Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘comprensión’

LA CIENCIA DE VIVIR LA VIDA

Fuente: Centro Nagual

¿Funcionamos como científicos investigadores de nuestra propia vida?

Si estamos en un nivel muy bajo de autoconciencia o lo que es lo mismo, funcionamos como animales, solo nos guiamos por los instintos y vamos como pollo sin cabeza.

Si permanecemos en un estado infantil y buscamos simplemente ser obedientes y hacer caso a las normas del sistema o de la religión del momento, entonces no tenemos criterio propio y nos dejamos llevar por lo que otros nos dicen que tenemos que hacer. Si esas normas fueran perfectas, funcionaría, pero adaptarse a sistemas patológicos es transformarse en un enfermo.

Si hemos madurado un poco y empezamos a discernir por nosotros mismos lo que tenemos que hacer, entonces nos vamos a guiar por nuestra propia experiencia e historial. Y esto solemos hacerlo en base a nuestras propias hipótesis. Pero ¿qué pasa con las hipótesis que están equivocadas, que tenemos desde la infancia y que no llegamos a contrastar nunca de verdad por miedos o apegos excesivos?
La vida continuamente nos trae desafíos. De cada cosa que nos pasa concluimos que es buena o es mala. Por tanto, vamos a sacar una enseñanza, que se dividirá en tres aspectos: un miedo, un deseo y una conclusión sobre nosotros mismos. Es decir, si la experiencia nos dio placer porque se cumplió el deseo, nos va a crear un apego –a querer más de eso-. Si la experiencia, al contrario, nos pareció desagradable, nos va a producir aversión, o miedo y en el futuro la vamos a intentar evitar. Además, nosotros estamos continuamente construyendo nuestra identidad en base a lo que creemos que significa lo que nos ha pasado. Con cada experiencia vital pensamos algo así como “¿esto dónde me deja a mi?”.

El problema es que cuando somos niños no tenemos criterio, ni razón, ni distancia, ni testigo, ni sabiduría suficiente como para comprender por qué nuestros mayores se comportan con nosotros como se comportan. El niño no puede hacer otra cosa que amar. Y frente a los déficits amorosos o de comportamiento de sus padres, se va a tener que adaptar, porque no tiene otra opción. Depende de ellos totalmente. Si somos hijos del ogro y de la bruja, pues tendremos que construir una personalidad que se adapte a la casa en la que vivimos y de la que dependemos totalmente. Por tanto, nos separamos de nuestra esencia, de nuestra verdad, de nuestra realidad, y empezamos a tener miedos y deseos equivocados o mal dirigidos, empezamos a pensar cosas de nosotros mismos que son erradas, simplemente porque los ejemplos que nos dan y el modo en que nos tratan pudo ser equivocado. Muchos padres intentan, sin darse cuenta, arreglar su propia infancia en la de sus hijos y no les dejan ser ellos mismos. Los pobres padres, que lo hacen de buena fe. Cada uno hace lo que puede con lo que sabe y con lo que le hicieron a él.

Con cada experiencia que viva que le resulte traumática, el niño tomará una conclusión errada sobre sí mismo, porque a mayor sufrimiento, mayor equivocación en el significado de lo que le está pasando. Si los padres no tienen sanada su capacidad de dar amor, el niño creerá que él es el defectuoso y que no merece amor. Si sus padres no son capaces de demostrarle que están contentos con él, el niño creerá que es malo, que no vale. Si los padres no le dan una atención de calidad, el niño abandonará la posibilidad de conseguirla en base a ser amoroso y positivo y empezará a intentar conseguirla en base a ser negativo y agresivo. Si tampoco le funciona la atención a palos, se colapsará hacia dentro y cortará la relación con el mundo.

El niño es una maquinita biológica de adaptación al entorno de quien le cuida. El problema es que esas conclusiones que tome sobre sí mismo le condicionarán. Cuanto más antiguas sean las experiencias negativas, más intensas, más repetidas y más cercano el parentesco del perpetrador que se lo hace, más influencia tendrán en él, más condicionado quedará y más lejano de su propio potencial quedará.

Esos apegos (si no recibió amor se hará dependiente -o todo lo contrario, solitario y huraño-), esos miedos (si no le dieron seguridad se creerá desvalido -o todo lo contrario, agresivo y paranoico-) y esas conclusiones que ha tomado sobre sí mismo (“soy incapaz, tengo que ser mejor, no merezco ser amado”) le hacen que tenga una hipótesis sobre la vida que, directamente, está equivocada. Eso es lo que los budistas llaman ignorancia, de la que hay que salir porque es la causa de todo sufrimiento psicológico. El ego es una estructura imaginaria que básicamente es un producto del miedo y el sufrimiento infantil y está estructurada, sobre todo, en la ignorancia de quiénes somos y cuál es la verdadera relación que existe entre el yo, el mundo y la divinidad.

