La pregunta ya no es si existen pruebas de civilizaciones más antiguas o si aparecen vestigios de tecnologías desconocidas para nosotros. La pregunta es por qué se niega sistemáticamente la evidencia, se desoye o se ignora.