Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘Autoayuda’

PROCESO DE RELAJACIÓN PROFUNDA

Esta mañana he tenido una hora y he grabado este vídeo explicando el proceso que yo realizo para llegar a una relajación realmente profunda y placentera. Espero que te sirva.

MUDRAS, ESOS GRANDES DESCONOCIDOS…

Muchas veces olvidamos el poder de nuestro cuerpo, y de nuestras manos… Con este vídeo recordarás los mudras que en otras vídas tantas veces has utilizado. Pruébalo y te sorprenderás con la facilidad que repites el mudra cuando lo veas en pantalla. ¿Es una prueba de que ya lo conocías?

PÁRATE, RESPIRA, PIENSA

Todo va muy rápido, terremotos en Italia, hambruna, bancos que quiebran, políticos que nos mienten, empresas que cierran…

Párate y piensa, respira. Al respirar podrás empezar a escaparte de esa burbuja de irrealidad. Cuando pares y pienses, cuando te tomes el tiempo que tu yo necesita, podrás ver con claridad la auténtica realidad.

Cómo?

Es tan fácil o tan difícil como tú quieras que sea. De puertas para adentro sólo tú tienes la clave del cómo. Escúchate, sé consciente de esa sensación a la que nunca has hecho caso, entonces toma unas respiraciones, siéntete feliz y disponte a escucharla.

Respira.

Eso que pasa por tu cabeza son pregunas mezcladas con respuestas a mucha velocidad, eso, eso que no puedes entender es tu pensamiento alborotado.

Si eso te ocurre para, párate en seco, respira y escucha.

Busca un lugar agradable, huye de ambientes chungos, sin vida, con presiones, mal humor, envidias, celos, odios… Esa no es tu realidad.

Encuentra ese lugar y dedica unos minutos a tu respiración, es la clave para escapar de la irrealidad que nos impone la televisión, la prensa, la radio… la gente.

Respira más, respira mucho y párate. Siente tu interior, tus voces, tus pensamientos mezclados y pregúntate eso que te angustia. Pregúntate cómo, cuándo, por qué y entonces siéntete feliz, respira y escucha la respuesta dentro de tí.

Siempre está ahí la respuesta pero nunca queremos escucharla… miedo, inseguridad, comodidad… pero la respuesta la tienes en tu interior, la respuesta forma parte de tí, la respuesta siempre eres tú.

Por qué?

Somos un puñado de átomos, somos un cascarón de materia que sirve de vehículo para que un alma/espíritu puro y de luz pueda transitar en esta densidad llamada Realidad.

Por eso, sencillamente, estamos conectados con el Universo, por eso SOMOS el Universo y tenemos, por ende, todas las respuestas a todas las preguntas, pero no tenemos tiempo para escucharlas, ni tan sólo tenemos tiempo para formularlas.

Entonces párate, respira y piensa. Sé.

Por qué?

Somos luz, literalmente luz, no es una metáfora poética, somos luz, emitimos energía igual que un planeta o una piedra del río, pero nuestros ojos que sólo captan unos pocos miles de colores no están preparados para percibir la inmensa bacanal de luz que somos. Si pudiésemos ver lo que somos con nuestros ojos físicos dejaríamos lo que estamos viviendo y nuestra vida cambiaría en la mayor parte de los casos.

-No me lo creo.

Bien, no te preocupees, no creerlo es un indicio de luz ya que has llegado a leer hasta aquí.

Si no te lo crees es porque todavía no sabes respirar, parar y pensar. Es porque lo has probado poco.

Tómate tu tiempo, necesitas aislarte un par de minutos, aprovecha el tiempo en el baño, cuando conduces, cuando vas a dormir y párate, respira y siente las sensaciones de tu interior. Siente los impulsos reprimidos que brotan en tu mente en forma de imágenes. Déjate llevar por esos sentimientos positivos y descarta las imágenes negativas, de envidia, de odio, de engaños, de angustias. Elige lo otro.

Por qué?

Porque eres libre, piénsalo y verás. Elegir es un ejercicio de libertad. Elegir es poner en riesgo tu seguridad y tu comodidad por unos minutos para ascender otro escalón desconocido, y eso siempre da miedo. Elegir te permite después sentirte vivo y ser la persona más feliz. Lo otro es miedo y oscuridad, y si, somos seres de luz.

La clave está en la respiración porque  si no respiras te mueres en menos de 4 minutos. Es así de sencillo.

Si no comes te mueres en un mes. Si no bebes te mueres en unos días. Si no duermes te mueres en unas semas… pero si no respiras…

Dónde está la clave?

Deja de fumar. Yo, y sin que sirva de precedente hablo de mí, he fumado unos 25 años, y no sólo tabaco. Hace 5 que lo dejé y decidí respirar. Pruébalo, no importa lo lleno de alquitrán que estés, te sorprenderás de lo perfecto que es tu cuerpo y lo rápido que se recuperará. Sé consciente, elige la vida y comprobarás que eres luz.

Sólo entonces podrás empezar a entender lo que te estoy contando. Hay quien se ocupa de que continuemos dormidos, durante muchos siglos está elaborando de formas mil, trucos y engaños para que nos sea imposible despertar pero el tiempo se ha acabado. Tenemos periódicos que nos muestran noticias seleccionadas de muerte, guerra, destrucción, calamidades, pobreza, disturbios, robos… pero no nos muestran lo contrario. Igual ocurre con radios y televisiones del mundo. Tenemos tiendas que nos proveen de alimentos llenos de químicos y fitosanitarios que muestran unos frutos brillantes y lustrosos pero venenosos, y no nos ofrecen lo contrario. Tenemos trabajos en los que nos alientan a machacar a nuestros compañeros, a obviar nuestros principios de amor e igualdad (naturales en nuestra alma) para sustituirlos por la envidia, la avaricia, el odio y la competitividad; exención de valores. Y no nos dejan practicar lo contrario.

Por qué?

Porque se lo hemos permitido, porque hemos regalado nuestro poder generación tras generación. Tenemos ahora que recuperarlo de forma inmediata porque ya ha acabado el tiempo de dormir, ahora toca despertarse, lavarse la cara y mirarse en el espejo… toca pararse, respirar y pensar.

Cómo?

Fácil, no puede ser difícil. EMPIEZA ahora mismo mostrando tu mejor cara, haciendo lo mejor con tus peores enemigos, regalando aquello que ibas a vender, perdonando aquello que nunca perdonarías, hablando con aquella persona que nunca hablarías porque la odias, perdonando a todos y cada uno de los que te han insultado, odiado, evidenciado, denostado, perjudicado, maltratado. EMPIEZA AHORA MISMO comiendo aquello que SABES que es bueno para tí, deja de lado esos alimentos que te ofrecen en bandeja aquelllos que necesitan que sigas dormido para abusar de tu bondad. Tienes bastante? Quieres más pistas?

Deja tu trabajo, ese trabajo que te está consumiendo, que te llena de ira el domingo por la tarde porque piensas que mañana vas a volver a ser infeliz. Déjalo y respira, párate. No te va a pasar nada más malo de lo que ya tienes. NO te vas a morir de hambre, apóyate en los tuyos por un momento, toma aire, recupérate y verás cómo al dejar ese trabajo tu ser de luz comienza de nuevo a brillar, aunque no le hagas caso porque todavías estás reaccionando. Él te va a a ayudar a salir y a recuperar tu centro. Cambia tu vida si no te gusta, párate y respira de nuevo y mira al cielo, observa las nubes y los pájaros, ellos no necesitan VISA para vivir. Sonríe, respira de nuevo y piensa en lo que has dejado atrás. Asúmelo, hazte responsable, échale huevos (u ovarios) y da el paso en el vacío. Va a haber una mano que se coloque bajo tu pie y evite la caída. Créelo porque SIEMPRE es así. Si no lo sabes es porque todavía no lo has experimentado, luego, después, lo ves con una sonrisa y a veces incluso lloras.

Por qué?

Porque SOMOS ángeles, seres de luz que hemos decidido bajar a la tierra para experimentar esta densidad tan nueva (y tan jodida), sin necesidad, por el puro placer de aumentar nuestra experiencia, por vivir nuevas enseñanzas, y en el tránsito hemos dejado atrás todos nuestros superpoderes. Si, superpoderes. Y ahora llegó el momento de recuperarlos.

Cómo?

Sencillamente, no puede ser difícil. Con consciencia. Escuchando dentro. Tomando tiempo para calmar nuestros sentidos y orientarlos de fuera hacia adentro y escuchar, respirar y escuchar con el cerebro dentro de nosotros.

LA CLAVE FINAL

La clave secreta también es sencilla, podemos hacerlo cuando decidimos que somos capaces. LLÁMALO CONVICCIÓN, LLÁMALO VOLUNTAD, LLÁMALO CONSCIENCIA. Llámalo “querer es poder”, llámalo como quieras. Yo lo llamo voluntad, otras veces lo llamo decisión, otras convicción, otras conciencia, pero siempre siempre es lo mismo. Es lo que llevas dentro y no escuchas porque no te han dejado escuchar, porque te han educado para que te mantengas ciego y sordo. Cámbialo, sonríe y siendo feliz cambia tu entorno, todo cambiará.

Con amor, Wabbbla.

¡¡DÉJATE LLEVAR!!

http://www.tziviagover.com

¿Quieres lograr la paz interior, la plenitud en tu vida y la felicidad definitiva?
Sólo es cuestión de sembrar tu mente de ideas positivas

Nuestra mente sólo es útil si está llena de pensamientos y sentimientos que nosotros mismos elegimos y queremos. No nos hace bien si está saturada de respuestas que no hemos revisado sobre los acontecimientos del pasado. La escritora británica Tzivia Gover, estudiosa de las filosofías espirituales y místicas y autora del libro “Tómese la vida con calma”, asegura que no somos conscientes ni de la mitad de los pensamientos que almacena nuestra mente, sin embargo todos ellos manejan el modo como nos sentimos y actuamos.
¿Quieres lograr la paz interior, la plenitud en tu vida y la felicidad definitiva? Sólo es cuestión de sembrar tu mente de ideas positivas, y Tzivia Gover te propone estos sencillos ejercicios para lograrlo:

Escucha tu propio silencio. Una forma de meditación consiste en escucharte profundamente. Encuentra un tiempo y un lugar para sentarte tranquila y en silencio unos veinte minutos. Permite que tus oídos se abran y se relajen. Intenta captar el sonido más leve que seas capaz de escuchar, puede ser la ropa que está en la lavadora. Sigue escuchando, oye la electricidad a través de sus cables. Continúa y escucha el latido de tu propio corazón. Sigue escuchando.

Aprende de tu respiración. Cada vez que exhalas, te dejas ir y confías intuitivamente en que viene otra inhalación que te mantendrá viva. Sin embargo, muchas veces nos pasamos la vida entera codiciando, aferrándonos a las cosas, apretándolas tan fuerte que casi las estrangulamos y les quitamos la vida, incluso aquellas que no son esenciales o que nos perjudican. Escucha tu respiración y hazle caso al mensaje que te transmite: déjalo ir que existe mucho más.

Observa tus pensamientos. Intenta observar el punto donde un pensamiento termina y empieza el siguiente. Empezarás a ver tus pensamientos uno tras otro. Ahora intenta percibir el espacio que hay entre ellos. Sé consciente de que ese espacio aumenta poco a poco, pero no te obligues a expandirlo, sólo obsérvalo. Cuánto más practiques ver ese intervalo entre pensamientos, más se irá estirando este espacio de forma natural. Así podrás ir vaciando tu mente para poder volver a llenarla de un modo consciente.

Sé consciente de tus sentidos. Presta atención a todo lo que experimentas. Los cinco sentidos son tus ventanas al mundo, a su belleza, a una vida complaciente y llena de significado. Tus ojos te traen el verde de las hojas o el perfil majestuoso de las montañas. Tus oídos te dan la música, los cantos de los pájaros, la voz de tu amado. Tu olfato hace que algunos alimentos y personas te parezcan irresistibles. Tu piel te permite deleitarte con la sensación del agua, con un abrazo. El gusto te permite descubrir a qué sabe una fresa o una naranja.

Engrandece lo bueno. Tus pensamientos tienen el poder de influir en tus comportamientos y experiencias. Los pensamientos son energía que se transmite a los demás y que regresa a ti, aumentando o disminuyendo la alegría y el amor que hay en tu vida. Por lo tanto, concentra tu mente en pensamientos positivos, en tener siempre gratitud y en apreciar la belleza de los pequeños detalles cotidianos pero invaluables, como poder tener a diario tus alimentos.

Practica la aceptación perfecta. Mantente atenta y dedicada al momento presente, comprometida con el aquí y ahora. Para ser completa, no necesitas que suceda nada, sino que aceptes este momento tal como es, porque ahora mismo no existe nada más que debas tener. Esto no significa no tener desafíos, porque puedes practicar la aceptación y seguir trabajando para mejorar y actuar contra las cosas injustas o incorrectas, pero tómalo todo como un momento perfecto.

Cambia tus creencias. Haz una lista de tus propios pensamientos respecto a quién eres tú. Durante años has escuchado mensajes negativos que quedaron incrustados en tu mente. Si te han dicho que eres egoísta, sustituye ese viejo insulto por una verdad que te reafirme, como me amo a mí misma y extiendo este amor a todos los que me encuentro. Si te han lavado el cerebro para que creas que eres inútil, encuentra un pensamiento nuevo para programar tu cerebro: disfruto del tiempo y me relajo para llenarme de energía. Repite tus nuevos mensajes positivos diez veces seguidas al menos tres veces al día, durante el tiempo que necesites, hasta que se vuelvan una creencia.

www.tziviagover.com