Blog para el despertar de la consciencia

Aprovechando el rescate de España y el divertido fin de semana que han tenido nuestros políticos, quiero reflexionar un poco, sólo un poco, sobre la enorme mentira en la que vivimos.

Quiero hacerlo sin culpar a nadie, todo lo contrario, voy a intentar compadecer a aquellos que nos gobiernan. No a nuestros políticos que directamente vemos diariamente por televisión, que al fin y al cabo hacen lo que se les dice, sino a aquellos otros que están escondidos en el anonimato y que su “no hacer” consigue los frutos que todos estamos viviendo.

Su no hacer significa que podrían hacer cambiar nuestro modelo de sociedad en unas pocas semanas a nivel mundial, pero no lo hacen.

¿Por qué?

Creo que no son felices, que están tan dormidos, los pobres, que vibran tan tan bajo que no saben sonreir. Creo que tienen tanto miedo a perder su dinero y sus propiedades, su imperio, que no se atreven a salir a la calle, es un medio agresivo, y así lo compran todo a su alrededor para conseguirse algo de seguridad. Son pobrecitos de espíritu, almas tristes que han sufrido tanto que no saben ya ni dónde están. Pero por fuera son grandes hombres y mujeres con una firme moral y principios, con sólida reputación familiar avalada por generaciones.

Podemos hablar de los… no importa, lo que importa es cuándo despertarán, y si despertarán en esta dimensión o ya en otra. Lo que importa es si sus herederos ya han despertado o no, y si van a perpetuar el legado de opresión y engaños, de intereses y avaricias, de burlas y torpezas a las que nos han acostumbrado sus mayores.

Veo grandes fortunas vacías de amor, veo parejas que se odian pero que viven bajo los mismos techos de riqueza para mantener ese horroroso honor, veo personas que se esconden… que temen, que huyen.

Cuando pienso en lo que nos está ocurriendo en España se me escapa una sonrisa y pienso “Vaya, parece que por fin vamos a cambiar el sistema” y es que realmente creo que cada día el fin está más cerca. El fin de los que nos están chupando la sangre a la mayoría, de esos de los que hablaba más arriba. Y no me resulta agradable, porque todos los finales tienen cosas buenas, pero también cosas malas y cosas regulares.

Todos ya sabemos cómo ha acontecido la cadena de inseguridades y mentiras de nuestro presidente y ministros de turno. Hace 5 días todos decían que no veían necesario un rescate, era evidente que sí, pero ¿Por qué lo decían? No lo decían a los ciudadanos, no pretendían calmar al pueblo, lo decían para que los “mercados” confiasen y continuasen comprando deuda española con sus fortunas, para que continuasen invirtiendo en España, comprando acciones en la bolsa…

Pero ¿Quienes son los mercados? Detrás de esta indefinición hay personas, si, si, muchas empresas, pero detrás del todo son personas, ricas y poderoas que utilizan su fortuna para crear más y más fortuna. Digamos que su materia prima es el dinero para crear más dinero.

¿Cómo? comprando deuda aquí y vendiéndola allí, arriesgando un poco de su capital cuando una empresa baja sus cotizaciones, comprando y esperando a que suban para luego vender…

¿A quién? A otros como ellos, y a veces incluso a ellos mismos de nuevo. Son 4 y el de la guitarra, y están escondidos en sus casas comprando y vendiendo a golpe de teléfono vía satélite, todos se conocen y todos acuerdan qué país va a la ruina, acuerdan el precio del petróleo, acuerdan si un gobierno gana las elecciones y qué van a obtener a cambio. Intentan manipularlo todo para obtener más y más dinero, no tienen límite.

¿Para qué? En el fondo para nada, para absolutamente nada, no saben hacer otra cosa. Muchos de ellos vivieron la segunda guerra mundial (no lo pongo en mayúsculas porque me avuergüenza) en situaciones de peligro, angustia e incluso de pobreza y en su momento decidieron que si podían, cuando fuesen mayores, dominarían el mundo. Bien, pues algunos lo han conseguido, pero se han traído consigo ese miedo, esa baja vibración, ese dolor que es el que ahora vive en el espíritu de nuestra economía mundial, llena de explotaciones, guerras por recursos, tráfico de armas, extorsiones, muerte, mentira y desolación.

Veo como unos señores y señoras de otros países le dejan 100.000.000.000 (cien mil millones de euros) a otro país a un interés del 3%, eso supone que España pagará 3.000.000.000 (tres mil millones) a esos países en concepto de beneficio, lo que no deja de ser vergonzante. Esos señores contiúnan obteniendo beneficios por todo.

Imagino que viene mi vecino a pedirme prestados 100 euros porque tiene una enorme urgencia para comprar comida porque no ha cobrado todavía su nómina, y yo le digo, toma, te dejo los cien euros pero cuando cobres me tendrás que devolver los 100 y darme 3 euros (porque yo lo valgo)… Yo estaría siendo mala, muy mala persona!!.

¿No lo ves así?

¿A qué estamos jugando?

¿Qué estamos dando por lógico en este juego?

¿Por qué es normal el concepto de “interés”?

¿Por qué tengo que obtener “beneficios” siempre y por todo?

¿Quién y por qué nos ha enseñado esto?

¿Desde cuándo ocurre?

¿Por qué y cuándo no ocurría y cómo era la sociedad de entonces?

¿No te surgen preguntas?

Continúo…

Veo que el importe del dinero prestado está destinado a cubrir las pérdidas de la banca española.

Sé que la banca española, al igual que la banca mundial, son empresas privadas. Esto quiere decir que negocian con el dinero y obtienen un beneficio de su préstamo. Además también sé que la banca no tiene respaldo en oro suficiente para avalar todo el dinero que imprime, por lo que deduzco que nos están engañando. Los bancos del mundo deberían ser parte de los estados, públicos, de todos. Se acabaría el problema.

Pero si unos señores de otros países que supuestamente están fenomenal de dinero han decidido prestarle dinero (que no existe) a la banca española, lo normal es que realizasen unos contratos PRIVADOS con los bancos que necesiten los fondos y se comprometan a devolverlos, ya que esos bancos son EMPRESAS que reparten BENEFICIOS a sus PROPIETARIOS que son los ACCIONSITAS. Bien, pues no es así.

Esos señores de otros países deciden que el dinero se lo prestan al ESTADO, o sea a todos los españoles (que las ven pasar volando en los telediarios), de manera que si esos BANCOS PRIVADOS que son EMPRESAS, no cumplen con la devolución de los préstamos a quien van a EXIGIR el PAGO DE LA DEUDA es a TODOS LOS ESPAÑOLES.

Esto es lo que está ocurriendo.

Después veo que, claro, estas decisiones las han tomado unas personas, también hechas de carbono como yo, que comen y duermen como yo, y me dicen que lo hacen por el bien de todos, para que todo funcione mejor, para que la sociedad avance y se más justa y solidaria, para que todos tengamos igualdad de oportunidades y vivamos en una sociedad libre e igualitaria, pero sinceramente no lo entiendo. Visto así no lo entiendo porque hacen una cosa y dicen lo contrario.
Creo que nos están engañando, y és más, creo que ellos lo saben pero que como somos tantos y no todos pensamos, saben que todavía tienen tiempo para seguir mintiendo.

Creo que se amparan en nuestro número y creo que eso también es lo que más pánico les da, nuestro ingente número. Digamos que mantenemos una proporción de varios millones a uno. Es mun fácil orgnzarse en un grupo de 10 e incluso de 100 personas, pero cuando el grupo es de 7.000.000.000 (siete mil millones) de personas, la cosa cambia. Ellos quizás sean en total, dejando sólo a los que realmente mueven los hilos, unos 100, quizás menos, y con sirvientes de primer nivel puede que lleguen a los 20.0000 ó 30.000 en todo el mundo. Hablemos del G-8, del club bildelberg y de las 4 familias repartidas por el mundo, amén de algunas monarquías europeas que vagan por las tinieblas.

Estas personas están ciegas y sordas, borrachas de dinero y poder, pero vacías, completamente vacías de amor, de compasión, de vergüenza, de humildad… porque nadie se lo ha enseñado, porque nadie ha podido acercarse para enviarles amor. Todos los que se les acercan van buscando lo mismo y esas pobres almas lo saben, por eso no dudan en matar a quien ose arrebatarles su propiedad. Pero nuestra realidad no es así, nosotros somos almas buenas que pacientemente soportamos tanto abuso.

Creo que cuando todos los que somos lo decidamos de corazón, podremos acabar con esto, de un día para otro, y para eso lo mejor que podemos hacer es dar amor a quien tenemos al lado, como las abejas que agitan sus alas todas a la vez y bajan la temperatura del panal varios grados.

Nuestro amor, pequeño pero constante, nuestra compasión gota a gota, día a día, conseguirá que en algún momento cada vez más personas en el mundo vibremos en la frecuencia del amor, y entonces, querido amigo, querida amiga, los tendremos rodeados y verán lo equivocados que estaban. Entonces sólo podrán reconocer que tenían miedo y nos abrazarán llorando y pidiendo perdón.

Entonces el mundo será libre y feliz y podremos construir de nuevo todo aquello que queramos sin temer a nadie y sin avergonzarnos de nada.

Ese es el nuevo mundo que yo me imagino y el que intento crear cada día desde mi densidad, y ese es el modelo que te enseño para que tú construyas el tuyo, con tus propias ideas y valores.

Con todo mi amor, Wabbbla

Comentarios en: "RESCATEMOS AL MUNDO CON AMOR, 100.000.000.000 DE ABRAZOS." (1)

  1. Flavia dijo:

    Estupendo y muy inspirado desde el corazón, como el anterior. Gracias por escribirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: