Blog para el despertar de la consciencia

Cuando observo la historia y también el presente, y veo a una humanidad sometida a la esclavitud ideológica, subliminal, económica y social, caigo en la cuenta de que el ser humano ha vivido en sistemas esclavizantes desde los inicios de los tiempos.

En las más ancestrales tribus, siempre había un macho Alfa (eso nos viene de nuestra naturaleza primate), que dirigía el devenir de su pequeño clan. Cuando este cacique o rey decidía ir a la guerra con un clan vecino, utilizaba al brujo de la tribu para hacer creer a su pueblo que la orden de atacar, de ir a pelear, venía “de los dioses”.

El brujo utilizaba todo tipo de atuendos ostentosos, en general máscaras y vestimentas que provocaban miedo. Con sus danzas rituales y vociferaciones altamente sonoras, mantenía a la gente en un estado de temor y sumisión a lo que “Los Dioses” ordenasen para el pueblo.

Luego siguió la historia exactamente de la misma forma, utilizando el miedo y la religión para mantener a los pueblos sometidos. Siempre, los que no pertenecían a la aristocracia, los esclavos, los soldados y los aldeanos, eran la “carne de cañón” que terminaba mutilada en el campo de batalla. Los Señores, recibian las ganancias de las guerras, más esclavos para su servicio, más soldados para sus ejércitos e iban acumulando cada vez más poder.

En la actualidad, se sigue la misma dinámica, pero hay un cambio sustancial en la forma de esclavizar al pueblo. Se lo mantiene sometido subliminalmente, muchas personas no saben que son esclavos, pues las élites que nos gobiernan han creado con el tiempo y la investigación científica, una impresionante cárcel de cristal en la que no nos damos cuenta que estamos metidos dentro.

“La mejor forma de esclavizar al pueblo es hacerles creer que son libres.”
Esto garantiza que no desees escapar, que no te reveles ni atentes contra quienes te esclavizan.

En la antigüedad, se conocía la cara del poderoso. Hoy, sólo conocemos los rostros de las personas a quienes se les delega parte de ese poder.

Un día me pregunté: si el humano ha estado siempre dominado y esclavizado ¿de dónde viene nuestro instinto de libertad, cómo sabemos que existe ese otro estado del Ser?

Así que me puse a investigar sobre el asunto y descubrí un experimento muy interesante que revela la forma en la que es posible la existencia y la continuidad del sistema de poder actual, y un experimento que también revela, la forma en que esta esclavitud se puede terminar.

Se trata de poner tres peces vivos en una pecera, un poco de carnada o cebo en uno de los ángulos de la pecera, e introducir un pez robot (a control remoto) que nade por delante de los tres peces.

1) Se hace nadar al pez robot en dirección a la carnada…los tres peces lo siguen.

2) Ahora, antes de que el robot llegue al alimento, se le desvía y se lo hace nadar en otra dirección…los tres peces lo siguen. Ninguno de los peces come de la carnada.

3) Se introducen unos diez peces más en la pecera.

4) Se hace nadar al robot delante de ellos…todos los peces lo siguen.

¡¡¡¡Pero cuando desviamos al robot, el cardumen le ignora, nada hacia la carnada y se alimentan!!!!

Esto es porque la inteligencia colectiva es siempre más eficaz que la de pequeños grupos. Un líder que lleva a la manada a una decisión incorrecta sólo puede ser seguido por un grupo mientras éste tenga un pequeño número de participantes. Cuando el número crece, todos toman la decisión correcta, da igual lo que haga el líder.

Por eso existe el poder piramidal. Por eso el líder necesita delegar el poder en otros, de forma descendente. Porque cada uno de los delegados podrá dirigir la voluntad de un pequeño grupo.

Entonces, la inteligencia colectiva es mucho más eficiente, e incluso puede acabar con el sistema de poder piramidal. ¿Pero cómo se produce la inteligencia colectiva? ¿Qué es lo que hace nadar a un cardumen de sardinas sincronizadamente hacia una dirección u otra?
¿Quién toma la decisión? ¿Cómo lo hacen si no hay un líder que les esté indicando la dirección?

Pues, amigos, es una bella paradoja. La inteligencia colectiva es la suma de las decisiones individuales. Cuando se llega a una masa crítica de individuos que toman la misma decisión, se sincroniza en menos un segundo.

Como decía en mi nota anterior (más abajo el enlace), ¿Cómo es posible entonces que si somos muchos más los que deseamos la paz, siga habiendo violencia y guerras en el mundo?

Muy simple: porque pequeños grupos están bajo el influjo del poder de delegados.

“Divide y reinarás” es la estrategia perfecta para impedir que se forme la masa crítica.  Maquiavelo conocía muy bien el poder de la unidad y el peligro que ésta representa para el poder concentrado de un grupo pequeño.

Mientras nos mantienen divididos en grupos (izquierda y derecha, negros y blancos, judíos y cristianos, pobres y ricos, del real Madrid o del Barza, etc. ,etc., etc. seguiremos siendo dominados. No podremos ejercer nuestro poder colectivo, y lo que es peor, no podemos tomar las decisiones más correctas.

Esa división entre nosotros, es la que mantenemos nosotros mismos con nuestras ideologías absurdas. No podemos culparles a ellos de ser sometidos a su poder arbitrario y escondido, porque somos nosotros los que decidimos aceptar esa ilusión de división que nos venden.  Ideologías que los poderosos se encargan de mantener en nuestras mentes a través de millones de estímulos subliminales lanzados en los medios de comunicación.

Así, la masa crítica no se puede manifestar, y por lo tanto somos guiados en grupos y subgrupos hacia una desastrosa destrucción de la naturaleza, de la paz y la libertad.

Pero en los últimos tiempos, la conciencia de nuestro planeta (que está vivo y piensa), ha desarrollado la tecnosfera. Paso previo a una masa crítica de conciencia unificada (Noosfera).

La hipercomunicación que se ha creado en el mundo a través de Internet, produce decisiones correctas de inteligencia colectiva: por ejemplo el software libre.

Hace unos pocos años, Bill Gates era el dueño del mundo con su Windows. Había hecho lobby con todos los gobiernos del planeta para venderles su sistema operativo. Así creó un monopolio impresionante, concentrando el mercado global en manos de su compañía.

Pero la manada no siguió al pez robot sino hasta que se metieron más programadores en la pecera.

Se fueron juntando más y más colaboradores de todo el mundo a través de Internet, y en una iniciativa sin fines de lucro crearon un sistema operativo gratuito y de mejor calidad que fue creciendo hasta ofrecer aplicaciones 100% compatibles.

En la actualidad el 80% de los servidores de Internet usan Apache, una versión gratuita. Hasta el gigante Google usa software gratuito, y no por un tema económico, sino porque toda manifestación de la conciencia colectiva siempre es de mejor calidad.

Con el tema de la gripe, fue la inteligencia colectiva la que destapó el asunto, pues de forma viral comenzó a transmitirse información entre los bloggers, los foros de discusión y los sitios web. Años antes, esto sería prácticamente imposible.

Entonces, del mismo modo que los parámetros del poder han cambiado de la antigüedad al presente en la forma de gobernar: antes se era conciente de la esclavitud y se conocía la cara del esclavizador, ahora los parámetos de la posibilidad del surgimiento de manifestaciones de la conciencia colectiva se está dando en el marco de la tecnosfera.

Pero necesitamos dar un paso más: y es terminar en cada una de nuestras mentes con la ilusión de división a la que nos han inducido.

¡Estamos a punto de entender cómo liberarnos!

Los partidos políticos no han funcionado pues son también sistemas de poder piramidal y jerárquico, no permiten la masa crítica y sustentan la división.

El activismo violento, sólo termina en un agujero negro y produce más daño.

NO SIRVE UNIRSE A UNA CAUSA O MILITANCIA SI PREVIAMENTE  Y EN FORMA PERSONAL EL INDIVIDUO NO TIENE CONCIENCIA DE LA UNIDAD.

Mientras en tu mente exista la división, nada de lo que hagas funcionará para llegar a la libertad  o a tomar las decisiones correctas y más provechosas para todos.

Cuando llegues a la conciencia de ver a un negro (si eres blanco) y no notar ninguna diferencia, ver a un musulmán (y no notar ninguna diferencia contigo), ver incluso a un asesino (y no notar ninguna diferencia contigo), cuando se llegue a la conciencia de que todo está interconectado y que somos un gran superorganismo interdependiente con una sola conciencia, el sistema se caer, en menos de un segundo.

Cuando todos seamos del mismo equipo (perdonen los futboleros), cuando todos entendamos que la división nos ha sido inducida para gobernarnos y que es sólo una ILUSION, el sistema actual de poderes, se caerá (en menos de un segundo).

No es necesario hacer ninguna acción de ningún tipo. Porque la inteligencia colectiva es no local, no está en ningún lado y al mismpo tiempo tiene el poder sobre el todo. Es universal.

La única acciòn es INDIVIDUAL. Es practicar la unidad, sentir la unidad, vivirla, experimentarla personalmente.

Y si un gran número de personas logra hacerlo, el resultado es tan automático como el cambio de dirección en el nado de las sardinas.

MENOS DE UN SEGUNDO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: