Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘confianza’

LOLY MOYÁ: CREE EN TI

Te dejo este breve pero claro vídeo, cargado de amor, de una nueva amiga y compañera de proyecto en una nueva aventura que hemos iniciado cuatro amigos, llamada “La Escuela del alma”.

Anuncios

¿CÓMO HABRÍAMOS SIDO SI?

Un artículo de Mariano Alameda. centronagual.es

Tus padres hicieron contigo lo que pudieron con lo que sabían.

Tus padres te querían como ellos eran capaces de querer, que es exactamente lo mismo que como les habían enseñado a quererse tus abuelos.

Tú te quieres, en el fondo, como fuiste querido y así es como sabes querer a otros.

Imagina un niño o una niña que ha sido gestado en un acto de amor y deseo limpio, pasional, encendido, cargado de energía, confianza y admiración. Imagina que ha sido gestado nueve meses en un cuerpo de mujer sano, fuerte, relajado, tranquilo, alegre. Imagina haber sido un hijo o hija deseada y que el recinto sagrado que te acoge te transmitiera mientras te formas la belleza del pensamiento, la voz y las emociones de esa madre que canta esperando mientras toma el sol abrazada por su pareja.

Imagina que en la titánica lucha orgiástica de tu parto consciente, la guerrera que te da a luz es una mujer confiada en su poder, a la que se le permite expresar su confianza mientras la fuerza de la naturaleza atraviesa su cuerpo en un acto catártico de intensa bienvenida. Imagina que recién llegado al mundo tras el viaje del héroe de tu nacimiento, eres recibido con caricias, músicas, murmullos, calor, afecto, miradas dulces y leche santa. Imagina que el aire que invadió tus pulmones te llenó de vida y no de dolor. Imagina que sano resulta descansar y dormirse entonces en el pecho caliente que se mece cargado de ternura mientras las voces de tus padres relatan en tus oídos lo bello y bueno que resultas para ellos y la luz del mundo recién descubierto destella entre tus pestañas. Imagina que el objetivo de quienes te acogen fuera que tu sufrimiento resultara cero.

Imagina que el entorno en el que vives tu infancia es la casa donde la madre, la diosa -Venus- del amor, siempre tiene una mirada limpia, una sonrisa dulce para cuando la buscan tus ojos y un pecho amoroso y feliz que ofrecerte como juego y como consuelo. Que en esa casa rige un padre -Marte- poderoso y benévolo, protector y orgulloso de ti, que te proporciona un lugar seguro y estable donde jugar a mil juegos para enseñarte sonriente cómo funciona el mundo. Imagina que te dieras cuenta de que Marte y Venus se miran con un brillo especial, te besan con un olor especial, se quieren con una unión especial. Te das cuenta de que quieres ser como mamá para gustar a papá y que quieres ser como papá para gustar a mamá. Asi ambos te mirarían encantados de que existieras, se mirarían encantados entre ellos, y tu presencia les haría sentirse aún más vivos y felices. Y tú te sentirías entonces amado y protegido, respetado y escuchado, atendido y valorado, acompañado y aplaudido. Ambos te mostrarían el mundo, aportándote las estrategias para solventar sus desafíos, pero siempre con un abrigo interior de afecto y autoestima que te haría sentirte caliente aunque el mundo en ocasiones pudiera resultar algo frío porque siempre habría un hogar encendido en tu corazón.

Imagina como habría sido tu vida y lo que hubiera sido que un padre fuerte, valiente, protector, seguro, estable, creativo, mágico, sonriente y orgulloso te hubiera dicho un día mirándote orgulloso a los ojos: “quiero que sepas que ningún padre tuvo nunca mejor hijo”.

Imagina lo que hubiera sido tu vida si mirándote a los ojos tu madre alegre, risueña, feliz, dulce, cariñosa, comprensiva, acogedora y amorosa te hubiese dicho un día: “quiero que sepas que ninguna madre fue nunca tan feliz con un hijo”.

Si de alguna manera te avergüenza este planteamiento infantil es que tu inconsciente no cree merecerlo y hay que rechazarlo para no sentir el dolor de que tu demanda de amor no fue satisfecha. Por eso sueñas infiernos. Nada sale de la mente que no hubieran metido antes. Cuidad lo que metéis en la mente de los niños. Es lo que les va a construir su identidad. Y su identidad creará su mundo. Y el mundo que tenemos es el resultado de la suma de nuestras infancias.

Todos hemos hecho lo que hemos podido con lo que nos dieron. Todos tenemos buena voluntad, todos amamos y fuimos amados en la medida de lo posible. No se trata de juzgarnos, ni de culparnos a nosotros ni a quienes nos hicieron. Para todos es difícil darnos cuenta de las imperfecciones, especialmente las relacionadas con la maternidad y la paternidad. No hay problema, todo lo que nos hicieron nos trajo hasta aquí, los errores siempre se dan la vuelta y acaban trayendo ventajas proporcionales al dolor. Pero este texto solo pretende confrontarnos con las faltas de amor y que nos planteemos…

¿Cómo sería el mundo si…?

Mariano Alameda.

UN VERDADERO AMIGO

Fuente: es.kabbalah.com

Un verdadero amigo es alguien en quien puedes confiar en tus momentos más oscuros. Ellos están allí para ti, levantan tu espíritu y te recuerdan la belleza que está a tu alrededor.

Un verdadero amigo puede hacerte reír a carcajadas incluso cuando no quieres ni sonreír.

CREE EN LOS MILAGROS!

Eres capaz de crear milagros, siempre y cuando lo sepas y creas en ello. Siempre mantente abierto a todas las posibilidades. Siempre.

GESTACIÓN CONSCIENTE. EL LENGUAJE DEL AMOR

¿Qué es y en qué consiste Gestación Consciente?

Gestación Consciente es una idea que viene siendo plasmada y canalizada desde hace más de un año. Esta idea surge con el propósito de acortar la gran brecha comunicacional que se ha formado entre los seres de la vieja energía (padres, abuelos, etc.) y seres de la nueva energía (niños que ya están y/o están por llegar a este planeta).

Es tiempo de aprender definitivamente que la UNICIDAD EN EL AMOR nos permite elevar nuestra consciencia y estar preparados para el salto cuántico que el planeta Tierra y el Universo proponen. Dejamos así de pertenecer a la polaridad y activamos la Unidad.

Lo que Gestación Consciente propone estar permeable a decodificar la información que los nuevos niños traen consigo y las nuevas generaciones tienen para ofrecernos. Los niños están llegando con una genética, sabiduría y consciencia necesarias para los próximos milenios. Debemos escucharlos, primeramente sintiendo y estando abiertos, para así poder aprender de ellos.

La primera morada de estos niños no es más que el vientre de su madre, ese nido que los acuna durante nueve y que, junto a la energía masculina del padre, ellos juntos, forman la trilogía más poderosa y sagrada de unión amorosa. Sin embargo, previo a la gestación física de estos maravillosos seres, existe una contención afectiva y de consciencia entre los papás, la cual nosotros llamamos “útero afectivo”. Es por esto que la morada previa a la panza de mamá es el corazón entre el hombre y la mujer.

Es decir, que Gestación Consciente, ¿está dirigido a un segmento de personas definido?

En principio así es, como una prioridad. Gestación Consciente ha comenzado a trabajar sobre el grupo que conforma la trilogía Madre-Padre-Ser-, y es allí donde dirigimos toda la intención y la fuerza para que los padres, en primera instancia, se conecten con quienes son como seres, y que puedan ellos mismos ver de qué manera espiritual están listos para participar de la llegada de su hijo. Los padres pueden de esta manera adoptar amorosamente al ser en camino y encontrar la mejor manera de darles la bienvenida. Es una tarea que ellos hacen desde la conciencia trina, actuando desde la unicidad real.

Intentamos activar la diosa que hay en cada mujer (información que cada una de ellas tiene pero que no se anima a develar), incorporando la enorme capacidad del hombre en cuanto a su energía femenina de comprensión, emoción y compromiso. Tanto el hombre como la mujer deben auto-conocerse; ellos, mostrando su enorme capacidad de amar, y ellas, simplemente siendo y sintiendo su divinidad. Ese nuevo ser que llega -con toda la información de los próximos tiempos incorporada en su ADN- necesita de un nido confortable, seguro y conocido para poder iniciar su desarrollo en este planeta. Si los padres saben quiénes son, ese nuevo ser llegará en plena confianza y alegría.

Ahora bien, comprendiendo que el punto cero de la idea está en la trilogía Padre-Madre-Ser, estamos convencidos que Gestación Consciente funciona para todos aquellos vínculos que la gente pretenda iniciar y/o perfeccionar, para las nuevas ideas que se gesten, para los nuevos proyectos que se inicien, para una abuela que crie a sus nietos, o una madre soltera, o padre que pretenda mejorar los lazos con sus hijos, etc. Esto es para todos, realmente. Gestar desde la conciencia y con amor es la intención más definida de Gestación Consciente.

Es importante tener claro que la nueva humanidad tiene nuevos paradigmas y que a ellos debemos ajustarnos dejando de lado las viejas formas que ya han caído en desuso.

¿Y cuáles son los nuevos paradigmas?

