POEMA

A ti que eres yo y a mi que soy tu, en la ingravidez del fondo donde se cumplen los sueños, se juntan voluntades para cumplir un deseo. Mi cuerpo no es ya mi cuerpo; es como penetrar al centro del universo. Y el camino se diluye haciéndo de él todo un etéreo. C.M.U.