecimiento de los sindicatos (frente a la lucha cuerpo a cuerpo entre el empresario y el trabajador, una lucha sin dudad desigual y a la que nos veremos abocados si nadie lo remedia), la subida de los impuestos a los más ricos (ricos de verdad), etc.

Vamos al año 1936. En un discurso público el presidente de EEUU F. D. Roosevelt, sobre un segundo paquete de medidas del llamado New Deal. se dijo:

“Hemos tenido que luchar contra los viejos enemigos de la paz: los monopolios empresariales y financieros, la especulación, la banca despiadada, el antagonismo de clases, los beneficiarios de las guerras. Sabemos ahora que el Gobierno del dinero organizado es tan peligroso como el Gobierno de bandas organizadas”

No lo destacamos aquí por su política económica, discusión que los entendidos en economía, según se posicionen, le dan un valor u otro: si la recuperación de EEUU fue gracias al new Deal o simplemente fue un factor más, no decisivo. Pero lo cierto es que no dejó desamparados a los ciudadanos frente a la voracidad insaciable de los mercados. Y, lo que queremos destacar fundamentalmente es que el enemigo sigue siendo el mismo.