Así que muchos vamos por la vida con un método de vida, con un mapa que, desde la infancia, tiene leyes erróneas. Nos decimos a nosotros mismo y a los demás “es que yo soy así” para justificar nuestros déficits. Y muchos no nos planteamos porqué soy así ni cómo solucionarlo. Somos científicos que no verificamos las hipótesis que dedujimos en nuestra infancia. No podemos probar las hipótesis, los miedos y los apegos tan fuertes no nos dejan.

Si probáramos a hacer cosas nuevas, a lo mejor nos damos cuenta de que la hipótesis estaba equivocada. Pero no podemos porque en el fondo creemos que si probamos vamos a tener que cambiar y si cambiamos, ya no sabremos quienes seremos. Y más y más en el fondo, está escondido a creer que si cambiamos de verdad, nuestros padres no nos querrán. Porque en el fondo, la personalidad adaptativa que hicimos, el ego, pretendía intentar cambiar a nuestros padres para que nos quisieran bien y nos pudiéramos sentir por fin niños buenos, queridos, protegidos, respetados y valorados en su justa medida. Y en esas seguimos sin darnos cuenta, aunque seamos cincuentones o nuestros pobres progenitores lleven muertos veinte años. Perdonarlos, comprender lo que a ellos les hicieron, amarlos pese a sus déficits, ser compasivos con ellos y sobre todo, dejar de pedirles inconscientemente lo que nunca nos darán es parte del trabajo que nos arregla a nosotros mismos.

La vida, cuyo orden y sabiduría es inimaginable tiene un mecanismo para hacernos sentir si estamos en la línea de su orden o no: el sufrimiento adulto. El estado emocional que tenemos de fondo no se basa tanto en lo que nos pasa, si no que es fruto del juicio moral que hacemos de nosotros mismos, de nuestro propio comportamiento: tenemos un radar interior que no deja de mirar si estamos siguiendo nuestra intuición o no, si estamos actuando en nuestro bien y en el de los demás, si somos honestos con nosotros mismos y buscamos y decimos la verdad, si somos justos, si somos valientes… y si la respuesta a ese juicio es NO, entonces nos sentimos mal, nos deprimimos, nos culpamos, estamos ansiosos y tensos.

El sufrimiento de fondo, no el de los disgustos del momento, es el despertador que nos azuza para que nos busquemos, nos comprendamos, nos replanteemos y nos reformemos a la búsqueda de ser cada día más de verdad nosotros mismos y estar alineados con el bien común y con el amor. Y si no lo seguimos, nuestro propio radar nos da más dosis de sufrimiento y la vida otro ciclo de repetición del problema hasta que nos demos cuenta. El universo no tiene prisa. Él es el tiempo y el espacio, la luz, la verdad y la vida.

SANÁNDONOS CON LOS ÁRBOLES

Fuente: formarse.com.ar
Los arboles no solo absorben dióxido de carbono para transformarlo en oxígeno, sino que también trasmutan las fuerzas negativas.
Los árboles, como todo el reino vegetal, tienen la capacidad de absorber la luz de las energías y transformarlas en alimento; de hecho, dependen de la luz para casi toda su alimentación en tanto que el agua y los minerales del suelo constituyen alrededor del 30 por 100 de su ingesta nutritiva.

A lo largo de la historia, los seres humanos usaron todas las partes del árbol como remedio para curar.
Los pinos irradian energía Chi, nutren la sangre, fortalecen los sistemas nerviosos y contribuyen a prolongar la vida. También alimentan el alma y el espíritu, son los “Arboles Inmortales”. La poesía y la pintura china antiguas están llenas de admiración por estos árboles..
Si bien los pinos son a menudo la mejor elección, hay muchos otros que pueden ayudarnos. Aquí te mostramos las diversas propiedades de los diferentes árboles.
Los cipreses y los cedros reducen el calor y nutren la energía Yin.
Los sauces ayudan a eliminar los vientos malsanos, a liberar la humedad excesiva del cuerpo, a reducir la alta tensión sanguínea y a fortalecer el aparato urinario y la vejiga.
Los olmos tranquilizan la mente y fortalecen el estómago.
Los arces persiguen a los vientos malsanos y ayudan a mitigar el dolor.
Las acacias blancas ayudan a eliminar el calor interno y a equilibrar la temperatura del corazón.
Las higueras de Bengala limpian el corazón y ayudan a eliminar la humedad del cuerpo.
Los canelos eliminan el frio del corazón y del abdomen.
Los abetos ayudan a eliminar cardenales, a reducir la hinchazón y a curar los huesos rotos más rápido.
Los espinos ayudan en la digestión, fortalecen los intestinos y reducen la tensión sanguínea.
Los abedules ayudan a eliminar el calor y la humedad del cuerpo y a desintoxicarlo.
Los ciruelos nutren el bazo, el estómago, el páncreas y tranquilizan I a mente.
Las higueras eliminan el exceso de calor del cuerpo, aumentan la saliva, nutren el bazo y ayudan a detener la diarrea.
Los ginkgos ayudan a fortalecer la vejiga y alivian los problemas urinarios de las mujeres.
Existen determinados métodos para acercarse e interactuar con un árbol. Siguiendo unos pasos específicos puedes crear un rito de comunión en silencio que tanto tú como el árbol puedan comprender y asi aumentar el potencial de la interacción armoniosa. Los pasos provienen de la observación del curso natural de los acontecimientos en la comunión de la energía sutil y valen para la comunión con casi cualquier cosa: árbol, roca, ser humano o animal….
Compartir con el árbol desde el corazón.
1) Adopte cualquier postura cómoda en la que pueda alcanzar una rama sin esforzarse.
Alargue un brazo hasta que pueda tocar el árbol con la palma o la punta de los dedos. Sienta la energía vital bajo la corteza y haga contacto con ella, dando un cierto tiempo para que el contacto se desarrolle.
Al cabo de un tiempo sentirá que comienza a compartir, como si un aura suave se transmitiera en ambas direcciones entre su mano y el árbol.
Amplié el proceso gradualmente hasta que se encuentre inhalando y exhalando energía a lo largo de todo el brazo, desde el centro de su corazón al árbol y viceversa. Permita que este flujo mutuo se prolongue por un rato.
Ahora incluya el otro brazo. Puede apoyarlo en la misma rama, cerca de la otra mano, o puede apoyarlo en otra rama.
Permita que la energía del árbol fluya a lo largo de un brazo, se mezcle con su propia energía en el centro del corazón y fluya por el otro brazo. Cada poco invierta la dirección del flujo en un brazo o en los dos.
Meditar mientras se está sentado bajo un árbol
Una vez que haya desarrollado su capacidad de sentir la energía Chi del árbol, podrá sentarse bajo el árbol a meditar. Absorba la energía del árbol a través de las estaciones (puntos) de la Orbita Microcósmica

INDESTRUCTIBLE

Piensa en una situación de tu pasado, una que haya sido particularmente difícil. Volviendo atrás, ¿puedes ver cuán fuerte te hizo y las lecciones que estabas destinado a aprender a partir de esa experiencia?

Los momentos dolorosos son aquellos en los cuales aprendemos la verdad acerca de nosotros mismos, como por ejemplo: cuán indestructibles somos realmente.

Fuente: Kaballah International (es.kabbalah.com)

RASGOS DE UN ALMA EN DESPERTAR

Se puede decir que es debido a un cambio global de conciencia, un destino al que hemos llegado debido a la evolución espiritual, o el resultado de extraños tiempos, pero, muchas personas en todo el mundo están pasando por cambios personales intensos y sienten una expansión de conciencia .

Cambios personales de esta magnitud pueden ser difíciles de reconocer y de entender, pero aquí hay varios rasgos de un despertar del alma, un “sensible”, o un “empático”.

1 Estar en lugares públicos es a veces abrumador

Dado que las paredes entre el yo y el otro se están disolviendo, en realidad no hemos aprendido a distinguir entre la energía de otra persona y la nuestra. Si el estado de ánimo general de la gente es gregario o negativo, podemos sentir esto agudamente, y pudiese sentirse como retrocediendo hacia nuestro propio espacio privado.

Cuando hemos recargado nuestras pilas con meditación, pasando tiempo en la naturaleza, lejos de otros, o simplemente sentarse en tranquila contemplación, estamos listos para estar con las masas nuevamente.

En las relaciones personales, a menudo nos sentiremos las emociones de otra persona como nuestras.

Es importante tener este alto sentido de empatía, pero hay que aprender a permitir las emociones de otra persona, mientras los observamos y mantenemos nuestra empatía, pero, dándose cuenta que no todas las emociones nos pertenecen a nosotros. La Influencia social puede amortiguar nuestra propia sabiduría innata.

2 Nosotros conocemos las cosas sin tener que entenderlas intelectualmente.

A menudo llamada conciencia intuitiva, tenemos momentos ‘ajá’ y puntos de vista que pueden explicar algunas de las teorías o fenómenos más complejos en el mundo.

Algunas de las mentes más brillantes de nuestro tiempo sólo “saben”.

A menudo, los adeptos y a los sabios reciben ‘descargas’ de información de estados superiores de conciencia después de meditar o estar en la presencia de un individuo más consciente. Esto está sucediendo para más gente con mayor frecuencia. Al confiar en nuestra intuición más a menudo, ésta se hace más fuerte. Este es un tiempo de “pensar” con nuestros corazones que con la cabeza.

¡Nuestras entrañas ya no serán ignoradas!

Nuestros sueños se están volviendo premonitorios y, finalmente, nuestros pensamientos conscientes también lo serán.

3 Ver la televisión o la mayoría de los principales medios de comunicación, como periódicos y muchas películas de Hollywood es muy desagradable para nosotros.

La mentalidad que crea mucho, pero no toda, de la programación en la televisión y en el cine es aborrecible. Se mercantiliza a las personas y promueve la violencia.

Reduce nuestra inteligencia y adormece nuestra respuesta empática natural para alguien en dolor.

4 Mentir para nosotros es casi imposible.

Puede que no sepamos exactamente cual verdad sostiene usted, pero también podemos decir (con el desarrollo de la intuición y las habilidades PES) de que algo no está bien. También sabemos alguien tiene otras emociones, dolor, amor, etc., que no está expresando.

Usted es un libro abierto para nosotros. Nosotros no estamos entrenados en contra-inteligencia, estamos sólo atento y sabiendo9. Mientras podemos recoger de señales físicas, podemos mirar a los ojos y saber lo que se alguien siente.

5 Podemos recoger los síntomas de su resfriado, al igual que los hombres que contraen náuseas por la mañana cuando sus esposas están embarazadas.

Dolores empáticos, ya sea emocionales o físicos, es algo que experimentamos a menudo. Tenemos la tendencia a absorber las emociones a través del plexo solar, considerado cómo sentimos “la emoción en el estómago” al aprender a fortalecer este chakra, es posible que a veces desarrollemos problemas digestivos.

La conexión a la tierra puede ayudar a restablecer nuestro centro emocional.

Caminando descalzos es una gran manera de reconectarnos.

6 Tendemos a simpatizar con los de abajo, los que no tienen voz, los que han sido golpeados por la matriz, etc.

Somos personas muy compasivas, y estas personas marginadas a menudo necesitan más amor. La gente puede sentir nuestros corazones llenos de amor, por lo que a menudo completos desconocidos nos cuentan sus historias de vida y se acercan a nosotros con sus problemas.

Aunque no queremos ser un vertedero de los problemas de todos, también somos buenos escuchas para aquellos trabajando a través de sus cosas.

7 Si no aprendemos cómo establecer límites apropiados, podríamos fácilmente cansarnos de tomar las emociones de otras personas.

Los vampiros de energía son atraídos a nosotros como moscas al papel, por lo que debemos estar más atentos y vigilantes protegiéndonos de nosotros mismos a veces.

8 Desafortunadamente, los sensibles o empáticos a menudo recurren al abuso de drogas o alcohol para bloquear algunas de sus emociones y para “protegerse” a sí mismos de sentir el dolor de otros.

9 Nos estamos volviendo todos sanadores.

Nosotros naturalmente gravitamos hacia los campos de la curación, la acupuntura, el reiki, Qi-Gong, yoga, masaje, parteros, etc. son los campos en los que a menudo nos encontramos. Conocemos las necesidades colectivas a ser sanadas, y así intentamos nuestro mejor esfuerzo para ofrecer la curación en cualquier forma que más nos fascine.

También nos alejamos de las formas “tradicionales” de sanarnos a nosotros mismos. Preferimos alimentos naturales, hierbas y medicina holística como maneras de curar todas las enfermedades.

10 Vemos las posibilidades antes que otros.

Al igual que cuando la iglesia le dijo a Copérnico que estaba equivocado, y él se mantuvo en su teoría heliocéntrica, sabemos lo que las masas se niegan a creer. Nuestras mentes están años luz por delante.

11 Somos creativos.

Cantamos, bailamos, pintamos, inventamos o escribimos. Tenemos increíble imaginación.

12 Requerimos más soledad que la persona promedio.

13 Puede ser que nos aburramos con facilidad, pero somos muy buenos entreteniéndonos.

14 Lo tenemos difícil haciendo cosas que no queremos hacer o que realmente no disfrutamos.

Realmente creo que se supone que la vida es expresión de alegría.

¿Por qué perderla haciendo algo que odias? No somos vagos, somos exigentes.

15 Estamos obsesionados con traer la verdad a la luz.

Como niños pequeños que dicen, “eso no es justo”, queremos corregir los males del mundo, y creemos que a menudo sólo se necesita la educación. Nos esforzamos en explicar lo inexplicable y encontrar respuestas a las preguntas profundas de la vida.

Somos buscadores, en el paradigma Campbelliano, “The Hero With a Thousand Faces”.

16 No podemos controlar el tiempo.

Nuestra imaginación a menudo se sale con nosotros y un día puede sentirse como un minuto, una semana, un día.

17 Nosotros aborrecemos la rutina.

18 A menudo estamos en desacuerdo con la autoridad (por razones obvias).

19 A menudo seremos amables, pero si usted es egoísta o grosero, no vamos a pasar mucho tiempo con usted o encontraremos una excusa para no salir con personas que están obsesionados con ellos mismos.

Nosotros no ‘entendemos’ a las personas que son insensibles a los sentimientos o puntos de vista de otras personas.

20 Pudiéramos ser vegetarianos porque podemos sentir una cierta energía de los alimentos que comemos, como si fuese un animal.

No queremos consumir energía negativa.

21 Gastamos nuestras emociones en nuestras mangas y nos es difícil “fingir” ser feliz si no lo somos.

Evitamos la confrontación, pero tranquilamente iremos cambiando el mundo de una manera que ni siquiera puedes ver .

Estos rasgos de un alma en despertar son un recordatorio de lo importante que es mantener la conciencia, claridad y fuerza en estos interesantes tiempos.

por Christina Sarich
del Sitio Web WakingTimes
traducción de Adela Kaufmann

NAMASTÉ CALLE: SOMOS TODOS ALMAS VIEJAS, AQUÍ

Aprovechando el estreno del Atlas de las Nubes, y sus 6 historias sobre 6 reencarnaciones distintas, es un buen momento para hablar de este tema…

Mañana nos meteremos en terrenos más fangosos y hablaremos de todo lo que está sucediendo principalmente en Europa en esta luna llena de febrero, y lo que nos podrá deparar en un futuro a corto plazo…

¿Quién eres realmente?. ¿Eres una alma vieja?

En términos generales, todos somos almas viejas, pero algunos de nosotros hemos estado aquí más tiempo que otros. Así que, ¿cómo puedes saber si tienes un alma vieja?

1- Entiendes muchas de las más profundas lecciones de la vida.

Para algunas personas, es difícil imaginar que el alma de un niño puede ser mucho mayor que el alma de sus padres. Para estas personas en particular, esta es una señal de que su alma pudiera ser más joven que la suya. Una vez que comprendas que el tiempo, el espacio, la energía y la materia son productos tridimensionales, la teoría del tiempo se vuelve irrelevante, por lo que la teoría de la edad de tu alma también se vuelve irrelevante.

2- Estás en contacto con tus habilidades naturales o tiene un gran interés en estas habilidades.

Algunas personas nacen con dones innatos, como la capacidad de sanación especiales o capacidades psíquicas. La verdad es que todos poseen estas habilidades, pero un alma más vieja está más en consonancia con la forma de acceder y aplicar estas habilidades en nombre de la humanidad. Si no tienes ninguna habilidad especial, pero un gran interés en ella, esto no es más que tu alma tratando de recordar estas habilidades que podrías haber tenido en una vida anterior.

3- Te vuelves consciente espiritualmente.

Todo el mundo es pura conciencia, pero muchas personas tienen dificultades para entender lo que esto significa. Tu alma es conciencia pura y amor. Tiene una comprensión única de cómo la matriz está siendo manipulada en este planeta y comprendes que todo lo que hacemos como humanidad contribuirá a facilitar el despertar de los demás.

4- Entiendes la importancia del perdón.

Algunas personas son almas viejas que todavía tienen mucho que aprender porque están atrapadas en el interior de la caja con sus ideologías, son tercos o no han aprendido la importancia del perdón. Al perdonarnos a nosotros mismos y a otros, podemos liberar el karma entre estas personas.

5- Eres capaz de trascender el ego.

Es casi imposible que alguien pueda trascender completamente el ego el 100% del tiempo, pero simplemente ser conscientes de nuestro ego y cómo éste juega en contra de la conciencia de unidad es una señal definitiva de un alma vieja.

6- Eres capaz de trascender el materialismo.

El dinero y el materialismo son producto de esta realidad tridimensional y es fácil sucumbir al materialismo. Un alma más vieja se da cuenta de que el dinero es inexistente en el otro lado y por lo general nos aleja de lo que realmente somos como seres espirituales. Aquellos que son almas viejas generalmente, utilizarán el dinero como una herramienta para ayudar a facilitar su progreso espiritual. También pueden usar su dinero para ayudar a otros que son menos afortunados.

7- Eres capaz de entender el concepto de que tu cuerpo es un estuche de tu alma.

Antes de que nacieras, no sólo escogiste a tus padres, también elegiste tus situaciones de vida y los desafíos que contribuirían a facilitar tu crecimiento espiritual mientras está expiando cualquier karma anterior.

8- El cuerpo que ocupas actualmente es simplemente un recipiente para el alma.

Tienes una comprensión de lo que necesitas hacer para completar tu progreso espiritual. Sólo con llegar hasta aquí, estás más despierto que la mayoría de la gente en este planeta. Tienes una comprensión de las leyes universales y lo que queda por hacer en tu contrato del alma. Incluso si no estás seguro de esto, tu ser superior y guías espirituales continuarán llevándote en la dirección correcta.

9- Tienes un fuerte sentimiento de que el hogar no es la Tierra.

a) ¿Alguna vez miraste al azar el cielo y te quedaste viendo a una estrella desconocida sin ninguna razón en particular?

b) ¿Tiene una conexión especial con sistemas estelares específicos, como las Pléyades o el Cinturón de Orión?

c) ¿Las guerras y la corrupción te hacen sentir incómodo, como si no existieran en el lugar de donde originalmente viniste?

d) ¿Eres una de las almas que se ofrecieron de voluntarias para venir aquí a este punto específico en el tiempo para ayudar con la ascensión de la Tierra?

Si contestaste sí a alguna de estas preguntas, entonces es probable que la Tierra no sea tu planeta de origen.

10- Tiendes a ser una persona solitaria.

La persona solitaria a menudo es condescendiente, pero en realidad estas almas viejas están buscando otros fragmentos de sí mismos y con frecuencia se alejarán de las almas más jóvenes que necesitan más encarnaciones en un planeta tridimensional. Las almas más viejas buscarán a otras personas de igual mentalidad, porque hay una comodidad y familiaridad con este tipo de personas que van a ayudar a facilitar a los demás la progresión espiritual.

11- Tienes una naturaleza rebelde.

Ya sea que te rebeles contra la religión, las leyes o cualquier otra cosa, esto es una señal de que el alma conoce las leyes únicas verdaderas… las leyes del Universo.

12- Tienes un deseo ardiente de alcanzar la verdad y la sabiduría interior.

Muchas almas viejas pueden ver fácilmente las mentiras que nos han enseñado a través de la religión, la política y a través de nuestros centros educativos. Si bien se dan cuenta que todos somos uno con el universo, también quieren la verdad expuesta, para ayudar a otros en su proceso de despertar.

13- ¿Sientes una separación entre tú y el “mundo real”?

Al trascender el ego y el materialismo, te encuentras viviendo un estilo de vida diferente. Si bien esta forma de vida es única a tu encarnación actual, parece haber también un conocimiento de la dirección a la que te diriges.

14- Eres curioso acerca de si eres un alma vieja o no

Muchas almas jóvenes no harían esta pregunta ni mucho menos se preocuparían por ello. Mientras que muchas almas viejas tampoco se preocupan, por diferentes razones, simplemente “saben” que son almas viejas, pero es bueno tener afirmaciones que coincidan con su progreso espiritual.

Muchos de los que han despertado probablemente se trasladarán a su próximo nivel de evolución espiritual. Es importante recordar que esta no es una carrera, porque al final, todos ganamos.

¡Disfruta cada milisegundo en esta encarnación porque esta puede ser la última vez que experimentes una realidad tridimensional!

(SOY ALMA VIEJA,SOY FELIZ DE SERLO-Namaste Calle)

Por :: Namaste Calle

PLANETA GEA

ENRIC CORBERA: UN CURSO DE MILAGROS

Ojo con este vídeo…

LOVE