Todos aquellos que apunten a la unicidad, a la consciencia, al amor incondicional. Aquellos que permitan sentir en lugar de pensar, vibrar en lugar de hablar. Aquellos que logren un lenguaje común de interacción basado en el amor, el perdón y la esperanza, acallando así la mente y activando la comunicación telepática, creativa y sonora.

El compromiso de romper viejos moldes sólo nos corresponde a aquellos humanos que pretendemos insertarnos en los nuevos tiempos que ya se instalaron. Paralelamente, los niños que llegan, y muchos de los que ya pueblan este planeta, tienen incorporado el nuevo paradigma e intentan practicarlo a pesar que existe un choque con nuestro sistema de creencias que los limita y los aísla. Para nosotros, impulsores de este emprendimiento, esa brecha es la que deseamos con el alma achicar e intentar reparar para que la incomprensión no se instale. Queremos que los nuevos niños lleguen a una familia que los espera sin la perturbación de no entender por qué hablan un lenguaje diferente y, además, que los papás activen sus partes crísticas elevando su consciencia y comprensión. ES nuestra intención y nuestro propósito como proyecto.

¿Podemos sintetizar los objetivos de GC?

Sí, claro. Podemos transcribir los objetivos que tiene nuestra carta fundacional que fue el 21 de septiembre de 2010, día de emociones y esperanzas, de certezas y de miedos que no olvidaremos nunca, a saber:

1.- Crear un lenguaje espiritual común de pertenencia.-

2.- Prepararse en consciencia cósmica a la llegada de estos niños.-

3.-Comprender la información que traen, saber escuchar y decodificar.-

4.-Ejercitar la unión en el Amor y la consciencia.-

5.- Incorporar la nueva energía establecida para la era de acuario.-

VER SIN MIRAR
SENTIR SIN PENSAR
CELEBRAR LA EXISTENCIA

Para finalizar, ¿cómo intentan desarrollar estos objetivos?

En principio, convirtiéndonos en parteros espirituales. De ninguna manera queremos interferir en la práctica profesional de parto. No somos médicos, ni agentes sanitarios ni parteros matriculados. Tampoco queremos interferir en esos momentos tan íntimos y especiales que sólo le pertenece a padres o familiares elegidos. Solo intentamos sumarnos a la llegada del niño con permiso y a pedido exclusivo de los padres a los fines de activar la energía del amor y la de la sanación, llevando equilibrio, serenidad y paz; emociones tan necesarias para uno de los momentos más importantes de la vida de cualquier ser humano.

El trabajo nosotros llamamos “partería espiritual” tiene tres fases: antes, durante y después del parto. La primera fase, es decir, antes del parto, trabajamos con los padres para activar el lenguaje vibracional, efectuar las limpiezas espirituales y kármicas necesarias, iluminar la compresión, el amor y la vibración de los que esperan al niño, sanar emociones negativas y activar todo el potencial que tienen cada uno de ellos, además de activar el desapego al viejo sistema de creencias a los arraigos, los roles y los mandatos.

En la segunda fase, o tiempo de parto, estaremos acompañando el momento del alumbramiento desde la emoción y la luz necesaria para que el mismo sea de la mejor forma, activando los talentos, la serenidad y la alegría de los padres, y aquietando toda aquella emoción negativa que perturbe el parto. Y la tercera fase será de acompañamiento en los primeros tiempos del arribo del nuevo ser para ayudar a que el nuevo núcleo se estabilice, se acomode y comience a funcionar en armonía.

¿En qué etapa está y cómo sigue este proyecto?

El proyecto esta iniciado, se ha puesto en funcionamiento a partir de finales del año 2010 con toda la expectativa y la intención de que crezca en salud y en expansión. Ya hemos tenido papás y mamás que han confiado en esto y además ya tenemos “sobrinos nuevos” que bendijeron e iluminaron el proyecto.

Ahora es tiempo de sembrar, es tiempo de abonar la tierra y esparcir las semillas para que el método llegue a todos los que lo deseen. La idea es llevarlo a lo largo y a lo ancho del país dando charlas explicativas donde se nos conozca, se nos mire a los ojos y se nos sienta. La ley de afinidad y la de causa y efecto serán nuestras aliadas para que este proyecto… ¡se proyecte!… hacia donde tenga que ir.

Las charlas, las presentaciones en ferias, el abrazo cálido, el amor puesto en esto, la certeza y la intención conjugada con la acción y la confianza del boca a boca harán de este proyecto lo mejor que deba de ser.

E-mail: info@gestacionconsciente.com
Página web: www.gestacionconsciente.com

Fuente: Trabajadores de la Luz