Blog para el despertar de la consciencia

ALMAS GEMELAS

En su libro Almas Gemelas, Dulce Regina explica una bella teoría según la cual cada uno de nosotros proviene de una chispa de luz cósmica que, «hace muchos siglos, bajó del Cielo, se posó sobre la Tierra, y se dividió en dos almas gemelas que se separaron para poder evolucionar individualmente. Desde entonces esas almas se buscan constantemente en la Tierra. Aquella que se purifique primero ayudará a la otra en su evolución. Y, un día, alcanzarán juntas la luz». A veces las almas gemelas se reúnen sólo por un tiempo, para obtener mayor conciencia del amor incondicional, y lo hacen bajo diferentes vínculos, no sólo como marido y esposa, también como padres e hijos, hermanos, amigos, etc. Aprenden así a desarrollar la comprensión, la paciencia, el autocontrol… y luego siguen caminos separados. Ahora bien, cuando dos almas gemelas con diferentes niveles de evolución se encuentran, suele surgir entre ellos mucha negatividad, celos, competitividad, intolerancia; creándose así un vínculo kármico que puede arrastrarse durante varias reencarnaciones.
Dulce Regina llevaba casada diez años y tenía dos hijos cuando se encontró casualmente, en una calle de Sao Paulo (Brasil), con Lucas, su amor de juventud. «Nos abrazamos con fuerza. No nos comunicamos con palabras. Fue una fusión de cuerpo, alma y espíritu… El tiempo y el espacio se anularon y fue una emoción tan singular, que aún hoy, cuando lo recuerdo, siento como si lo estuviera viviendo de nuevo… fue la confirmación de que él era mi alma gemela… A pesar de todo, nuestra relación era imposible dada mi situación familiar.

Al despedirnos sentí un dolor físico, como si me estuvieran arrancando una parte del corazón….», cuenta Dulce. Diez años atrás, cuando ella y Lucas se conocieron, ya experimentó que una vibración indefinida les unía, pero él estaba siempre viajando, debido a su profesión, y Dulce, insegura y celosa, decidió romper con la relación. Fue un error, pues nunca logró olvidarle por completo. Es más, tras ese encuentro casual cayó en una grave enfermedad y depresión. Fue entonces cuando, intentando hallar alguna respuesta a su sufrimiento, comenzó a realizar regresiones hipnóticas, una técnica por la que la persona recuerda bajo hipnosis supuestas existencias anteriores. Así descubrió que, en una vida pasada, Lucas y ella había sido hermanos gemelos atraídos sexualmente el uno por el otro y padres de un niño que había nacido enfermo y acabó muriendo. De ahí que, en la vida actual, tuvieran que purificar su pecado anterior con la imposibilidad de disfrutar de una relación sexual. Otras regresiones le confirmaron que ella y Lucas habían tenido vínculos afectivos tormentosos en vidas pasadas. Entonces Dulce comenzó a estudiar astrología kármica y se convirtió en una experta en regresiones cuyos consejos y experiencia sirven hoy a otras muchas personas de orientación. Tras diecisiete años de matrimonio se divorció, pero nunca pudo regresar con Lucas pues él se casó y tuvo hijos con otra mujer.
El psiquiatra estadounidense Brian Weiss, cuenta en uno de sus últimos libros, Lazos de amor, la historia de dos de sus pacientes, Pedro y Elizabeth, que llegaron a su consulta intentando superar la dolorosa pérdida de seres queridos. Un día, Weiss descubrió atónito, que los dos, por separado y sin conocerse, recordaban haber vivido en la antigua Palestina, en los primeros años del Cristianismo. Pedro había sido asesinado por unos soldados romanos, y en el momento de la muerte, su hija le había prometido quererle siempre. Weiss no quiso presentarles, ni habló al uno del otro. Pero, un día, tras haberse visto fugazmente en la consulta, los jóvenes coincidieron en el aeropuerto, a causa del retraso de un avión, y tomaron el mismo vuelo. Se sentaron juntos y, de pronto, cuando una tormenta eléctrica hizo zozobrar el avión, Pedro se encontró tomando la mano de Elizabeth, mientras ésta sentía que una corriente eléctrica fluía por sus venas y le llegaba al corazón. Sus vínculos kármicos anteriores se despertaron en esos instantes.
Musica: Spirits of the World (Aine Minogue) y Cailleach’s Whisper (David Arkenstone).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: