Blog para el despertar de la consciencia

Entradas etiquetadas como ‘agradecer’

COMO ELEVAR TU NIVEL DE VIBRACIÓN

Anuncios

AGRADECER ES BUENO, MUY BUENO (LA FILOSOFÍA Y LA CIENCIA LO DICEN)

Fuente: Centro Nagual

Noviembre 15, 2015 por Faena Aleph
Publicado en: Consejos vitales

Desde un punto de vista filosófico, metafísico, la existencia se ha considerado a partir de la noción de carencia. Cuando se piensa que vivir es más bien sobrevivir, este matiz implica que no somos seres plenamente autónomos, autosuficientes, que con frecuencia necesitamos algo que no tenemos para preservar nuestra propia vida. El alimento, el sitio donde vivimos, el afecto, el conocimiento: casi cualquier cosa que pensemos, en algún momento la obtuvimos de alguien más.

Esta circunstancia tiene varias implicaciones en nuestra vida; una de ellas, en la que se repara poco, es la gratitud, ese gesto en el que se condensa el doble reconocimiento de nuestras propias limitaciones y, por otro lado, de cómo es en otra persona donde encontramos los medios para ir más allá de dichas limitaciones. Octavio Paz, al recibir el premio Nobel de Literatura en 1990, advirtió:

Comienzo con una palabra que todos los hombres, desde que el hombre es hombre, han proferido: gracias. Es una palabra que tiene equivalentes en todas las lenguas. Y en todas es rica la gama de significados. En las lenguas romances va de lo espiritual a lo físico, de la gracia que concede Dios a los hombres para salvarlos del error y la muerte a la gracia corporal de la muchacha que baila o a la del felino que salta en la maleza. Gracia es perdón, indulto, favor, beneficio, nombre, inspiración, felicidad en el estilo de hablar o de pintar, ademán que revela las buenas maneras y, en fin, acto que expresa bondad de alma. La gracia es gratuita, es un don; aquel que lo recibe, el agraciado, si no es un mal nacido, lo agradece: da las gracias.

El agradecimiento, en este sentido, posee una profunda dimensión simbólica, su sentido se mueve en ese campo de lo simbólico en donde podemos entenderlo, reproducirlo y, en el mejor de los casos, llenarlo de significado. Agradecer, ser agradecidos, tomar en cuenta el agradecimiento de otra persona: todas estas son situaciones en las que se revela con nitidez nuestra cualidad empática, esa fortaleza de nuestra especie que también está relacionada con la cooperación y la vida en colectivo.

En la neurociencia contemporánea, la gratitud se ha revelado como una conexión de distintas áreas de nuestro cerebro que parecen fortalecer nuestra naturaleza humana. De acuerdo con una investigación dirigida por Glenn R. Fox, agradecer activa las regiones cerebrales asociadas con la cognición moral, los juicios de valor y la abstracción, esto es, los córtex cingulado, prefrontal y medio. Asimismo, en un segundo momento intervienen zonas relacionadas con la recompensa, la satisfacción y las emociones positivas, específicamente por percibir que podemos hacer algo bueno por otra persona. Por último, cabe destacar que según ese mismo estudio, la gratitud deja a las personas un último beneficio: una comprensión profunda, sensible, de un hecho trágico.

Agradecer, en suma, es una suerte de hábito inscrito en nuestra existencia, dueño de su propia poesía pero sustentado también en nuestra estructura fisiológica más concreta. Un rasgo que, conforme lo ejercemos, fortalece lo mejor de nuestra humanidad.

5 FRASES “KNOCK OUT” PARA TU EGO

1.-Podemos manejar la energía, podemos dar afecto y provocar alegría, podemos tender la mano y hacer mas liviana la carga de algunos, podemos hacer personas felices con sólo procurarlo, esta capacidad es nuestra mejor ventaja en este mundo. Osho

Debemos salir a la vida a dar, dar, dar y dar. Salir a escuchar, a abrazar, a servir, a ayudar, a brindar alegría. Salir a la vida a poner en práctica esas palabras tan difíciles que son: “Cuenta conmigo”, “¿En qué puedo ayudarte?”, “Te quiero mucho”, “Gracias por existir”. Amá a los que te rodean. Amalos como son. Amalos aunque no los comprendas. Aunque sean distintos. Amalos aunque ellos no puedan amarte. Ayudalos en todo lo que puedas. Diles, por lo menos a cinco personas por día, lo importante que son para vos. Cómo embellecen tu vida. Expresales que, porque están allí, aunque ni siquiera los veas físicamente, el mundo es un lugar mejor y tu propia vida se enriquece.

Recuerden que cuanto más amor damos, más amor generamos en nosotros y en los demás.

Salgamos a la vida a expresar el amor que tenemos dentro, a amar todo y a todos incondicionalmente, y verán cómo la vida los envuelve en amor y protección divina todo el tiempo.

2.-El secreto de la vida es “morir antes de morir” y ver que no hay muerte. Eckhart Tolle

Un ser que despierta, que se recrea, que solo usa la mente para recordarse a si mismo en su estado puro, verdadero, libre, trascendente, ya no tiene mas miedo al futuro ni dudas respecto a el, ni siquiera deseos de ser feliz porque ya lo es en este instante, no tiene nada que lograr porque ya lo es todo, no tiene nada ni nadie de quien esconderse, porque no ve nada ni nadie separado de sí o en conflicto con el momento presente.

Un ser así, no se identifica con su cuerpo y lo recrea mientras lo está utilizando en el momento actual. Y por sobre todo no le tiene miedo a la muerte, porque sabe que no puede morir.

Un ser así llega a un estado tan sublime, tan real, que solo vive y genera vida en cualquier plano y situación en la que se exprese y manifieste. Un ser así es lo que tu eres. El alma no gana ni pierde, no nace ni muere, no negocia ni manipula, no tiene miedo, no siente dolor o placer. El cuerpo si, el ego, la mente, están sujetas a esas características ajenas al alma. Si llegamos más rápidamente, a la comprensión del SER, la conciencia y la divinidad, que es nuestra condición natural, sin tiempo, sin pasado ni futuro, eternamente existiendo en el presente, podríamos observar con dicha a nuestro propio cuerpo, cumpliendo su rol divino en esta película, realizando ejercicios a cada instante que lejos de sumirlo más en la amnesia, le permitan, acercarse aquí y ahora a la verdad, única, inalterable y divina. El verdadero SER no puede ser calificado, es ilimitado, no tiene fin, y por lo tanto no puede ser identificado con la personalidad o el ego limitado por la creación mental, el sentido del “pequeño yo”, de nuestro estado de sueño o vigilia.

3.-No son los ayunos, sino la caridad encarnada en el AMOR FRATERNO, lo que apaga la SOBERBIA DE LOS EGOISMOS. Amma

Sólo se trata de eso, amar, amar y amar, reconocer que cuando amamos, se abren las compuertas de la percepción, y las maravillas de una energía sabia, actúa ese beneficio en nosotros. Todos los grandes seres dicen “Cada vez mas Tu, cada vez menos Yo”, por TU entendemos esa gracia superior que hace que la creación surja y se expanda, y por Yo, el mero ego, limitado, identificado con un cuerpo, lleno de deseos, expectativas, juicios y recuerdos, que hace que nuestra vida, sea chata y epidérmica, necesitada de afecto, por la incapacidad de ver que todo aquello que reclamamos ya es nuestro, y estuvo siempre en nuestro interior y es la sustancia y esencia de lo que somos. Cuando no amamos, y somos mendiguitos de amores ajenos, hay carencia, sufrimiento, anhelo, frustración, la eterna víctima, a la que el mundo finalmente nunca puede satisfacer, porque no está en nuestra naturaleza ser satisfechos por el mundo, sino por nuestra verdad

4.- La realidad no es otra cosa que la capacidad de engañarse que tienen nuestros sentidos”. Albert Einstein

Hay una realidad muy superior y mucho más trascendente, que la ignorancia del mundo, que la noticia del conductor de noticiero de turno, que la que nuestros cinco sentido nos hacen creer que lo es todo.

Dense cuenta ahora que todo lo que podemos ver, conocer o percibir a través de nuestros cinco sentidos es solamente posible debido a esa Conciencia o Inteligencia Abstracta que sustenta, compone y verdaderamente ES TODO. Es como el aire que está en todos lados, sin embargo es invisible y sin el cual no podemos vivir, es como el espacio que posee a todo aquello que tiene nombre y forma en la creación, contenido en si mismo. La única respuesta que tiene sentido es que todo está siendo hecho por el SER para que el espíritu o la conciencia tenga experiencias variadas a través de los cinco sentidos. La conciencia trascendental es pura, radiante, por lo tanto desprovista de toda ilusión.

5.-Permitan que haya espacios en su unidad y dejen que los vientos de los cielos bailen entre ustedes. Ámense el uno al otro pero no hagan del amor una prisión: déjenlo en vez que sea un mar moviéndose entre las orillas de sus almas. K. Gibrán

Si yo les preguntara qué quieren de la vida, la mayoría de ustedes me diría: “Quiero amor, amor, amor. Quiero que me amen, que me comprendan, que me escuchen, que me valoren, que me abracen, que me respeten…”. Frente a esto la pregunta es: ¿Sabes amar? Si realmente sabes amar no puedes limitar tu capacidad de amar sólo a aquellos que te aman, eso es trueque amoroso y no tiene mayor valor. El amor auténtico no especula sino que se da incondicionalmente, sin esperar nada a cambio.

El desapego se produce cuando ya no nos aferramos a la necesidad física de la aparición del otro en nuestra vida para sentirnos felices, somos felices porque estamos vivos en el planeta.

FORMARSE ARGENTINA: DAR Y RECIBIR

DAR Y RECIBIR

“El universo opera por medio de un intercambio dinámico, dar y recibir son
aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo, y si estamos
dispuestos a dar aquello que tanto buscamos, mantendremos la abundancia del
universo circulando en nuestra vida”.

(Deepak Chopra)

El flujo de la vida no es otra cosa que la interacción armoniosa de todos los
elementos y las fuerzas que estructuran el campo de la existencia. Esta
armoniosa interacción de los elementos y las fuerzas de la vida opera a través
de la ley del dar y del recibir. Nuestro cuerpo, nuestra mente y el universo
mantienen un constante y dinámico intercambio, frenar la circulación de la
energía es como frenar el flujo sanguíneo. Cuando la sangre deja de circular,
comienza a coagularse y a estancarse.

El dar engendra el recibir y el recibir engendra el dar. “Dar y Recibir” son dos
aspectos del fluir de la energía del Universo. Esto es tan simple como la idea
que debo dar lo que quiero recibir, si deseamos alegría, démosles alegría a
otros; si deseamos amor, aprendamos a dar amor; si deseamos atención y aprecio,
aprendamos a prestar atención y a apreciar a los demás; si deseamos riqueza,
ayudemos a otros a conseguir esa riqueza, si deseamos placer, demos placer, en
realidad, la manera más fácil de obtener lo que deseamos es ayudar a los demás a
conseguir lo que ellos desean. Si impedimos la circulación de la vida, y si
nuestra intención es acaparar y aferrarnos a todo, si emitimos pensamientos
negativos, estamos impidiendo que la energía vuelva a circular en nuestra vida y
nos enfermamos. Para que todo fluya siempre hacia nosotras, debemos mantenerla
en circulación. Todo en el Universo fluye, va y viene. Dar y recibir es el flujo
constante de la afluencia, que significa
“fluir en abundancia”.

Al dar y al recibir, lo más importante es la intención. La intención debe ser
siempre crear felicidad para quien da y para quien recibe, la felicidad sostiene
y sustenta la vida y, por tanto, genera abundancia. La retribución es
directamente proporcional a lo que se da, cuando el acto es incondicional y sale
del corazón. Por eso el acto de dar debe ser alegre, la actitud mental debe ser
tal que se sienta alegría en el acto mismo de dar. De esa manera, la energía que
hay en el acto de dar aumenta muchas veces más.

Cada uno tiene un tesoro que debe estar dispuesto a compartir con el otro, cada
uno tiene características propias que debe poner al servicio del otro. La mujer
es más intuitiva, generosa, delicada, tierna, con más tacto. El hombre es más
pragmático, racional, firme. Mutuamente debemos compenetrarnos y
complementarnos. Si sólo damos, nos vaciamos; si sólo recibimos, somos egoístas.

El amor es dar y recibir, para mantenerse y crecer.

Si uno da sin recibir, termina dependiendo del otro.
Si uno recibe sin dar, termina dominado por el otro.

El intercambio de darse y recibir crea una relación de iguales: precisamente por
haber dado, recibe en compensación y por haber recibido, siente deseos de seguir
dando. El amor visto así no radica en la posesión del otro sino en la donación
de uno mismo.

Los seres humanos somos complicados por naturaleza, pues somos muy proclives a
invertir la esencia de las cosas, y en ello, radica la causa de nuestra
infelicidad. Sin embargo, no todo esta perdido, pues afortunadamente la
infelicidad causada por una confusión de nuestra conducta en “el dar y recibir”,
puede curarse, todo es cuestión de una verdadera toma de conciencia del papel
que jugamos en esta vida, y que conozcamos bien nuestras limitaciones y nuestras
capacidades y las usemos a favor de nuestros semejantes. ¡Así de simple!

El cambio de actitud es la semilla de la felicidad, quien aprende a dar,
simultáneamente aprende el valor y la importancia de recibir. En toda semilla
está la promesa de miles de bosques, la semilla no debe ser acaparada; ella debe
dar su inteligencia al suelo fértil, a través de su acción de dar, su energía
invisible fluye para convertirse en una manifestación material, cuanto más demos
más recibiremos, porque mantendremos la abundancia del universo circulando en
nuestra vida, en realidad, todo lo que tiene valor en la vida se multiplica
únicamente cuando es dado.

Si al dar sentimos que hemos perdido algo, el regalo no ha sido dado en
realidad, y entonces no generará abundancia. Cuando damos a regaña-dientes, no
hay energía detrás de nuestro acto de dar. Al dar y al recibir, la intención
debe ser siempre crear felicidad para quien da y para quien recibe, porque la
felicidad sostiene y sustenta la vida y, por tanto, genera abundancia.

La mejor manera de poner a funcionar la ley del dar y recibir, de iniciar todo
el proceso de circulación, es tomando la decisión de que cada vez que entremos
en contacto con una persona, le daremos algo, no es necesario que sean cosas
materiales; podría ser una flor, un cumplido o una oración, en realidad, las
formas más poderosas de dar no son materiales, prestar atención, dar afecto,
aprecio y amor, son algunos de los más preciados que se pueden dar, y no cuestan
nada. Cuando nos encontremos con alguien, enviémosle en silencio un buen deseo
por su felicidad, alegría y bienestar, esta forma de generosidad silenciosa es
muy poderosa.

Tomemos la decisión de dar en todo lugar a donde vayamos, y a quien quiera que
veamos. Mientras estemos dando, estaremos recibiendo, cuanto más demos, más
confianza tendremos en los efectos milagrosos de esta ley, y a medida que
recibamos más, también aumentará nuestra capacidad para dar.

Nuestra verdadera naturaleza es de prosperidad y abundancia; somos naturalmente
prósperos porque la naturaleza provee a todas las necesidades y deseos, no nos
falta nada porque nuestra naturaleza esencial es la potencialidad pura, las
posibilidades infinitas, por consiguiente, debemos saber que ya somos
intrínsecamente ricos, independientemente de cuánto dinero tengamos, porque la
fuente de toda riqueza es el campo de la potencialidad pura, es la conciencia
que sabe cómo satisfacer cada necesidad, incluyendo la alegría, el amor, la
risa, la paz, la armonía y el conocimiento. Si vamos en pos de estas cosas
primero – no solamente para nosotros mismos, sino para los demás – todo lo
demás, nos llegará espontáneamente.

Si deseamos recibir el beneficio de todas las cosas buenas de la vida,
APRENDAMOS A DESEARLAS EN SILENCIO a todo el mundo todas las cosas buenas de la
vida.

“Hoy recibiré con gratitud todos los regalos que la vida me dé. Recibiré los
obsequios de la naturaleza: la luz del sol y el canto de los pájaros. También
estaré abierta a recibir de los demás”.

fuente: http://www.formarse.com.ar